fbpx
OTRAS NOTICIAS

Fidel evoca a Martí

Ext.Día. Playitas. Fidel frente a cámara.   A su derecha la pequeña ensenada, a  la izquierda el farallón está casi incrustada una tarja que recuerda el desembarco de Martí.

FIDEL…¿ Ya están listos?….donde estamos nosotros ahora…, cuando uno piensa lo que significó el desembarco por aquí por Playitas, eran 6 hombres solamente, hace 81 años el 11 de abril de 1895, el Moncada ocurre aproximadamente, 58 años después y el Granma ocurre 61 años después de Playitas, el desembarco del Granma, ahora me pongo a imaginar lo que significó aquel hecho, desembarcar la noche por esta costa, me abundan estas playas, en el diario de Martí, dice que a las 7:30 se preparan para desembarcar, ya en aquella fecha era de noche, la noche era tormentosa, Martí dice que rumbaron mal, llegaron aquí a las 10:00 de la noche, en una noche oscura, me pregunto ¿cómo pudieron encontrar, esta Playita?, porque indiscutiblemente en estas costas en las zonas de rompiente fuerte y roca, era virtualmente imposible desembarcar, de puro milagro encontraron un rinconcito tan pequeño, como este que apenas tiene 80 mts. Para desembarcar, más hay una playita poco mayor, pero después no se encuentran playas, por estos lugares cuando veníamos en helicóptero  hacia acá, estábamos mirando la fotografía del terreno, son montañosa, ásperas, bastante secas y una vegetación muy difícil de atravesar y me imagino lo que tiene que tiene que haber sido para Gómez y Martí y los demás expedicionarios, pero especialmente para Martí, que Martí no tenía experiencia de la guerra, que Martí, que Martí no era un hombre físicamente fuerte, dedicado a su vida, a un trabajo organización, a la creación literaria, a la creación política, muy intelectual, como habían sido en aquellos momentos, y de donde encontró fuerzas para realizar una proeza semejante, remar, desembarcar, cargar con su mochila, caminar con su fusil, con sus 160 balas, caminar de noche por esos lugares, donde nosotros con mucho trabajo, hemos llegado de día, avanzar por todas esas montañas en aquellas condiciones, es algo realmente increíble, pero él mismo decía que precisamente de esas situaciones, de esa felicidad que el hombre, el hombre encuentra cuando está realizando una tarea de esa naturaleza es que saca fuerza y él sacó fuerza y nunca se vio en todo el diario de Martí, jamás se ve una queja, sino todo era optimismo, entusiasmo, orgullo, él decía que había dejado las cadenas, que lo habían acompañado durante toda su vida en la lucha por la independencia de Cuba, yo creo que fue una proeza extraordinaria y este lugar, este lugar es un lugar sagrado.

Cambio de rollo. Continuación de entrevista.

El Granma se concibió, bueno  ahora se llama Granma,  pero ya nosotros desde Isla de Pinos habíamos elaborado una estrategia de lucha. Incluía sus partes políticas para demostrar que no había ningún tipo de solución pacífica en las condiciones existentes en nuestro país bajo la dictadura de Batista, pero teníamos que demostrarlo ante la opinión pública para dejarlo bien sentado que si se iba a producir una guerra no era por deseo de los revolucionarios sino por una necesidad inevitable que imponían las condiciones políticas existentes en Cuba y en este sentido había mucho la influencia Martiana, tú sabes los enormes esfuerzos que él hizo para demostrar que la única salida que había para la Independencia de Cuba era la lucha armada frente a las corrientes autonomista.

En condiciones muy difíciles, perseguidos internamente en México, puesto que lógicamente nuestras actividades en cierta forma aunque no se dirigían contra el estado mexicano violaban las leyes mexicanas, en condiciones muy difíciles, tuvimos que organizar a los hombres, entrenarlos, buscar los medios para venir a Cuba y preparar la expedición. Cuando salimos nos estaba buscando la policía de México a todos, incluso perdimos una parte de las armas que traíamos. Solamente pudimos traer el armamento para los 82 hombres y algunas armas adicionales que después fue imposible prácticamente trasladar, nosotros habíamos hecho una discutible promesa de que en 1959 “seríamos libres o mártires”, se puede discutir la procedencia de esa promesa, pero en realidad teníamos que luchar duramente contra el escepticismo reinante en Cuba y contra las tendencias políticas que buscaban seguir la vía electoral, haciéndole el juego a Batista por eso tuvimos que hacer aquella dramática promesa y estuvimos siempre decididos a cumplirla si a última hora no hubiera sido posible venir en el Granma, nosotros habríamos venido de cualquier forma aunque fuese ocho o diez hombres, esa idea estaba absolutamente presente, siempre con el propósito de cumplir la promesa que se había hecho, pero históricamente porque uno cuando analiza los hechos históricos piensa que no era necesario esa promesa, pero una vez que se hizo, fue necesaria cumplirla.

(Preparando una posible entrevista  con Fidel,  recordamos que en el juicio por el asalto al Moncada él había declarado que José Martí era el autor intelectual de aquellas  acciones… Santiago Álvarez imaginó que solo en Playitas, un paraje  evocador, era el mejor escenario para hacer la entrevista. Fidel aceptó. Ese día llegó con un pequeñito grupo. Recuerdo a Chomi, al comandante Almeida, a Hart, a Osmani y a Pepin Naranjo. Estos fragmentos pertenecen a las filmaciones de ese día de 1976 realizada por Santiago para el filme cubano La guerra necesaria.)

Rebeca Chávez
Rebeca Chávez
Cineasta cubana. Una de las más reconocidas documentalistas del país y directora del largometraje "Ciudad en Rojo"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap