ENTREVISTA

Arístides Hernández Guerrero (ARES): “Disfruto universalizando los discursos”

Afirmar que Arístides Hernández Guerrero, ARES, es uno de los más importantes exponentes del humor gráfico a escala universal, resultará lo que solemos llamar una verdad de Perogrullo para quienes conocen su obra, merecedora por demás de alrededor de 150 premios dentro y fuera del país.

En la actual etapa, marcada por la propagación del nuevo coronavirus, vuelve a brillar su valía a través de los dibujos que muchos hemos podido disfrutar en las redes sociales o en algunas publicaciones periódicas.

“En estos días he sentido la necesidad y he tenido también el tiempo para hacer humor gráfico y abordar los temas que tienen que ver con la Covid-19 y todo lo que sucede alrededor de esta pandemia.

Ha sido un ritmo de casi un dibujo diario y me parece interesante como crónica de lo que nos está sucediendo. No he sido el único que ha estado abordando el tema desde la perspectiva del humor gráfico. Cuando en el futuro se hable de esta pandemia estoy seguro que habrá mucho material gráfico para respaldar cualquier comentario sobre estos meses”.

El talón de Aquiles.

Así expresó al Blog Cubarte el artista que también ha incursionado con acierto en la pintura, la serigrafía, la ilustración y la curaduría; además de legarnos hasta la fecha numerosos libros, varios de ellos dedicados al desarrollo de esta expresión de las artes visuales en Cuba; mientras que en otros aborda temas vinculados con la siquiatría, especialidad que ejerció durante algún tiempo.

Precisamente, la aparición de la enfermedad en nuestro país interrumpió la exhibición de la muestra personal que había inaugurado en Santiago de Cuba, como parte de las celebraciones por el aniversario 505 de la oriental ciudad; así como de otros proyectos expositivos que lo incluían.

“Al inicio de esta contingencia, inauguré el 13 de marzo una exposición en la galería René Valdés de la Fundación Caguayo, en Santiago de Cuba. En esta muestra titulada Ares, aquí y ahora están agrupados dibujos de humor, carteles serigráficos, pinturas y un par de obras de carácter instalativo, pues los organizadores me pidieron que mostrara algo de las diferentes facetas de mi creación artística.

Yoko, Lennon y el 2020.

Esta galería tiene como función exponer en Santiago de Cuba la obra de creadores de fuera del territorio; y, yo en lo personal, he quedado muy gratamente impresionado por las condiciones de este espacio expositivo, por la profesionalidad de todos los que allí trabajan y por la manera en que se conciben las muestras por ellos organizadas.

Esto hace que a mi juicio la René Valdés sea, sin dudas, una de las mejores galerías de artes visuales de nuestro país y a los amigos que pasan por Santiago les recomiendo que no se pierdan la oportunidad de llegarse hasta allí.

No creo que la exposición que inauguré haya sido una muestra trunca. Logramos hacerlo todo a tiempo, la inauguración fue bien concurrida y yo estoy muy complacido como creador por lo alcanzado. Bueno… y, además, con la situación actual, probablemente lograré el récord de la exposición que más tiempo estuvo instalada en este espacio.

En la segunda quincena de marzo también quedó montada otra muestra colectiva en la Casa Víctor Hugo, en la que hay obras mías; pero esta ya se sintió afectada en su inauguración por las medidas tomadas para enfrentar la Covid-19. Hay otra exposición que estaba planificada y en la que mostraría mis trabajos junto a los de mi amigo Reinerio Tamayo y obras de Juan David. Esta última sí tendrá que esperar a que esto pase”.

Refiriéndose a la –en ocasiones controversial— pertinencia de utilizar el humor a la hora de abordar un tema tan sensible como el de la pandemia del nuevo coronavirus; así como al enfoque global de sus dibujos, ARES señaló al Blog Cubarte:

Pesquizaje.

“Respecto a si es ofensivo hacer humor sobre este tema, no lo creo. Considerar que el humor es ofensa es una perspectiva un poco estrecha. Pero tampoco el tipo de humor que hago es habitualmente el del chiste que mueve a la carcajada. Lo que hago en este sentido es una especie de síntesis de las cosas que veo y de lo que analizo a partir de ello.

Tampoco ha sido mi humor un humor de localismos exagerados. Siento que los seres humanos somos muy parecidos, no importa el lugar donde estemos y prefiero los mensajes que pueden ser entendidos en cualquier latitud, aunque la raíz de la idea esté aquí, muy cerca de mí. Disfruto universalizando los discursos. Otros colegas han tocado los temas del día a día en Cuba y lo han hecho con una gran maestría”.

Tal vez porque su obra parece salida de aquel proverbio chino que reza La vida se domina sonriendo, o no se domina, es que los dibujos de ARES nos brindan ese otro ángulo desde el cual analizar la actual contingencia y, sutilmente, como peculiares antídotos, nos ayudan también a vencerla.

(Tomado de Cubarte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *