CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

La prensa cubana, a debate en Fcom

De los desafíos y las urgencias del periodismo nacional, así como de las potencialidades del sistema de medios públicos del país, conversaron algunos reconocidos miembros del gremio en la capital con estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad (Fcom) de La Habana, este 10 de marzo.

Fotos: Christian Suárez Castro

Como parte de las actividades de la Jornada por el Día de la Prensa Cubana, en la sede de la institución docente, “los feconiados” recibieron a Ricardo Ronquillo, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec); a José Alejandro Rodríguez y a Ciro Bianchi, estos dos últimos Premios Nacionales de Periodismo José Martí; y a Arleen Rodríguez, coordinadora de la Mesa Redonda.

Para José Alejandro Rodríguez, uno de los elementos fundamentales en la construcción del nuevo modelo de prensa para el socialismo en Cuba, principal tarea que dejó al gremio el último congreso de la Upec, es la vindicación de la problematización en el ejercicio periodístico.

Consideró que mientras se realice con profundidad, responsabilidad y profesionalidad, ningún tema debería ser ajeno a las agendas mediáticas de los órganos de prensa.

“El periodista tiene que ser una buena persona: tener las pupilas limpias, y a veces cuesta; ser un buen ser humano que no mire solo hacia arriba, que mira hacia los lados, al que está en la esquina, al que tiene problemas; que tenga devoción hacia su público, únicamente así se cumple con la Revolución. Hay que tener talento, virtud. Ser un ciudadano y no un habitante.

“En el periodismo todo el mundo es necesario. Hasta los que escriben mal, pero buscan noticias buenas y después hay que arreglárselas, son necesarios. Los periodistas somos «polvo en el viento», somos un vector, un puente, una conexión entre las estructuras, la vida y gente”.

Además, dijo que en el ámbito de la jefatura es necesario sustituir las importaciones de otras esferas y encadenar el talento para la producción mediática con directivos que piensen más como periodistas.

En ese sentido, Arleen Rodríguez señaló que la dirección es encantadora cuando se hace desde la práctica periodística: “Sin un buen jefe de redacción un periódico se cae en pedazos. La jefatura en la profesión significa renunciar a escribir como los demás, a pasarle a los demás el trabajo que tú hubieras querido hacer. Convertir algún producto comunicativo que no tiene ningún encanto en un buen trabajo periodístico”.

Para la periodista, el trabajo en equipo resulta esencial, pues un artículo brillante, un reportaje extraordinario pueden verse aplastados si se maltrata desde el punto de vista del diseño, o si el editor de guardia toma como sumario para llamar la atención la frase menos importante atentando contra su lectura.

Por su parte, Ciro Bianchi, a quien José Alejandro Rodríguez acentuó como exponente de un periodismo que parece reposado pero de manera indirecta recoge los grandes dilemas de la nación, expresó que no se puede perder el sentido gregario de la profesión. Destacó como prácticas que contribuyen al trabajo en equipo y al perfeccionamiento de los contenidos periodísticos, su discusión a la hora de proyectarlos y, asimismo, luego de su publicación.

Ante la interrogante del estudiante de segundo año de Periodismo Cristian Martínez respecto a cómo marcha la implementación de la Política de Comunicación Social del Estado y el Gobierno cubanos, Ricardo Ronquillo apuntó que en el programa del Parlamento nacional, para septiembre de 2021, está la constitución de un Organismo de la Administración Central del Estado que se encargue de su instrumentación.

Sin embargo, desde el gremio se considera que debido al carácter estratégico de la comunicación en la situación actual del país, es esencial adelantar la fecha de creación de dicho Instituto.

Ronquillo subrayó como un elemento importante el reconocimiento a que los medios pueden tener diferentes modelos de gestión económica: presupuestado, presupuestado con tratamiento especial o empresarial. Asimismo, resaltó que respalda la potestad de los directivos de los órganos de prensa como máximos responsables de la toma de decisiones editoriales y de la ejecución de la política.

Para el presidente de la Upec, este nuevo escenario comunicativo viene a favorecer que la prensa forme parte de los mecanismos de control popular y que se realce en un canal comunicativo mediante el cual la institucionalidad rinda cuentas de su gestión a los ciudadanos.

“El mejor regalo que le podemos dar al pueblo de Cuba es la construcción de un modelo de prensa pública para el socialismo autorregulado, con independencia de las instituciones, donde no haya tantas mediaciones, y donde de verdad los colectivos profesionales participen en el diseño de la agenda mediática”.

Asimismo, en el encuentro, moderado por Ariel Terrero, vicepresidente de la Upec, participó Nelson del Castillo, secretario de la Federación Latinoamericana de Periodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *