OTRAS NOTICIAS

El Cubano Libre. Un combatiente más

La prensa editada en la manigua por el Ejército Rebelde está inseparablemente relacionada con el nombre del Comandante Ernesto Che Guevara. El Che valoraba en alto grado el significado de la prensa en la divulgación de las actividades de las guerrillas.

El Cubano Libre, publicación del mambisado cubano de las guerras de 1868 y 1895. Fundado por el Comandante Guevara, posteriormente, a fines de año 1957 marcó la tradición revolucionaria del pueblo de Cuba.

Consciente el Che de la importancia del periódico como medio de información y orientador de la opinión pública no escatimó esfuerzo alguno para equipar al ejército de un periódico que diera a conocer las actividades de la insurrección y establecería un mayor vínculo entre los combatientes y el pueblo en general.

Uno de los instrumentos que sirvió para golpear la mordaza impuesta por la tiranía batistiana fue El Cubano Libre. Editado desde el campamento El Hombrito, en la Sierra Maestra en un antiguo mimeógrafo, constaba de cuatro o cinco hojitas cogidas con presillas y escritas a máquina por las dos caras. En ocasiones aparecían en él ilustraciones y caricaturas que reflejaban el momento de lucha. El material principal que nutría la pequeña publicación serrana eran editoriales y artículos contra los crímenes cometidos por el ejército de la dictadura.

“Exhortamos a todos los campesinos que en caso de maltrato que cometa la fuerza pública o por un desconocido avisen a la más cercana fuerza rebelde”.

Una versión de “El cubano libre” devino, junto a Radio Rebelde, medio de comunicación históricos para divulgar el quehacer insurreccional.

“Hágase circular”

Para poder imprimir el periódico se hacía necesario vencer diversas dificultades entre ellas la obtención de papel, tinta, “stencils”, etc. Pero los obstáculos eran superados.

El capitán Andrés Menes Ojeda al hablar de la fundación de El Cubano Libre refiere:

—Al embarcar la máquina de escribir, el mimeógrafo, “stencils”, correctores de “stencils” y unas 3 mil o 5 mil hojas de papel, yo no sabía qué uso iban a tener estos materiales en las montañas. Parece que en la carta que el Che le escribió a Raúl Rodríguez Santos, que era contacto, le explicó mejor de lo que me explicó a mí el objetivo.

En aquel momento lo único que sabía era que tenía que cumplir con la misión de trasladar aquellos extraños, para mí, materiales de guerra.

Lo embarqué con una dirección supuesta hacia Bayamo y permanecí dos días más en La Habana. Cuando llegué a Bayamo ya el misterioso material estaba allí y con la ayuda del Movimiento lo sacamos y lo trasladamos hasta Los Dorados y de allí, en bestia, hacia la Sierra Maestra.

Cuando regresé a la Columna, el Ejército había subido, el Che estaba herido en un pie y nada más que quedaban cenizas y humo de todas las instalaciones de Hombrito: la panadería, el hospital, todo. La mesa, y allí había un pequeño hospitalito, una pequeña bodega y una pequeña armería.

Al llegar, el Che estaba acostado: le dije: Mire, comandante, aquí está el material que usted pidió. Se asombró: ¿Cómo tú tan pronto has llegado? ¿Y dices que traes el material? No lo creía sinceramente y no podía levantarse del camastro por la herida en el tobillo. Así que fui y traje la máquina y se la puse delante de los ojos para que viera que el material estaba allí.

Levanta la cabeza y me dice: ¿Tú sabes para qué es eso? Dígole: Bueno, yo sé que usted me mandó a buscarlo, pero usted no me explicó nada. Eso es para nuestra imprenta, dice.

¿Imprenta en la Sierra en aquella época? No me imaginaba a unos guerrilleros tirando tiros y corriendo, con una imprenta en la Sierra.

Dijo: Sí, eso es para la imprenta, para editar el periódico que editaban nuestros mambises y que se llamaba El Cubano Libre: va a renacer aquí en la Sierra Maestra”.

Cuenta Menes que preocupado por la elaboración del periódico le preguntó al Che: “¿Quién se va a dedicar a hacer el periódico?”

El comandante respondió: “Tenemos a dos estudiantes que llegaron de La Habana. Uno era estudiante de ingeniería, el compañero Gionel Rodríguez, muerto posteriormente en el combate de Santo Domingo, y el compañero Ricardo Medina, que era mecanógrafo y tenía buen nivel cultural. Creo que eran los de más nivel en la Columna 4, después del médico, del Che y otros cuantos muy contados con los dedos de la mano”.

Más adelante agregó Menes:

“A fines de noviembre o principios de diciembre es que sale el primer ejemplar de El Cubano Libre.

El periódico se dirigía sinceramente a nuestro pueblo, a las organizaciones en ese momento, al 26 de Julio y a todas las organizaciones que luchaban contra el régimen, incluso desde la clase más humilde hasta la pequeña burguesía que en ese momento no estaba de acuerdo con el régimen. Porque en ese momento todo el que luchara contra el régimen era combatiente por la causa de la liberación”. (Testimonio tomado de una entrevista).

El primer número impreso en mimeógrafo y sin fecha tenía como subtitulo:

EL CUBANO LIBRE DE NUEVO EN LA MANIGUA REDENTORA  —ÓRGANO DEL EJÉRCITO REVOLUCIONARIO SIERRA MAESTRA.

NUEVA ERA I.

En el primer periódico serrano apareció el artículo —Un nombre glorioso— escrito por el Che e impreso en papel bond largo.

“Cuando nuestra Patria estaba en los albores de su existencia como nación independiente, surgió de la manigua la voz magnífica del periódico mambí. Su título era una profesión de fe en el futuro:

“El Cubano libre”

¿Y qué mejor lema para este momento angustioso de nuestra historia?

El crimen se ha desatado con una violencia que nunca había conocido nuestro pueblo y nunca como hoy es más integral, más científico y sádico, el asesinato punitivo; pero nunca, desde la época de nuestro hermano mayor, el periódico mambí se había alzado tan vibrante y severa la repulsa del pueblo a sus opresores.

Con la sangre imperecedera de nuestros mambises conquistó Cuba su independencia, con la sangre entusiasta de su pueblo se apresta ahora a dejar este estado caótico y ser una nación libre, independiente y soberana.

Por eso cuadra una vez más el nombre elegido y desde la manigua redentora se oye que llama a vencer o morir: “EL CUBANO LIBRE”.

El comandante Guevara se destacó siempre por su inagotable atención al trabajo de El Cubano Libre. En cada número cuidaba de la claridad, la brevedad y la exactitud de las noticias.

El Héroe de la Batalla de Santa Clara al referirse a El Cubano Libre en carta enviada al Comandante Fidel Castro expresó entre otras cosas:

“Te mando el periódico y las proclamas que se han impreso. Tengo la esperanza de que su baja calidad te sirva de shoch y colabores con algo que tenga tu firma. El editorial del segundo número será sobre la quema de caña.

En este número colaboraron Noda, en la Reforma Agraria, Quiala, en la Redacción frente al Crimen, el médico en la Realidad del Campesinado Cubano, Ramiro en las Últimas Noticias, y yo, en la explicación del nombre, el editorial y Sin Bala en el Directo”.

En otra parte de su carta al máximo líder de la Revolución agregó:

“La indicación de los temas los di yo. Se necesita urgentemente todas las noticias de acciones, crímenes, ascensos, etc. y comunicación regular para lo que se puede crear un cuerpo especial”.

EL CUBANO LIBRE DE NUEVO EN LA MANIGUA REDENTORA —ORGANO DEL EJÉRCITO REVOLUCIONARIO SIERRA MAESTRA.

