PERIODISMO DEPORTIVO

En busca del único latinoamericano que venció a Chocolate

La primera línea de las estadísticas sobre la labor de Kid Chocolate en 1935, Marzo 18, Simón Chávez ,Caracas PD 10, induce a la investigación. Periodistas e historiadores deportivos están obligados a profundizar por profesionalidad, por pasión. Cuando se descubre que fue el único revés sufrido por el mejor boxeador cubano de todos los tiempos frente a un rival de América Latina, la motivación crece.

El antillano en franco declive, ya sin sus títulos mundiales, era usado por su contrario, como un escalón para tratar de consolidar las aspiraciones. La demasiada rumbantela, le absorbió las fuerzas y de su maravilla quedaba poco. Con una anatomía débil, debido a la miseria, había sido vencido por las mujeres, los tragos y el desapego al entrenamiento, rematado por la sífilis contraída en una etapa sin desarrollo suficiente para contrarrestar la enfermedad, solo aletargada por la creatividad de sus médicos. A los 24 años (nació el 28 de octubre de 1910) era un anciano para su oficio.

Su gira por Francia y España en 1933, no le aportaron ganancias económicas ni atléticas pese a las muchas mentiras de la prensa acerca de las pírricas victorias. Su encuentro con Carlos Gardel en la capital gala, junto a la emoción exaltada y el enlace amistoso, sí le aportaría: farra tras farra. Al retornar a América, Tony Canzoneri lo noqueó en dos -el primer KO que le dan- en el Madison Square Garden: 24-11-1933 Del trono feather lo derriba Frankie Klick en 7: Filadelfia, 26 -12-1933.

Al excampeón le hacía falta dinero. La proposición desde Caracas. Ya no tiene en su esquina a Pincho Gutiérrez. En la otra, Simón Chávez Regalado, nacido el 28 de octubre de 1912, en Maiquetía, estado de Vargas. Hogar pobrísimo. Dejó la escuela de Artes y Oficio para inventar en cualquier labor, agarrar unos pesos y aliviar la situación de la familia. Mandadero y barredor en una farmacia; le ven condiciones físicas y de carácter, lo convencen y a fajarse allá arriba en 1929.

No era una estrella internacional, pero tenía potencia, ambiciones, este púgil apodado el Pollo de la Palmita, primer ídolo del deporte en el hermano país. Fugaz amateurismo. Doblegó a Rafael Cedeño por votación entre los pro el 15 de marzo de 1930. En esos 365 días, ganó once peleas más,

En 1931 retó al llamado Firpo Zuliano, el establecido José de la Trinidad González: par de peleones, una victoria para cada uno. Al novato le importaron dos adversarios, el estadounidense Phil Tobías y el puertorriqueño Carlos Flores. Los doblegó. El combate por la faja nacional pluma frente Enrique Chafardet terminó en tablas (24-1-1932) No cambió de testa la corona, pero ante el resultado, Enrique renunció.

Río revuelto: el Firpo local se hace del cinturón. Chafardet y Simón se enfrenta en pos de discutirlo. Ganó el de Maiquetía quien despojó después del cetro de la división a González, el 17 de abril de 1932 por unanimidad. En 1933 los hijos del tirano Juan Vicente Gómez se adueñan del as. Le sacaron ganancias y sirvió de cortina de humo ante las indignidades de la tiranía. Él no lo sabe pero lo utilizan cual droga contra su pueblo, al dormirlo en la refulgencia de su idolatría. 1934, hacia Europa. Será el primero de su nación en actuar sobre el cuadrilátero profesional allá.

Al retornar, se batió con el Chócolo. Las frases en la prensa, alejadas de la verdad. El mayor brillo de la lid: solo en las páginas deportivas morochas. Mientras el cubano siguió participando en diversos programas basado en el nombre para extraer algo, cada vez menos; el venezolano se aferró al ensueño, cartel tras cartel, con el objetivo de avanzar. Jamás llegó a la estatura de su víctima de aquella noche de marzo.

Resultó el primer boxeador de su patria que subió al Madison Square Garden aunque cayó derrotado por decisión frente el norteamericano Peter Scalzo. En su última confrontación (7-7-1946), José Alberto Díaz, lo puso a dormir. Decidió retirarse y comenzó a trabajar como maestro de educación física, el bolsillo lejos de la prosperidad, Su hoja de servicios: 81 combates, 50 triunfos, 24 reveses y 7 tablas. Exaltado al Salón de la Fama del Deporte Venezolano en 1971, Simón Chávez murió en Caracas el 27 de enero de 1994. Eligio Sardiñas, Kid Chocolate, uno de los más destacados boxeadores de todos los tiempos en el planeta, falleció en La Habana el 8 de agosto de 1988.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *