OTRAS NOTICIAS

De pruebas de aptitud y exámenes de ingreso

Por Bismark Claro Brito

Entrar a la universidad suele ser uno de los sucesos más esperados por los jóvenes cubanos y sus familiares cada año. Un proceso que se acompaña de tensión, ilusiones, mucho estudio, repasos por doquier y sobre todo no se puede desligar de la indagación para demostrar conocimiento en el tradicional trío de exámenes para el ansiado ingreso.

Pero si las aspiraciones señalan hacia el Periodismo o las Relaciones Internacionales –ambas “carreras pre otorgadas”–, los interesados deben aprobar algunos requisitos adicionales antes de examinar las asignaturas de Matemática, Español e Historia.

A partir de la situación epidemiológica de los últimos siete meses y la complejidad que reviste para la salud, el Ministerio de Educación Superior (MES) determinó eliminar para este curso (2020-2021) los exámenes de ingreso a los estudiantes que aprobaron las pruebas de aptitud de las carreras antes mencionadas.

Por ello, el jefe del departamento de Periodismo de la Facultad de Comunicación (FCOM) de la Universidad de La Habana, doctor Miguel Ernesto Gómez Masjuán, insiste en la transparencia y el rigor como principales características del proceso que selecciona a los futuros profesionales de la noticia.

¿Cuál es la importancia de las pruebas de aptitud para una “carrera pre otorgada”?

Desde Periodismo, hemos defendido durante mucho tiempo la importancia de este tipo de ejercicio, que nos permite valorar la aptitud y actitud de los estudiantes que ingresan a nuestra carrera, y lo consideramos como una herramienta efectiva, pues favorece que los seleccionados cumplan con los requisitos necesarios para ser periodistas.

Son pruebas bastante estrictas, muy bien pensadas y estructuradas, y buscan precisamente eso, seleccionar a aquellos que estén mejor preparados para que lleguen a nuestras aulas. Con estos exámenes no hemos tenido ningún problema a lo largo de la historia, porque somos muy celosos con la manera en que los preparamos. Nunca se han filtrado. Somos muy minuciosos con esto y con la calificación, porque entendemos lo que se están jugando los muchachos.

Además, estamos en presencia de una prueba importante, porque hace dos cursos la carrera ha regresado a la modalidad pre otorgada. De manera que, dentro de los que aprueban los exámenes adicionales, nosotros hacemos un escalafón con los resultados y reciben la carrera cierto número de estudiantes, atendiendo a la cantidad de plazas disponibles. Entonces, luego deben presentarse a la pruebas de ingreso y sencillamente aprobarlas, pero no a nivel competitivo.

¿Qué características de la prueba de aptitud de Periodismo validan la decisión adoptada por el MES?

Bueno, estamos viviendo tiempos sui géneris y las decisiones están de acuerdo con los mismos. En el caso de las pruebas de aptitud de Periodismo, valoramos mucho la preparación cultural del joven y su capacidad de comprensión y expresión de los problemas, tanto a nivel oral como escrito.

El examen cultural tiene un gran contenido histórico general y el hecho de que los estudiantes aprueben esa primera fase, la segunda (que es de redacción ‘muy fuerte’) y, luego sean capaces de responder bien cualquier cantidad de preguntas frente a un tribunal, hace que estemos satisfechos con ellos por el nivel demostrado y, por supuesto, los esperamos con los brazos abiertos para el nuevo curso que arrancará en febrero.

Nuestras pruebas valoran mucho los conocimientos, la preparación que tenga cada aspirante y desde esas características consideramos que esta decisión del MES –única de su tipo a partir de las circunstancias únicas que está viviendo el país– es oportuna.

¿Cómo se comportó el proceso de captación este año?

Estamos totalmente satisfechos de como se realizó, los resultados verdaderamente han sido muy buenos. En los últimos tres años las cifras han oscilado entre 250 y 350 presentados, y han terminado dentro de la carrera aproximadamente 50 en cada uno. A fines de 2019 hicimos las puertas abiertas, se llenó la Facultad –como ha sucedido siempre y en los últimos tiempos con más fuerza–, o sea, el proceso ha funcionado muy bien. Es una iniciativa que debemos mantener y veremos cómo adaptarla al nuevo escenario, sobre todo para el 2021.

