En la pasada Feria del Libro, fue presentada una nueva edición del Diccionario básico escolar, del Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba, publicada en dos tomos e ilustrada; la publicación estuvo a cargo de la editorial Oriente, que la puso a la venta. No obstante, resultó insuficiente y muchos se quedaron con deseos de adquirir tan necesario ejemplar. Hoy, la editorial Pueblo y Educación prepara una nueva entrega que llegará a todos nuestros centros educacionales.

Las sucesivas ediciones del Diccionario básico escolar se basan en los resultados de una investigación acerca del léxico activo funcional del escolar cubano. Sus definiciones se distinguen por su amenidad y apego a nuestras circunstancias; el texto destaca los grafemas que pudieran generar errores ortográficos; incorpora frases, refranes, cubanismos y americanismos; incluye sinónimos, antónimos y términos afines, aumentativos, diminutivos y plurales…

Con más de diez mil entradas y 18 000 acepciones, este texto viene a ocupar un importante espacio en la enseñanza de la lengua materna y la cultura general de nuestro pueblo. Resulta un material útil y necesario, que recoge con énfasis la variante cubana del español.

Aunque en Cuba, el Programa Libertad distribuyó por los centros escolares diccionarios de gran calidad y actualización: el Larousse y el Océano, así como la Enciclopedia Digital Encarta, estos valiosos materiales cuentan con un inconveniente: proceden del mundo capitalista, con criterios ideológicos diferentes a los nuestros, por lo que los escolares cubanos no siempre hallan la respuesta necesaria, sobre todo en lo referente a la historia, el desarrollo social y la filosofía. Por otra parte, estos diccionarios publicados en España, reflejan, como es natural, la variante española del español y no la cubana. Por ello, la adquisición realizada solo podía ser una parte de la estrategia trazada.

Posteriormente se publicó, en la colección Biblioteca Familiar, el Diccionario esencial del español, del Instituto de Literatura y Lingüística, el cual fue distribuido en los centros educacionales; pero del que no se ha hecho aún una tirada para la venta.

La nueva edición del Diccionario básico escolar, del Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba —se encuentra disponible la versión electrónica, que se difunde a través de la red computadorizada del Sistema Nacional de Educación y se halla al alcance de los estudiantes cubanos—, constituye una magnífica oportunidad para los escolares y, ¿por qué no?, para toda la familia cubana y también para los profesionales de la prensa, algunos de los que se aferran a la variante madrileña del español e insisten decir y escribir liderar, noticiario o policlínica, en vez de liderear, noticiero y policlínico, tal y como reza la variante cubana.

Desde su creación, el Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba, perteneciente al Citma, desarrolla una paciente labor encaminada a contribuir al dominio y correcto uso de la lengua materna, así como al mejor conocimiento de la variante cubana del español.

Las autoridades a cargo de las publicaciones en Cuba debieran poner a la venta nuevas impresiones de estos materiales, en las cantidades necesarias para satisfacer la demanda. Cada escolar, cada familia cubana debe poseer el Diccionario básico escolar y el Diccionario esencial del español, ambos reúnen el inestimable mérito de reflejar el español que hablamos los cubanos. Ello también es parte del trabajo encaminado a enriquecer el léxico.

Ver además

Hegemonía mediática: Time Warner quiere más

    El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado una demanda antimonopolio con

Comente

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.