lectortabaqueriaPrestigiosas marcas de habanos debieron su surgimiento a partir de las lecturas de tabaquerías que se realizaban en las fábricas de la Isla hace siglo y medio, rememoraron expertos del sector.

Zoe Nocedo, directora del museo del Tabaco, señaló que Montecristo y Romeo y Julieta nacieron a partir de la popularidad alcanzada por las aventuras del famoso Conde y el drama romántico de los amantes de Gerona, íconos de la literatura universal.

Ambas vitolas se encuentran actualmente entre las de mayor aceptación y comercialización entre clientes de los cinco continentes.

Al intervenir en el Tercer Encuentro Nacional de Lectores de Tabaquerías y Centros de Beneficio, Nocedo reconoció el aporte de este personal en el mantenimiento de una tradición que perduraría en el mundo, aún en tiempos de modernidad.

Señaló que unos 50 000 trabajadores de escogidas, fábricas y despalillos de todo el país se nutren de los conocimientos, consejos e historias que son relatadas por estos avezados locutores.

Explicó que en las reuniones previas a este evento, en cada provincia, se recogieron experiencias y sugerencias para enriquecer el trabajo diario y la capacitación sistemática en temas de interés nacional, cultural, deportivo e internacional.

También, apreciamos cómo la labor de estos lectores llega a los vecinos de la comunidad, transeúntes y turistas que visitan los centros productivos del sector, refirió.

La Lectura de Tabaquería, una práctica implantada en Cuba desde el 21 de diciembre de 1865, fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación Cubana en un acto efectuado en el Teatro Lázaro Peña, de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), como parte de las celebraciones por el aniversario 51 de la creación del Sindicato Nacional de Trabajadores Tabacaleros.

(William Fernández, ACN)

Ver además

Accidente aéreo consterna a Cuba

El siniestro ocurrió cerca del aeropuerto internacional José Martí, de La Habana