Los interesados vienen, se les explican las características de las pruebas y no se les menciona nada más porque son estrictamente secretas y  nacionales (las mismas desde Pinar del Río a Guantánamo). Este es un aspecto fundamental. Las confeccionamos en el Departamento y después con el apoyo de diferentes instituciones las llevamos a cada uno de los Centros de Educación Superior (CES), donde se estudia la carrera y muchos de esos CES van a las provincias a aplicar el examen. Por tanto, es el mismo para todos los presentados en el país.

Si se hubiese conocido esta alternativa, ¿el rigor hubiera aumentado? 

No, el rigor no hubiera aumentado, ni decrecido; el rigor hubiese sido el mismo. Las pruebas de aptitud tienen eso, que las pensamos muy bien, buscan medir varias facetas y, por tanto, el rigor va a ser el mismo. No habrá cambios porque son pruebas donde lo que se mide son conocimientos asentados en el estudiante. Claro que deben estudiar. Para todo examen uno estudia, pero lo que se aprenden de memoria no funciona.

Lo que buscamos es que el muchacho sea espontáneo, sea él y se exprese como él mismo. Personas que sean comprometidas con su país, críticas con lo que está mal y que sean capaces de demostrar pensamiento propio. Aquí no se viene a repetir frases, ni consignas. Y ese tipo de concepción que tenemos de las pruebas de aptitud y del proceso de valoración (cuantitativo y cualitativo) hace que recibamos muy buenos criterios por parte de estudiantes, padres y de las organizaciones que nos apoyan, fundamentalmente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Es importante resaltar la ayuda clave que recibimos de la UPEC para la realización del ejercicio, porque los tribunales que califican son lo más heterogéneos posible y están conformados no solo por profesores de Periodismo, sino también por profesionales que trabajan directamente en los medios y por algunos ya retirados, jubilados –veteranos pero con una enorme experiencia. Así buscamos que existan diferentes visiones a la hora de valorar, hacerle diferentes tipos de preguntas al estudiante y unir cada uno de esos pedazos para formar una valoración general lo más completa posible.

¿En qué sentido esta disposición excepcional puede influir en el desempeño de los futuros profesionales?

No creo que influya en nada. Por supuesto, son tiempos difíciles, jóvenes que llevan tiempo estudiando para las pruebas y sabían que tenían la carrera pre otorgada, pero que tienen un conocimiento. Va a ser un reto para ellos, como para todos los que terminan la enseñanza preuniversitaria y entran en la superior; es un cambio muy drástico. Muchos se adaptan, a otros les cuesta más, sobre todo en primer año, que es muy fuerte en Periodismo –uno de los más difíciles– por la transformación.

La pandemia ha reformado muchas cosas y ha afectado mucho, pero nos estamos preparando muy bien para que los muchachos que se incorporen con nosotros reciban como siempre la mejor preparación de nuestros profesores de excelencia; para apoyarlos en todo y  solucionar los problemas con los que puedan llegar; para formarlos y entregar a profesionales, cuando terminen los 4 años de carrera, muy bien preparados.

¿Qué opina sobre la posibilidad de eliminar los exámenes de ingreso correspondientes a Matemática y Español para los estudiantes que opten por Periodismo en cursos posteriores?

Eso habría que valorarlo, pero el periodista debe tener una formación integral. La prueba de aptitud de tres fases nos permite seleccionar a estudiantes que están, evidentemente, muy preparados; pero creo en la necesidad de que ellos sepan que necesitan seguir estudiando cuando conozcan del pre otorgamiento, no solamente por el hecho de aprobar con 60 puntos, sino para su vida.

Sigue siendo válido que para cursos posteriores se mantenga tal y como estaba hasta el curso pasado. No sé si los futuros aspirantes estarán de acuerdo con mi criterio, pero lo que puedan aprender de Español e Historia en ese tiempo de preparación para las pruebas de ingreso les va a ser útil, les ayudará.

(Tomado del sitio de Fcom)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *