fbpx
CON DOS DEDOS

La más fermosa (Historia de una polémica)

Corre el año de 1903 y en el Senado de la República, instalado entonces en el Palacio del Segundo Cabo,  se discute el Tratado de Reciprocidad con Estados Unidos. Manuel Sanguily —uno de los grandes oradores cubanos, animado además por un inextinguible amor a Cuba y a su independencia y soberanía— se opone a la ratificación del convenio. En tanto, otro gran orador, nuestro y brillante abogado, el doctor Antonio Sánchez de Bustamante, mantiene la posición contraria. Seguro de su derrota, Sanguily, a quien Martí llamó “don Manuel de lo Manueles”,  alude en una bella alegoría a su contendor y cierra  su elocuente discurso con una peroración dirigida a sus compañeros de la alta cámara. Dice:

“No poseo la fuerza suficiente a decidiros desde luego. Tal vez en breve otra palabra os señalará rumbos distintos y haréis lo que ella os dicte. No sentiré amargura ninguna. Lamentaré por mi patria, no por mí, verme en el suelo bajo su lanza de oro, pero entonces, parodiando al más generoso hidalgo que haya concebido maravillosa fantasía, yo le diría con sincero convencimiento: Me alegro de tu triunfo como amigo; lo siento, empero, como cubano. Por esto sólo duéleme en lo íntimo del ánima, que tus armas mejores son que las mías, aunque no tu causa. Sí, caballero de la Blanca Luna, podré reconocerme derribado, pero jamás me harás confesar que no es la más hermosa dama que vieran ojos humanos la que yo venero y  bendigo desde el fondo de mi corazón atribulado”.

El poeta y periodista Enrique Hernández Miyares, profundamente emocionado por las palabras de Sanguily, compone entonces el soneto La más fermosa que, bajo seudónimo de Grisóstomo,  envía a Manuel Márquez Sterling, jefe de redacción del periódico El Mundo, que lo hizo publicar en ese diario al día siguiente. El soneto dice:

Que siga el caballero su camino / agravios desfaciendo con su lanza; /  todo noble tesón al cabo alcanza / fijar las justas leyes del destino. / Cálate el roto yelmo de Mambrino / y en tu rocín glorioso altivo avanza;  / desoye el refranero Sancho Panza / y en tu brazo confía y en tu sino. / No temas la esquivez de la Fortuna, /  si el caballero de la Blanca Luna / medir sus armas con las tuyas osa / y te derriba por contraria suerte, / de Dulcinea, en ansias de tu muerte / di que siempre será la más fermosa”.

Calumniador, demente o lo que sea

Por aquellos días había llegado a La Habana, procedente de Madrid, el abogado José Íñigo Romero, quien dirigió El Porvenir,  órgano periodístico de la capital española. Traía cartas de recomendación del político Antonio Maura, muy amigo de Nicolás Rivero, director del Diario de la Marina. Una tarde llega Romero al Diario y forma una animada tertulia con Enrique Corzo, José Giralt, José Triay y otros redactores y columnistas del periódico.

-Se ha publicado en El Mundo,  bajo  la firma de Grisóstomo, un soneto titulado La más fermosa. Dicho poema no es del tal Grisóstomo, sino del inspirado poeta e ilustre cervantista sevillano Francisco Rodríguez Marín, el cual aparece publicado en el libro Ciento y un sonetos.

Enrique Corzo, que escribía en la Marina una columna con el título de Miscelánea publicó sin contrastarla la aseveración de Íñigo Romero, y la mesa quedó puesta para la polémica.

Hernández Miyares, al verse acusado de plagiario, montó en cólera, como es de suponer y, ya sin seudónimo, declaró que el poema era suyo, muy suyo y que tanto Romero como Corzo eran… esto, aquello y lo otro.

A Enrique Corzo lo adornaban múltiples virtudes, pero, afirman los que lo conocieron, poseía el instinto de la polémica. Gustaba de discutir y como manejaba muy bien la burla, era difícil distinguir si su palabra era recta o irónica. Tomó a su cargo la defensa de Íñigo Romero y, sin negar de plano a Hernández Miyares dejó caer, sin afirmarlo categóricamente, que el soneto pudiera ser de Rodríguez Marín.

Hubo palabras en pro y en contra del calumniado poeta. También, de parte y parte, palabras gruesas en aquel debate en el que intervino casi todos los periodistas de La Habana y de las provincias. Hernández Miyares, como gato bocarriba, defiende la paternidad de la obra en una polémica que durante meses mantiene al público en vilo.

Resplandece , al fin, la verdad. Queda claro que Hernández Miyares es el autor de las estrofas. Se  organiza entonces un homenaje de desagravio que incluye un soberbio banquete al que concurren muchísimos escritores y periodistas. Enrique Corzo le dedica el soneto titulado Confiteor:

Yo pecador humilde me confieso / de haber dado por cierta una patraña / y perseguido con injusta saña / al que hoy recibe de su triunfo el beso./ La coba de un guasón me sorbió el seso / mientras no se deshizo la maraña; / mas al cabo la luz llegó de España, y el cable dijo ayer: ¡No hay nada  de eso! / La posición de Íñigo es horrorosa; calumniador, demente o lo que sea / debe poner los pies en polvorosa./Yo cumplo con decir a quien me lea / que en el asunto de la más fermosa / me ha tocado bailar con la más fea.

Discreto y simpático

Enrique Hernández Miyares nació en Santiago de Cuba, en 1859. Dirigió La Habana Elegante, revista de inquietudes literarias y separatistas, y con posterioridad, junto con Alfredo Zayas, codirigió La Habana Literaria hasta que, al estallar la Guerra de Independencia, se radicó  en Estados Unidos donde escribió composiciones patrióticas. Aunque amigo y devoto de Julián del Casal ,no participó, salvo excepcionalmente, en la corriente modernista.

Sus versos, de corte clásico, dijo Cintio Vitier, “no dan la imagen, rigurosamente hablando, de un poeta, sino de un diletante de la poesía, discreto y simpático y en ocasiones, laborioso. Conquistó, sin embargo, un lugar en las antologías por la perfección de su soneto La más fermosa, dedicado a Manuel Sanguily”. Vitier lo incluye en su antología Cincuenta años de poesía cubana, 1952.

Murió en La Habana, en 1914.

Ciro Bianchi Ross
Ciro Bianchi Ross
Es un intelectual, periodista y ensayista cubano. Su ejecutoria profesional durante más de 55 años le ha permitido aparecer entre principales artífices del periodismo literario en la Isla. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual. Premio Nacional de Periodismo "José Martí" en 2017.

One thought on “La más fermosa (Historia de una polémica)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap