Jorge Ricardo Masetti, fundador junto al Che y otros compañeros de la Agencia Prensa Latina

A 88 años de su natalicio, las ideas del periodista y revolucionario argentino Jorge Ricardo Masetti, fundador y primer presidente de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, siguen hoy más presentes que nunca.

Reportero audaz y comprometido con las causas justas, el legado del Comandante Segundo florece en esa joven cantera de profesionales de la prensa que se han formado en el corazón de la Agencia, fundada en Cuba en 1959 por Ernesto Che Guevara y él, por iniciativa de Fidel Castro.

Masetti nació en el partido de Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires y con apenas 13 años se incorporó a la escuela de Artes Gráficas y Publicidad número 15, donde realizó su primer acercamiento al periodismo, dos años después ya trabajaba como cadete en el diario El Laborista.

En 1947 hizo sus primeros trabajos como cronista de informaciones generales en el diario Tribuna. Luego pasó por los el diarios La Época, Noticias Gráficas, Democracia, entre otros tantos, hasta llegar a Radio El Mundo, de Buenos Aires, un medio que le daría un rumbo inesperado a su vida, cuando en 1958 fue enviado a cubrir los sucesos que se gestaban en Cuba.

A La Habana llegó y después de una travesía, que más tarde inmortalizó en Los que luchan y los que lloran, logró llegar a la Sierra Maestra y entrevistar a Fidel Castro y a Ernesto Che Guevara, alternando su labor con el fusil de combatiente junto al Ejército Rebelde.

De regreso en Argentina, divulgó en programas radiales y televisivos las entrevistas y los reportajes que realizó en la esa isla caribeña pero al año siguiente, después del triunfo revolucionario cubano regresó, invitado por el Che y participó en la ‘Operación Verdad’, que reunió a cientos de periodistas de todo el mundo, y desde donde se gestó la creación de Prensa Latina.

Allí reclutó a destacados intelectuales de la época, como Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Waldo Frank, Wright Mills, Gabriel García Márquez, Rodolfo Walsh, Paco Urondo, Juan Carlos Onetti, entre muchos otros.

Dejó su cargo en marzo de 1961, pero el 17 de abril, ante el ataque mercenario a Playa Girón, volvió a dirigir Prensa Latina, redactó y orientó las primeras informaciones transmitidas al exterior y se trasladó al lugar de los hechos.

En octubre de 1961, viajó a Argelia, donde contactó con el Frente Nacional de Liberación (FNL), visitó campos de batalla y pasó algunos meses con los combatientes. Un año después, al declararse la alarma de combate ante el peligro inminente de una agresión norteamericana a Cuba, Masetti fue incorporado a la comandancia del Che Guevara en el occidente de la isla.

A finales de ese año, con el nombre de Comandante Segundo, partió definitivamente de Cuba hacia su país natal, donde organizó el movimiento guerrillero en la norteña provincia de Salta.

El 21 de abril de 1964 fue visto por última vez cuando se internó en la selva en Orán. Nunca se supo más noticias de él.

Del periodismo a la lucha armada, su trabajo y legado sigue presente en Argentina, en los jóvenes que creen, como él, en el periodismo comprometido, objetivo, pero no imparcial, como dijo en una de sus históricas frases, porque no se puede permanecer imparcial ante el bien y el mal.

‘Decir que Masetti era un gran periodista, exige aclaraciones. Tenía dificultades con la sintaxis, a lo mejor no sabía lo que es un ‘lead’, quizá le faltaba sutileza literaria. Y sin embargo se puede decir; Masetti fue uno de los más grandes periodistas que tuvimos, porque a cambio de esos defectos le sobraba lo mero principal, Masetti se metía, y llegaba antes, y volvía con la justa’, escribió una vez ese otro gran fundador de Prensa Latina, el periodista y escritor Rodolfo Walsh.

Maylín Vidal / Prensa Latina

Ver además

La AHS otorga premio “Maestro de Juventudes”

La Asociación Hermanos Saíz (AHS) hizo entrega este jueves del premio Maestro de Juventudes, máxima condición que otorga la organización juvenil.

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.