MARTÍ PERIODISTA

Gómez y Martí: criterios acerca del papel de la prensa

 

Monumento que recuerda el desembarco de Martí y Gómez por Playita de Cajobabo, en el actual municipio de Imías, provincia de Guantánamo (Foto: MR)

Resulta curioso que el mayor general Máximo Gómez Báez, cuyo natalicio se conmemora el 18 de noviembre de 1836,1 justo en el Programa de San Pedro Sula (Plan Gómez-Maceo, 1884-1886) —cuando unas ríspidas palabras suyas provocaron la separación de José Martí de ese movimiento creado para reiniciar la lucha por la independencia de Cuba—, expresó conceptos acerca de la prensa y su papel en la guerra, de absoluta coincidencia con los que después formularía Martí al respecto, lo que evidencia que a pesar del malentendido que los distanció, ambos próceres tenían muchas ideas comunes y esa conjunción se evidenció luego en la entrañable amistad que los uniría hasta la muerte de nuestro Héroe Nacional aquel nefasto 19 de mayo.

En el texto del mencionado programa puede leerse: “Débese tener siempre en cuenta que la prensa es un arma más poderosa que la que emplearemos en la desventurada Cuba”. Y añadió Gómez:

“La grande y sublime misión de la prensa es difundir ideas conciliatorias, de acuerdo con nuestro programa, procurando que vengan a nuestro lado los hombres de nuestros principios, sin inquirir el lugar donde dejaron su cuna.

”Los que vamos a combatir a Cuba procuraremos conseguir ese importantísimo objeto con la palabra y con el hecho. Para eso es preciso a toda costa que la prensa constante y poderosamente trabaje en el mismo sentido y si fuera posible en todos los idiomas. Importante creo que la misma prensa guarde al presente absoluto silencio y reserva sobre todo lo que se piensa y deba hacer.

”El medio más seguro de vencer es saber por dónde, cuándo y cómo viene el enemigo. Procuraremos que de nosotros se ignoren esas tres circunstancias”.2

Del mismo modo que Gómez hablaba de “ideas conciliatorias”, Martí afirmaba: “Nace este periódico, a la hora del peligro, para velar por la libertad, para contribuir a que sus fuerzas sean invencibles por la unión, y para evitar que el enemigo nos vuelva a vencer por nuestro desorden”3 y en otro momento: “[…] aún el adversario hallará en nosotros más bálsamo que acero. El arma es para herir, y la palabra para curar las heridas. Pero en nuestro campo no reconocemos adversario”,4 porque no puede olvidarse que en su labor en pro de la unidad, Martí se dirigía también a autonomistas y anexionistas e, incluso, a los españoles mismos.

Del mismo modo que Gómez se refirió al “absoluto silencio y reserva sobre todo lo que se piensa y deba hacer”, Martí hablaba de que “[…] la prensa es otra cuando se tiene en frente el enemigo. Entonces, en voz baja, se pasa la señal. Lo que el enemigo ha de oír, no es más que la voz de ataque”.5

Del mismo modo que Gómez pensaba que “la prensa es un arma poderosa, Martí definió que Patria —la prensa— era “un soldado” de la revolución.6

Y es que los hombres, por grandes que sean, no están exentos de defectos. De Gómez siempre se ha hecho alusión a su carácter; por su parte Martí fue en aquella ocasión un tanto intolerante y en vez de conversar con el hombre al que admiraba profundamente, se retrajo de aquel movimiento y escribió aquella carta durísima7 —aunque justa— que los distanció. La vida se encargaría de reunirlos otra vez, porque ambos eran de los imprescindibles.

 

1 No ha podido encontrarse el acta de nacimiento de Máximo Gómez; pero según el propio general fue en 1836, “[…] por la edad precisada en la fecha de nacimiento de contemporáneos míos y por la tradición conservada en la memoria de mis buenos padres […]”, aunque muchos de los que lo trataron coincidieron en que debía ser anterior a esa fecha.

2 Ramón Infiesta: “Programa revolucionario de Máximo Gómez”, en Máximo Gómez, Academia de la Historia de Cuba, 1937, p. 223.

3 José Martí: “Nuestras ideas”, en Obras completas, t. 1, Centro de Estudios Martianos, Colección digital, La Habana, 2007, p. 322.

4 ____________: “A nuestra prensa”, en ob. cit., p. 322.

5 Ibídem.

6 Ibídem.

7 Se refiere a la carta de Martí a Gómez fechada el 20 de octubre de 1884.

María Luisa García Moreno
Profesora de Español e Historia, Licenciada en Lengua y Literatura hispánicas. Periodista, editora y escritora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *