CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Buen inicio de la Editorial Unicornio en las historietas

La primera incursión de la artemiseña Editorial Unicornio en el género de la historieta ha sido triunfal, desde la selección del tema hasta la confección: Baliño. Un cubano de oro, debido a dos hombres de la prensa,  Pablo Noa como guionista y Ángel Velazco a cargo de la gráfica.

Desde la indispensable síntesis, acogen con calidad la vida de este hombre, puente dorado entre la guerra necesaria organizada por el Apóstol y la que  este  pronosticó indispensable y esencial  después de la lucha en la manigua. La conflagración siguió en etapa nueva porque la explotación y las injusticias se mantenían, con el  salvaje Norte en la primera fila de la maldad.

Carlos Benigno Baliño López, nacido el 18 de febrero de 1848, en Guanajay, acompañó a José Martí en la fundación del Partido Revolucionario Cubano y fue participante muy activo en la creación del Primer Partido Comunista de Cuba. El marxismo vigorizaría el ideario mambí y el antiimperialismo martiano, y el citado revolucionario se jugó la existencia en ambas fases para  liberar a la patria.

Noa atrapa con  destreza a este ser humano que todos debemos conocer,  y los dibujos de Velazco, como siempre, son de altura. ¡Qué manera hermosa de contar la historia! Lo ha realizado con asiduidad en las editoriales Pablo de la Torriente y Gente Nueva, vanguardias  del país en el uso del noveno arte. Junto al medio audiovisual y las redes sociales, los muñequitos, como también le llaman, son vías  magníficas  para llegar a las personas, sobre todo a los más jóvenes. Quien no lo vea así, ¿dónde tiene el cerebro?

La investigación del escritor le  permite ahondar  sobre la brega del patriota, orador, escritor y periodista. Después, la sube a la grupa del potro de la creación, fija la decencia, la generosidad y la rebeldía del hogar forjador del héroe desde la niñez, nos lleva al intimismo como ser humano- muchas veces al ocultarlo en otros textos,  los hacen menos creíbles – cuando lo sitúa en la cama con la esposa, besándose, pasión que les  permitió concebir cinco hijos y ser más plenos.

A un hombre bueno aunque confundido con la propaganda le aclara: “…te aseguro que mis compañeros y yo somos dialécticos y flexibles, tenemos sentido del humor y disfrutamos como cualquiera los placeres de la vida. Creemos en nuestros ideales  y sabemos amar hasta la muerte…Nos ponemos tristes, y también nos gusta bailar, solo nos ofuscamos con los abusos y las injusticias…” Ah, no se pierda el juego Paquito-Fernando.

Pablo cita frases de Martí acerca de Baliño, como las que le proporcionan el título: “ Lluvias y viento recibieron a nuestros colonos, como aviso de que no tienen derecho pleno a la ventura de la libertad ajena los que no han hecho cuanto pueden hacer por la propia”; pero de los cubanos de Thomasville no se ha de decir esto porque al recibir de un diario generoso de la ciudad una columna libre para las cosas nuestras, al escribir su primera frase en la ciudad nueva ese cubano de oro, ese levantado Baliño he  aquí lo que escribe: “Venimos a fundar en Thomasville una nueva colonia de migrados cubanos, y,  así plantar nuestras tiendas sobre las bellas colinas de Georgia, nuestro primer pensamiento ha de ser para la patria sedienta y amada que espera de todos sus hijos el cumplimiento del deber sagrado de redimirla”.

Sin embargo, sin dejar de alabarlo merecidamente, desliza una crítica por 1892: “Baliño es un cubano que padece con alma hermosa por las penas de la humanidad, y solo podría pecar por la impaciencia de redimirlas”. No era el momento, y alzaba  demasiado en ocasiones la lucha de clases.

Y que se repita su andar por este género es lo único que me falta por agregar después de felicitar a Unicornio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *