DE TODO EL PAÍS

Elia se re-jubila

El dedo índice da el último clic al mouse de la PC en la oficina camagüeyana de la Unión de Periodistas de Cuba. Elia, la contadora se jubila. Han transcurrido ocho años desde que la presidenta Yuldys Márquez la convenciera de abandonar su segunda jubilación para ayudarla en el quehacer administrativo de la delegación provincial.

Cierto es que no tiene cualquiera de las categorías de profesional de la prensa, sin embargo pertenece a ese colectivo de técnicos y otros especialistas que aseguran el quehacer financiero y de aseguramiento material del gremio de los periodistas cubanos.

Por la referida convocatoria, otra vez, Elia María Muñoz Fernández, desde sus funciones volvía a relacionarse con los profesionales de la prensa en el territorio agramontino. Antes había laborado siete años en Televisión Camagüey, donde se jubiló por segunda ocasión.

Pero la cuenta puede llegar a casi medio siglo de vínculos con generaciones de periodistas, teniendo en cuenta las relaciones de pareja con el autor de estas líneas, iniciadas en la andariega redacción de Adelante, un colectivo también valorado como familia que vieron crecer entre máquinas de escribir a los “coloraos” Gilberto y Barbarita: el escogió el camino de los servicios de salud y ella el periódico digital.

En estas noches de apagones revisamos, en la frescura del portal, los recuerdos como si estuviéramos escribiendo una hoja de vida. Elia, a los 17 años comenzó a laborar en la antigua clínica “Colonia Española” y aunque vio frustrada sus aspiraciones por la Medicina, los números la acompañaron durante 43 años también en la clínica dental “Pino Tres” y la Dirección Municipal de Salud, donde se jubiló por primera vez.

Las remembranzas coinciden, sin embargo, en los compañeros de Adelante que fueron muy allegados y sin punto y aparte para las actuales caras nuevas de profesionales, respetuosos y cariñosos en el periódico, emisoras de radio y televisión.

En términos contables, en el arqueo se cuentan las estrechas relaciones con directivos y otros compañeros de la UPEC en la sede nacional y las delegaciones provinciales, quienes han valorado con aprecio la experiencia y los resultados del trabajo de la Elia que hoy se re-jubila.

Esta etapa de su vida laboral coincidió con los más de dos años pandémicos, en los cuales trabajó a distancia y la mesa del comedor del hogar se  colmó de papeles y cajas de files, laptop y calculadoras, cambios en la cuenta telefónica,  variedad de útiles de oficina y compartir tiempos de conexión a Internet. Sobre todo, la satisfacción de no dejar nada aplazado… o peor, el mayor dolor de cabeza: dejar de cumplir sus funciones como contadora.

-¿Qué ha sido para Elia estos ocho años de trabajo en la UPEC?

-Para mí fue una experiencia nueva; luego de haber trabajado más de cuatro décadas en unidades presupuestadas de la Salud, comencé de Contadora  en la Upec que es una asociación y con la contabilidad parecida a la que yo estaba acostumbrada. En ese tiempo, en nuestra Casa de la Prensa resultamos una familia de siete y, además, me acercaron a conocer y considerar como grandes amigos a los que compartieron conmigo en estos ocho años y me ayudaron a ampliar mis conocimientos y esclarecer cualquier duda que pudiera tener.

“Gracias a todos por estos años compartidos, con ellos que espero que sigamos siendo los amigos que somos como hasta ahora.”

En este momento de recuerdos, pienso en aquella imagen  aprehendida en las lecturas de un “amigo” común,  Benedetti, el uruguayo:

“…mirarte
aprender como sos
quererte como sos
mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible”

Foto de portada:  Elia y sus dos hijos, en el acto de despedida. Foto: Bárbara Valdés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *