PERIODISMO CULTURAL

Isis de Lázaro desde la ilusión de lo real

Desde la tarde del 5 de febrero, de las paredes de la Galería Espacio Abierto, situada en la sede de la revista Revolución y Cultura, cuelgan los dieciocho cuadros que conforman la muestra más reciente de la artista de la plástica Isis de Lázaro: Arlequín, ilusión de lo real.

Isis dice que pinta sus obras sin pensar en que conformen una exposición. Cuando trabajó en esta última serie, lo hizo por satisfacción personal. Pero su hermano le recomendó que la presentara.

La obra de la pintora está signada por una figuración abstracta, con la que logra un trabajo imposible de enmarcar bajo el sello de una corriente artística en particular.

Para Isis de Lázaro, Arlequín… deviene en una simbiosis entre lo real y lo abstracto, lo evidente y lo subjetivo de la vida de los personajes íntimos y reales que marcan el mundo que la rodean.

Un mundo recreado con las técnicas del acrílico sobre el lienzo, con el collage como elemento extrapictórico para apoyar el contenido de la obra y con el carboncillo como complemento de fuerza al trabajo terminado.

Foto: Yoandry Avila/Cubaperiodistas.

La expo, explica Isis, consiste en dos series dentro de una, pues “la temática del arlequín abarca dos vertientes: una tiende más a lo monocromático y la otra a lo policromático”.

Hacia esa realidad recreada, abstracta y figuracionista, logra trasladar a su familia, amigos y seres que se inventa. Sin embargo, los retratos que hace Isis, se alejan del hiperrealismo para lograr la imagen interna de la persona: “me relaciono con ellos para tratar de entender y reflejar cómo se ven realmente”.

En la presentación de la muestra, el periodista y crítico de arte, Jorge Rivas, se refirió al dominio de la psicología del color como carácter distintivo del cosmos visual de la creadora, al construir un reflejo ilusorio de su propio escenario existencial.

La figura del arlequín ha sido recurrente, en una trayectoria que ya acumula cuarenta y cinco años de experiencia y que completa, con la exposición actual, una lista de 103 exhibiciones personales y colectivas en diferentes países.

“El arlequín es una retórica que está en mi subconsciente y que he utilizado desde que comencé a dibujar; me recuerda los pisos de las casas en la perspectiva de la dimensión de los espacios, y la obra de Picasso como uno de mis mayores referentes”, explica la pintora, para quien no existe un contexto real, de ahí su constante inconformidad que provoca la búsqueda del volumen y las dimensiones de los espacios.

Aunque —dice— me he denominado figuracionista, denominación que fundamento en la fusión entre lo figurativo y lo no figurativo humano; es decir, de los elementos más abstractos o cubistas que aparecen a la vista.

Arlequín, ilusión de lo real, permanecerá en exposición hasta el 24 de febrero y puede ser visitada entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde, en la calle 4 entre 11 y Línea, en el Vedado.

El código de Ella. Foto: Patricia Guerra/Cubaperiodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *