NOTAS DESTACADAS

Radio Progreso y un coloquio por los 90 años

Antes de que todo comenzara, alguien susurraba al oído de otro alguien y rompía con la tranquilidad de aquel lugar, aún vacío.

Era una señora con turbante beige quien no se cansaba de repetir que lo más importante era la audiencia, “todo tiene que hacerse en función de la audiencia”.

-Si usted es pintor tiene que lograr que la pintura sea importante, dice ahora, y dirá después que al medio son los propios periodistas los que tienen que otorgarle importancia.

***

Por Radio Progreso este 5 de diciembre, la sala Che Guevara reunió a muchos periodistas de ese medio, para celebrar por sus 90 años un coloquio.

El coloquio:

En el panel hay cinco ponentes. Caridad  Martínez, Orieta Cordeiro, Héctor Armasduque, Beatriz Pérez y Lourdes Sánchez hablarán sobre El dramatizado radial, una experiencia integradora en la comunicación. Ese es el tema de este primer día de encuentro. El segundo día está dedicado a la difusión de la música en la radio.

De izquierda a derecha: Caridad  Martínez, Orieta Cordeiro, Héctor Armasduque, José Raúl Belén y Lourdes Sánchez. Foto: Patricia Guerra/Cubaperiodistas.

— ¿Cómo se integra la dramatización en la parrillas de programación de las emisoras? pregunta a los presentes con la figurable certeza de que ella misma dará la respuesta.

— En Cuba fue desde el primer momento que se transmitió un programa el 22 de agosto de 1922. Ya esa primera transmisión tenía un sketch dramatizado. Zoila Casas, la hija de Luis Casas Romero, que fue la primera locutora cubana, comienza narrando en la 2LC los cuentos infantiles. El primero que narra es Pinocho- responde Orieta Cordeiro, ella misma.

Orieta Cordeiro. Foto: Patricia Guerra/Cubaperiodistas.

La programación dramatizada emociona y lo más importante es cómo emociona, cómo llega a los espectadores. Llevar al teatro un libreto radial fue obra de Enriqueta Sierra en la emisora de la Loma del Guaso. Y Félix B. Caignet hizo Aventuras de Chelín, Bebita y el enanito Coliflor, después su obra de Chan Li Po—dice Orieta quien recalca que los programas dramáticos son un espectáculo —.

Ahora Orieta Cordeiro recuerda la fórmula de cómo se hace un espectáculo y los mira a todos para decirles que las bases de un libreto son conocidas: texto, voces, sonido y efectos. Ese sonido se convierte en imagen. La imagen sonora motiva sentimientos, recuerdos y emociones.

Iba ella cierta vez por  Guantánamo, iba con Marta Jiménez Oropesa, iban hacia una tienda y las detuvieron unas personas. Comenzaron a decir: “miren a Rita, miren a Rita”.

Todos conocían a Marta Jiménez Oropesa por Rita. Esa es una anécdota que cuenta Orieta para ejemplificar cómo las personas decodifican el sonido y lo asocian a imágenes.

—–

Beatriz  Pérez llega para hablar sobre  los procesos de producción de Dramatizados Radiales en Radio Arte y dirá por más de dos veces que la radio es el medio de comunicación menos investigado a nivel internacional.

Beatriz coloca a todos frente a una estructura condicional al decir que “si comparan el interés actual por investigar la radio con el interés de 30 años atrás, entenderán que se  ha logrado mucho. La radio cubana tiene una experiencia empírica muy vasta”.

La investigación presentada por la profesora partió de un estudio de  todo el proceso de producción en Radio Arte. El resultado, un modelo teórico metodológico de las regularidades esenciales de un proceso de producción de un programa radial. El objetivo, que exista no solo en Radio Arte sino en cualquier emisora para que sirva de guía a las nuevas generaciones.

—-

—De acuerdo con lo que decía el programa yo voy a dar consejos para el ejercicio de la escritura.

A Héctor Armasduque esto le suena un tanto rimbombante, pero de igual manera comienza a hablar.

Héctor Armasduque. Foto Patricia Guerra/Cubaperiodistas.

-Lo principal en la dramaturgia es el conflicto que siempre tiene que estar y en cada escena hay que cumplir con las reglas de la dramaturgia: introducción, desarrollo y desenlace que puede o no estar en la escena si es de interés crear un gancho con los oyentes. Ningún personaje debe parecerse a otro para buscar el conflicto- aconseja.

—–

Lourdes Sánchez comentó sobre la literatura adaptada o versionada para la radio desde la asesoría radial. Y en su conversación hablaba siempre sobre la importancia de la historia.

A Caridad Martínez le correspondió hablar sobre la importancia de los libretos en el dramatizado radial y dijo que Alegrías de Sobremesa  estuvo 50 años por el excelente libreto que tenía.

—–

Después y para cerrar este primer panel del encuentro, Rosmery Echarri ofrece una conferencia sobre el potencial del patrimonio radial de Radio Progreso.

Amed es uno de los encargados de cuidar y preservar los archivos. Y dice que llegó a ellos por casualidad, pues trabajaba copiando guiones.

El archivo no tenía condiciones, pero el año pasado fue sometido a una reparación capital. Estuvimos —pluraliza Amed— ocho meses fuera del archivo empatando cintas en cajas.

A pesar del esfuerzo que se hace, la restauración del patrimonio aún va muy lenta —añadió Rosmery.

—–

El segundo panel llegó después. Y la Dra.C Yanela Soler Más dijo que la radio ha tenido que reinventarse. “Hoy se habla de nuevas narrativas transmedia, de paisajes sonoros antes de mensajes sonoros”.

Modesto Ramírez es director de la revista radial A primera hora. Es también director de otros programas.

La edición y sonorización es fundamental —afirma, mientras reconoce los cambios que se han dado en la rutina productiva de la revista— y en estos momentos ya completamos el equipo de voces. Estamos vinculando a los profesionales de mayor experiencia con los periodistas más jóvenes.

***

Antes de que todo acabara, alguien preguntó a la señora del turbante beige si quería hablar.

Ella dijo que hablaría tres palabras. Después dirá más de tres.

-Si no conozco el arte, no puedo hacer arte, si no conozco el cine, no puedo hacer cine y si no conozco la radio, por supuesto que no puedo hacer radio. Necesitamos especialistas para la radio que estén dentro de la radio.

Carmen Solar terminó de hablar y se fue antes de acabar el coloquio, porque la radio es su vida y ya tenía que trabajar.

Carmen Solar. Foto: Patricia Guerra/Cubaperiodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *