Cuando se habla o se escribe correctamente, estamos educando a las nuevas generaciones en el uso del lenguaje y corrigiendo a los que no son tan jóvenes, pero han sido contaminados con las incorrecciones de otros que les antecedieron.

Por ejemplo: el verbo INICIAR es transitivo, lo que significa que debe tener, además del sujeto, un complemento directo.
Podemos decir: iniciamos las reuniones con vistas al congreso. Pero es incorrecto decir las reuniones con vistas al congreso iniciaron por la provincia de La Habana. Con esta estructura de redacción habría que utilizar: se iniciaron, o comenzaron.

En el primer caso, las reuniones… es el complemento directo; pero en el segundo caso, es el sujeto y no hay complemento directo, por lo que no es posible usar el verbo iniciar.

La partícula SE tiene varios usos, pero donde más errores se cometen es cuando esta aparece como sujeto de la oración y se pone el verbo en plural, pues el SE sujeto siempre es tercera persona del singular.

Por ejemplo: es correcto decir: se invitó a varios amigos. Aquí SE es el sujeto de la oración, pero sería incorrecto decir: se invitaron a varios amigos.

Varios amigos, con la preposición A delante es complemento directo, por lo tanto el sujeto es SE; pero si decimos: se invitaron varios amigos, está correcto porque la partícula SE no es sujeto, sino signo de la voz pasiva, que significa: varios amigos fueron invitados.

Otro error muy difundido es el uso de la preposición DE delante de nombres de instituciones o lugares que no son geográficos.
Es correcto decir la ciudad de, el municipio de, la provincia de; pero con frecuencia vemos escrito o escuchamos cómo incorrectamente se dice cementerio de Colón, y no cementerio Cristóbal Colón, que es el nombre correcto.

Otro tanto ocurre con cementerio Santa Ifigenia, fortaleza San Carlos de La Cabaña, universidad Lomonosov, entre otros.

También leemos frecuentemente en las informaciones deportivas, que cuando faltan tantos juegos para terminar un evento, en vez de decirlo de esta forma, dicen: a falta de tres juegos…

La expresión a falta de significa cuando no hay. Por ejemplo: a falta de pan, casabe, o a falta de computadora, escribo a mano.
Es tan común oír hablar o leer sobre objetos museables, pues esta frase la utilizan incluso esas instituciones, que alguien me reclamó cuando yo le señalé que era un error y que debía decirse museístico o museal, pero no museable.

Según la RAE, esta palabra está mal formada, pues su significación sería: que se puede musear, verbo que no aparece en ningún diccionario y es poco probable que se pueda usar.

Elio Delgado Legón / ACN

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.