NUEVA ERA. No. 2

Sin bala en el director

Por Francotirador

Los voceros del régimen preparan descaradamente la sucesión presidencial teniendo como base a Batista en el papel de gran titiritero. Para ello buscan ejemplo en la actualidad americana y se trasladan a México comparando al dictador nada menos que con Cárdenas, el ilustre mexicano que inició la liberación económica de su país y el más grande presidente que haya tenido nuestros hermanos en este siglo. Los comparan porque ambos dominan con su personalidad (eso dicen ellos) el panorama político del país respectivo y es necesario contar con Batista o Cárdenas para cualquier arreglo nacional.

No para allí el descaro: toman también la base social del gobierno cardenista y se la apropian de modo que el dictador representa tres cosas: educación intensiva, incremento económico, derecho a la salud.

¡Educación intensiva cuando nunca ha sido tan grande el analfabetismo en Cuba y tan fuera del alcance de las masas populares a la educación!

¡Incremento económico cuando el obrero cubano está pasando las de Caín para darle de comer a sus hijos, ahogados por la carestía de la vida y la insuficiencia del salario, aunado al desempleo cada vez mayor!

¡Derecho a la salud cuando casi no hay centros hospitalarios gratuitos ni seguros obreros ni campesinos organizados ni obras sanitarias que contengan las plagas ni dinero con qué comprar medicinas!

¿O será que los voceros de Batista se refieren no a la nación cubana sino a los protegidos del régimen y a sus aliados latifundistas y explotadores del pueblo?

Si es así tenemos que objetar pues esa gente cuenta no sólo con las tres ventajas enumeradas; también tienen el derecho a explotar al trabajador, a robar al estado, a matar, violar y maltratar libremente.

Esos tienen derecho a todo. Afortunadamente, son pocos y están por desaparecer”

Recuerden con Batista no habrá zafra

El Comandante Guevara era autor de la sección: SIN BALA EN EL DIRECTO y firmaba EL FRANCOTIRADOR. En el año 1960 y en varios números de la revista Verde Olivo, órgano oficial del MINFAR, redactaba esta misma sección bajo el propio seudónimo de FRANCOTIRADOR. En dicho espacio periodístico analizaba la actualidad nacional e internacional y denunciaba constantemente la política agresiva del imperialismo yanqui en distintas partes del mundo.

En distintas cartas enviadas por el comandante Guevara, se observa la importancia que él le concedía a la prensa en la lucha guerrillera.

Correspondencia a Fidel acerca del Cubano Libre

Noviembre 4.

“Manda el artículo contra recibo, te advierto que esto es un diario serio… nuestros amigos están pidiéndolo para distribuirlo en la zona”.

Diciembre 1ro de 1957.

“De las otras cosas es importante que mandes los temas desarrollados de los puntos en que hay que insistir, pues no quiero hacer planteamientos en el periódico sin contar con tu anuencia. Conviene hacer unas proclamas firmadas por vos, para tirarla por miles. Dentro de poco estaremos en disposición de hacerlas”.

Si haces el escrito me comprometo a tirar 10,000 y cubrir todo Oriente y La Habana, tal vez fuera posible por toda la Isla”.

Es importante que me mandes todos los datos de batallas, ascensos, etc.

Como verás, el periódico resultó bastante mejor que el anterior y se puede levantar el tono un poco más”.

Encontrándose en Las Villas le envía una nota a Fidel, el 14 de enero de 1958:

“Te mandaré el tercer número de “El Cubano Libre” dentro de algunos días”.

En marzo 11 le escribe a Fidel:

“Van los Cubanos Libres”, debes decirme qué editorial pongo en el próximo número que empezaremos a preparar pronto y no olviden la importancia capital de las acciones para el periódico. Además, debes mandar los nombres de los muchachos muertos para escribir a sus familiares”.

Che

(Tomado de la revista Upec, año III, no. 11, 1970, pp. 20-27).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *