fbpx
COLUMNISTAS

Lo que no debes olvidar si eres periodista de un medio público cubano en 2021

(Consideraciones a propósito del debate en el gremio después del Octavo Congreso del Partido)

  1. Eres un servidor público

La ciudadanía tiene el derecho, consagrado en la Constitución de 2019, a una información veraz y oportuna. Como periodista es tu deber hacer lo posible porque ese derecho se concrete.

Ahora bien, hacerlo posible implica que luches para que la prensa ejerza los poderes que al decir de Julio García Luis la hagan la contrapartida revolucionaria y vehículo para ello de la opinión pública. Poder para acceder por sí misma a la información pública; poder para formular sus propias agendas; poder para estar en capacidad real de decidir; poder para que sus periodistas intervengan en la formulación de su política informativa. También poder para construir y gestionar sus sistemas internos y eficaces de autorregulación y para investigar en profundidad e incluso para equivocarse.

  1. Conoce tu lugar… y el de los otros

Recuerda el lugar de los medios públicos de comunicación dentro del sistema político cubano. Creer que la prensa está por encima de las instituciones solo alimenta el espejismo del “cuarto poder” y puede llevarte a obviar que en toda sociedad los medios de comunicación son parte de los mecanismos de legitimación del orden social y político establecidos. No obstante, dicha certeza no puede, tampoco, ser llevada al extremo de olvidar el rol del periodismo como evaluador crítico de la realidad.

“Todo sistema de autoridad, y la prensa es uno de ellos, se basa en una relación de confianza. Cualquier estructura de poder puede funcionar en la medida en que cada eslabón conoce sus atribuciones y las ejercita. Debe estar claro quien responde por qué y ante quién”, dice Julio García Luis. Desde su amplia experiencia teórico-práctica en la relación Partido-prensa, el inolvidable profesor sugería que la conexión entre ambos debe ser de vínculo directo. Sería, explicaba, una conexión estratégica y conceptual que no está mediada por interpretaciones y que se dirige al qué del periodismo sin pretender introducirse en el cómo.

  1. Te tocan las “paradas cortas”

El primer secretario del Comité Central de Partido, Miguel Díaz-Canel, al clausurar el Octavo Congreso hacía notar que la comunicación social es una de “las tareas fundamentales de la labor partidista en estos tiempos”; pero alertó, esa comunicación social es “insuficientemente entendida todavía, bajo el erróneo criterio de que es un asunto secundario frente a las urgencias económicas y políticas. Como si esas urgencias no fueran, en algunos casos, resultado de subestimar el peso específico de la comunicación social”.

Como si se tratara de un “paracortos” en un terreno de béisbol, el periodista siente en carne propia los efectos del desempeño de su lanzador, que en este juego serían las instituciones estatales u otras cuya actuación impacta en el público. Si aquellas hacen bien su trabajo, que es también tener en cuenta a la comunicación en su labor cotidiana, entonces el periodista podrá gestionar esos “batazos” que en nuestro juego imaginario sería la repercusión en las audiencias de esas acciones concretas del resto de los actores sociales.

  1. No olvides ninguna variable

Una correcta visión de la realidad cubana necesariamente debe considerar siempre los efectos que sobre esta tiene el bloqueo económico, comercial y financiero que por más de 60 años los gobiernos de los Estados Unidos han mantenido sobre nuestro país. Concentrar los análisis solo en las dificultades internas sería excluir una variable dentro de la ecuación y viceversa.  Pero ¡ojo! El otro extremo sería el triunfalismo de creer que el bloqueo es el origen fin de todo. “La unidad, expresó Díaz-Canel en el Congreso, tiene que prevalecer sin olvidar jamás que hay que ver el bosque y también los árboles. El colectivo y las individualidades no son lo mismo, aunque unidos se perciban así.  Preservar la legitimidad necesaria para que el proyecto siga avanzando parte del conocimiento profundo de sus singularidades”.

  1. Puedes marcar la diferencia en el universo informativo

Desde que llegaron las redes sociales los medios de comunicación perdieron su hegemonía como las fuentes primarias a través de las cuales los públicos conocen los hechos de la realidad. Hoy con más fuerza es evidente que la censura no ocurre por exclusión sino por saturación con información “chatarra”; a menudo expandida por medios o personas con una más o menos inocultada agenda destructiva del sistema político cubano.

Sin embargo, todavía afortunadamente las audiencias se vuelven hacia los medios para confrontar y evaluar incluso los sucesos o asuntos que consideran relevantes. Aprovechar esa oportunidad con informaciones claras, precisas y oportunas podría ser la clave para que continuemos teniendo personas dispuestas a leernos, vernos o escucharnos, así, por separado, o simultáneamente desde los espacios digitales.

  1. Adáptate al “Macondo” comunicacional cubano

La realidad comunicacional cubana es más parecida al realismo mágico garciamarquiano que a las recetas de los teóricos euro-estadounidenses. En cierto momento podría afirmarse que la mayoría de nuestros públicos están en los entornos digitales. Esto sería predominantemente cierto, quizás, para los periódicos nacionales y provinciales; mas no tanto para otros medios públicos como las radioemisoras y canales de televisión.

La realidad comunicacional cubana es lo suficientemente diversas como para que sea imposible encartonarla en alguno de los moldes de los libros de texto foráneos. Entonces lo más lúcido será adaptarse a las características de cada espacio específico. Eso siempre convendrá recordárselo a los decisores de las políticas informativas tanto dentro como fuera de los medios de comunicación.

One thought on “Lo que no debes olvidar si eres periodista de un medio público cubano en 2021

  1. Ivan Saludos para ti y la familia y sobre todo a tu papa. Quiero tu opinion sobre reportaje de la TV en Las Tunas de un reportaje de Majibacoa donde se ve la matanza de una res, debajo de una mata, y con reiteracionde ahora si , esto deberia haberse hecho hace tiempo. Que efecto queremos lograr con esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap