CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Presunto ataque sónico en La Habana no existió

Según un nuevo informe científico, la enfermedad que se extendió misteriosamente entre el personal de la Embajada de Estados Unidos en Cuba y se atribuyó a un presunto ataque sónico, no existió. Probablemente fue causada por un trauma emocional y miedo.

El Departamento de Estado alegó en 2017 que al menos 22 personas se vieron afectadas por una pérdida auditiva inexplicable a partir del otoño de 2016. Tras el anuncio se produjo una desmesurada reacción del gobierno de los Estados Unidos, que expulsó diplomáticos cubanos de Washington, retiró a la mayoría de los suyos de La Habana y cerró el consulado en la Isla.

Los síntomas se atribuyeron a un supuesto dispositivo sónico oculto -una especie de pistola de James Bond-, que varios científicos pusieron en duda, pues la “explicación” ofrecida inicialmente por el gobierno iba en contra de las leyes de la física. No es posible que una agresión sonora afecte a unas personas y no a otras ubicadas en un mismo lugar.

Pero ahora un destacado sociólogo neozelandés y un experto estadounidense en enfermedades neurodegenerativas, han dicho que lo más probable es que el trauma emocional y el miedo fueron los causantes de los síntomas que presentaron los diplomáticos, que incluyeron dolores de cabeza, náuseas y fatiga.

El Dr. Robert Bartholomew y el coautor del estudio, el Dr. Robert W Baloh, creen que el llamado “Síndrome de La Habana” se parece más a una serie de “episodios de enfermedad psicogénica masiva” descritos anteriormente e inducidos por olores extraños, nuevas experiencias auditivas (como una armónica escuchada por primera vez) o accidentes ferroviarios con múltiples afectados. Incluso, hay antecedentes de afectaciones similares en personas expuestas a instalación de parques eólicos, que han generado numerosas quejas de personas que dijeron sentirse mal, recuerdan los científicos en su artículo, publicado este jueves en la prestigiosa revista británica Journal of the Royal Society of Medicine.

Los investigadores describen que los diplomáticos relataron que vivían bajo estrés e incertidumbre en Cuba, por la hostilidad de las relaciones entre los dos países.

Estados Unidos somete a la Isla a un bloqueo que ya tiene casi 60 años de práctica -el más largo de la Historia-, acompañado de una retórica permanente de Guerra Fría. Durante la administración Trump se ha producido una aceleración de la escalada de sanciones contra la Isla: desde junio de 2017 hasta la fecha se han ejecutado 187 medidas contra individuos y empresas que afectan a la población cubana y a terceros países.

En el Journal of the Royal Society of Medicine, afirman los investigadores:

“Un rasgo típico de los síndromes de combate durante el siglo pasado era la aparición de una variedad de quejas neurológicas provenientes de un sistema nervioso sobreestimulado que solía diagnosticarse erróneamente como conmociones cerebrales y daño cerebral”.

“Pero la evidencia política y científica de la perpetración de un ataque contra el personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba no es concluyente”.

Los estudios anteriores sobre el Síndrome de La Habana tenían “fallas críticas de diseño”, agregan los autores, que añaden: “Lo más importante es la ausencia de evidencia de que el personal haya estado expuesto a una fuente de energía o toxina.”

Añade la investigación:

“Nada prueba adecuadamente las hipótesis que proponen (otras investigaciones), al tiempo que se promueven explicaciones exóticas que no están respaldadas por los hechos. Nuestras conclusiones se basan en la ciencia prosaica y conocida… No hay necesidad de recurrir a explicaciones exóticas. Las afirmaciones de que los pacientes sufrían daños cerebrales y auditivos no están respaldadas por los datos”.

“¿Qué es más probable: que los diplomáticos fueran el blanco de una nueva arma misteriosa, de la que no hay evidencia concreta, o que sufrieran síntomas psicógenos inducidos por el estrés?”, se preguntan los científicos. Sus conclusiones, apuntan a este último escenario.

(Tomado de Dominio Cuba)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via