OTRAS NOTICIAS

Revista Mujeres: entre metas y obstáculos

Al decir de Martí, “las campañas de los pueblos solo son débiles cuando en ellas no se alista el corazón de una mujer”. El pueblo cubano ha tenido y tiene a las mujeres, comprometidas con la historia y el quehacer de un país construido día a día.

Como uno de los medios para ver representados sus intereses e inquietudes, las cubanas han contado durante casi 59 años con la revista Mujeres. Fundada el 15 de noviembre de 1961, derrumbó estereotipos arraigados fuertemente a la sociedad de la época; entre ellos, los conceptos machistas, homofóbicos y banales.

Su objetivo, luego del cambio de Vanidades a Mujeres, fue contribuir a la búsqueda de la equidad entre ambos géneros, así como reflejar la realidad de las mujeres cubanas y ser un medio para encontrar oportunidades e información. Con la ayuda de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) la publicación, inicialmente con una salida mensual, se propuso, además, realizar un proyecto de educación sexual.

La actual directora de Mujeres, Iraida Campo, dialoga con Cubaperiodistas sobre la publicación femenina, su historia y, a pesar de las vicisitudes por las que transita la industria poligráfica, se siente optimista con los proyectos futuros.

—La versión impresa de Mujeres hace mucho no llega a los estanquillos…

—2019 no fue un buen año para nosotras. Antes del período especial la revista era mensual. En la etapa más dura, salimos en formato de tabloide con el nombre de Mujeres en campaña y en un Congreso de la Upec, con la presencia de Fidel Castro, nuestras representantes plantearon rescatar el formato original, lo que al líder de la Revolución le pareció un pedido muy justo. A partir de entonces, retomó dicho formato, pero con un número limitado de cuatro tiradas al año. Y así se mantuvo hasta ahora”.

— ¿Qué temas aborda esta hija ilustre de la Editorial de la Mujer?

—Aquí tratamos todos los temas. No es una revista clásica. No es solo de consejos de belleza o fórmulas para conseguir la figura de mujer perfecta. Tocamos aspectos de la realidad nacional e internacional con el prisma de la teoría de género. Escribimos temas relacionados con la sexualidad humana o con el subsidio para la vivienda; también hay lugar para textos sobre deporte o economía. No existe ninguno vedado para nosotras. En Cuba visibilizamos el empoderamiento de la mujer y las oportunidades de todas en un país donde pueden aflorar en cualquier esfera. Además, nos enfocamos en los intereses de la familia y le damos igual importancia a los temas vinculados con los hombres, los niños o los ancianos del hogar.

— ¿Cómo ha sido la experiencia en la web?

—Aunque los números se han estado entregando en la imprenta y estos no han salido impresos, las periodistas han publicado en la web. Hemos trabajado en la página y en las redes sociales, hemos hecho dossiers especiales; entre ellos, Mujeres en cifras; otro sobre el pensamiento feminista y sus representantes, en el cual no nos limitamos a América Latina ni a Cuba, abarcamos todo el mundo. Asimismo, un tercero que ofrece una visión de la labor de la mujer en el Festival de Cine, ya sea como realizadoras, productoras, actrices, todas en general.

—A la web subimos trabajos acompañados de audiovisuales, de manera que estén lo más completo, útil y atractivo posible. Pretendemos que este quede como el portal de la Mujer, con las posibilidades que brinda la tecnología.

— ¿Considera como más más provechosa las publicaciones físicas o las digitales?

—Para ambos formatos hay lectores. Algunos prefieren tener la revista en físico para coleccionarla, para poderla tocar. La versión en papel tiene alcance, principalmente, para las personas mayores, para aquellos que no dominan las nuevas tecnologías. Otros prefieren la pantalla de sus celulares u ordenadores, sobre todo los jóvenes. Nosotros no desechamos ninguna de las versiones. Paralelamente llevaremos ambas.

— ¿Existen pretensiones de llevar esta revista a las jóvenes generaciones?

—Pretendemos y necesitamos. La vida es de la juventud. Tenemos encuestas a punto de arrancar para saber qué les interesa y les gustaría ver a ellos. Además, recibimos muchas opiniones y deseos de orientación de las personas en esta etapa de la vida. Un número sobresaliente de estos, requieren las muchachas que nos llegan con problemas de pareja.

—La primera tirada de hace 58 años tenía en su portada a una mujer negra y trascendió por los deseos plasmados en ella de derrumbar la discriminación racial y social. ¿Cuál sería la portada de Mujeres en los tiempos actuales?

—Si se quiere saber la historia que nos ha llevado hasta la Cuba actual es necesario recurrir a la revista Mujeres, pues nosotras hemos mostrado nuestro camino en este recorrido de 60 años, desde la lucha por la construcción de los círculos infantiles. El número actual, del cual solo vieron la luz 500 ejemplares en una primera instancia muestra a una mujer dirigente de una refinería de petróleo, la más importante del país, la Ñico López. Esto es un ejemplo de hasta donde han logrado posicionarse las cubanas.

— ¿Cómo se proyecta la publicación para el futuro y cuál es el camino?

—Es un poco difícil de decir. No porque no tengamos ideas sino porque tenemos demasiados obstáculos. Quisiéramos rescatar la versión impresa, así como nuestra frecuencia de salida. Hacer una revista capaz de reflejar, mucho más, la realidad de hoy es el propósito más importante. Nos vamos a preparar para defendernos en un medio diferente (casi por completo) al de 10 o 20 años atrás. Tenemos la responsabilidad de informar a la familia en base a una sociedad distinta, con otras necesidades.

Aunque la publicación cubana continúa sus labores con el apoyo de organizaciones como la Unión de Periodistas de Cuba, FMC y el Partido Comunista de Cuba, la situación es tensa. Como una adversidad para llegar a los jóvenes puede mencionarse la falta de nuevos ingresos de recién graduados en el último año. No obstante, en el colectivo prevalecen los deseos de realizar nuevas acciones, de no desvincularse de sus seguidores, e incluso de incorporar hombres al grupo de trabajo. Entonces, poder volver a disfrutar de la revista Mujeres en los estanquillos nacionales es todavía una demanda de la publicación y de su público.

(Imagen: Ary Vincench)

One thought on “Revista Mujeres: entre metas y obstáculos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *