Para ser mejores periodistas

El proceso de enseñanza de los estudiantes de periodismo, como el de muchos universitarios, incluye varios procesos que aseguran la preparación más integral de los futuros trabajadores de los medios de comunicación.

Asignaturas relacionadas con el perfil de la comunicación y el periodismo, la historia y las ciencias filosóficas, los idiomas español e inglés*, los métodos para aprender a investigar y varias materias optativas, le ofrecen a los alumnos un conocimiento abarcador (y en algunos casos más profundo) para el desempeño de su carrera.

Entre las actividades docente-educativas que más disfrutan los jóvenes quienes aspiran a ser periodistas están las prácticas preprofesionales. Un período en el que los estudiantes llevan a hechos los saberes adquiridos en las aulas universitarias.

“La práctica laboral es una escuela más. En la academia se aprende todo lo teórico, pero el verdadero periodismo se aprende en la calle, haciéndolo. Cuando llegamos a los medios podemos profundizar los contenidos, nos abren las puertas y tenemos la oportunidad de hacer trabajos y publicarlos en espacios importantes si en realidad reúnen los requisitos necesarios. A pesar de que el tiempo es un poco corto, lo aprovechamos bastante”, valora Karla Alonso Leyva, estudiante de tercer año de Periodismo en la Universidad de Matanzas.

Con el propósito de lograr una formación más integradora, los estudiantes de la carrera de Periodismo en Matanzas destinan un periodo de aproximadamente 2 ó 3 semanas para trabajar en los medios de comunicación de la provincia.

De acuerdo con el año que cursan y su lugar de procedencia son ubicados, lo que impregna de sangre joven al periódico, las emisoras de radio, telecentros y corresponsalías y las agencias de noticias.

“En las prácticas nos sentimos muy seguros debido a que en cuanto llegamos disponen a un periodista para que sea nuestro tutor. Los trabajadores de los medios nos acogen con mucha alegría y voluntad de enseñarnos cómo funciona cada uno, los fundamentos del trabajo y alguna que otra trampilla para hacernos más fácil la realización de los productos comunicativos”, recuenta Brian Pablo González, quien cursa el tercer año de Periodismo.

“Eso se comporta bastante bien en todos los medios. Siempre somos bien recibidos, asumen nuestro aprendizaje como prioridad y en eso son muy importantes nuestros tutores. Con la cercanía de ese periodista aprendemos cómo funcionan los medios en los que trabajaremos en un futuro no muy lejano. Las prácticas en realidad son muy importantes y debería dárseles aún más valor porque en ellas radica el sustento, el ejercicio de nuestro aprendizaje”, acota Annia Anabel Díaz Báez, estudiante de cuarto año.

Por su parte, Liannys Díaz Fundora, también de cuarto, confiesa que disfrutaría “contar con más tiempo de prácticas. Al menos debería dedicarse un día a la semana a esta actividad, que no se limite solo un espacio de tiempo reducido al concluir cada semestre. Deberían ser de uno o dos meses o bien intercalarlas dentro del semestre.

“En mi opinión cuando pasas quince, veintiún días o un mes de prácticas y luego transcurres cuatro meses en la escuela te desvinculas cuando ya te estás acostumbrando a las rutinas productivas del medio. Es muy difícil para nosotros porque puedes, incluso, desligarte, de una proceso tan importante por estar preocupado por los exámenes y trabajos de la universidad.”

Como experiencia novedosa, este año las ubicaciones no solo comprendieron a los medios provinciales. Los corresponsales nacionales del territorio también les transmitieron sus experiencias a los jóvenes en formación.

La Upec también se inserta en la preparación de los estudiantes de periodismo, quienes asisten con sistematicidad a los cursos, diplomados, talleres y espacios de superación que se ofertan en la casa de los periodistas matanceros.

Para estos muchachos, deseosos de concluir los estudios universitarios y salir a trabajar, el período de prácticas deviene catalizador y reafirmación de su decisión de estudiar una carrera tan sacrificada.

Es precisamente en esa etapa cuando su espíritu impetuoso y seguro se corrobora y salen a comerse el mundo. “Me siento muy contenta y orgullosa con los trabajos que realizamos que contribuyeron a profundizar esos deseos de conquistar los medios y empezar a hacer periodismo”, agregó Leyva Alonso.

“Si todavía me quedaba alguna duda, la sensación que me sobrepasó durante las prácticas significó la reafirmación de por qué elegí ser periodista. En la Universidad los profesores nos brindan mucha información teórica, incluso algunas que a veces pensamos que nunca nos será útil, aunque no es así.

“Pero creo que el periodo en el que rotamos por los medios es una manera de identificarnos y afiliarnos como profesionales de la prensa y comenzar a descubrir el tipo de periodismo que queremos desarrollar después, conocemos colegas, aprendemos las mañas de la profesión, tenemos contacto directo con las fuentes, nos enfrentamos a la dificultades y errores que muy pronto serán nuestros”, considera Díaz Fundora

*en el Plan E, el inglés pasó a ser una materia de autopreparación

Jessica Mesa Duarte  / Cubaperiodistas

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.