NOTAS DESTACADAS

Internet, otro campo de batalla de un continente en disputa

¿Qué cambió y qué ha permanecido con respecto a la información, los medios de comunicación y la lucha ideológica en este nuevo – ya no tan nuevo- escenario que es Internet? ¿Qué oportunidades y desafíos plantea Internet para las propuestas alternativas al sistema capitalista? Con estas interrogantes, Iroel Sánchez, moderador de La Tertulia, espacio de debate digital de la Unión de Periodistas de Cuba, comenzó la videoconferencia en vivo hoy 27 de agosto.

“Un campo de batalla llamado Internet”, tema de esta tercera edición del encuentro, contó con la participación de Pedro Santander Molina, periodista, Doctor en Lingüística y Profesor Titular de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; Edwin Madrigal, filólogo, sociólogo, comunicador, productor audiovisual y Organizador del Movimiento Red de Jóvenes Comunicadores de Nicaragua; René Ramírez Gallegos, académico, economista, Doctor en Sociología con especialización en Relaciones de Trabajo, Desigualdades Sociales y Sindicalismo por la Facultad de Economía Universidad de Coimbra – Portugal; y Fernando Buen Abad, especialista en Filosofía de la Imagen, Filosofía de la Comunicación, Crítica de la Cultura, Estética y Semiótica.

Iroel Sánchez, en la conducción de La Tertulia. Foto: Heriberto González Brito/Cubaperiodistas.

Al iniciar el diálogo, Pedro Santander Molina señaló que el tema comunicacional ha jugado siempre un gran rol en la lucha política. “Grandes revolucionarios como Lenin, Mao, Allende, Rosa de Luxemburgo, Fidel… incursionaron en lo mediático y periodístico. Hoy, a diferencia de hace 20 o 30 años atrás, no vamos detrás de la comunicación, sino que la comunicación viene hacia nosotros. Esa inversión ha ocurrido, de manera fundamental, gracias a los dispositivos móviles tecnológicos.

“En la actualidad no podemos considerar desconectarnos de lo comunicacional. El celular, los dispositivos móviles y las redes sociales llegan a lo físico, ya no solo a lo cognitivo. Están en la palma de nuestras manos y son casi una extensión fisiológica de nosotros. Es importante considerar, en primera instancia, esa inversión de la dinámica”, añadió.

El académico chileno apuntó que un segundo elemento a tener en cuenta es que en el ámbito comunicacional, durante gran parte del siglo XIX, los medios de comunicación tradicionales tuvieron la hegemonía. “Pero que hay que tener conciencia que la comunicación es mucho más que los medios; incluso, más importantes por su influencia ideológica resultan en la contemporaneidad las redes sociales y los videojuegos. Tenemos que ampliar nuestra mirada desde lo mediático hacia un fenómeno comunicacional mucho más amplio”.

Pedro Santander Molina. Foto: Heriberto González Brito/Cubaperiodistas.

Asimismo, dijo que la comunicación está en el centro (incidiendo y siendo incidida por las tecnologías de la información y las comunicaciones) del salto tecnológico en el que viven las sociedades actuales, lo que acentúa el grado de dominación sobre las personas y, también, su grado de respuesta en el marco de la lucha de clases.

Asimismo, dijo que un tercer elemento distintivo ha sido que la comunicación está en el centro (incidiendo y siendo incidida por las tecnologías de la información y las comunicaciones) del salto tecnológico en el que viven las sociedades actuales, lo que acentúa el grado de dominación sobre las personas y, también, su grado de respuesta.

Por su parte, René Ramírez Gallegos señaló que el fenómeno provocado por la Internet habría que plantearlo desde una perspectiva estructural en la que se articulan dos temas denominados capitalismo y colonialismo digital. Añadió que el capitalismo digital se retrotrae a la fase mercantilista rentista de su homólogo en el mundo físico, donde la ganancia se da por transferencia una vez más, pero ahora venido a través del dato, la información y el conocimiento.

René Ramírez Gallego.Foto: Heriberto González Brito/Cubaperiodistas.

El catedrático subrayó que estos elementos, unidos a la comunicación, configuran una disputa que atenta contra la democracia, generando narrativas en el espacio de la virtualidad como las que favorecieron los recientes golpes de Estado en Latinoamérica. Asimismo, dijo que es necesario enfatizar en que la virtualidad está siendo el escenario de una nueva colonización y que en las plataformas de la web también se dan procesos de resistencia que deben ganar en articulación: “La Izquierda, el progresismo, tiene que avanzar en recuperar el dato como un bien público”.

Para Buen Abad hay un punto de inflexión en el cambio del viejo discurso de Internet como un espacio ciudadano donde habría libertad, igualdad.

El especialista en Filosofía de la Comunicación explicó además que se ha pasado de la ilusión de la democracia vía Internet a la percepción de que por cuestiones de seguridad había que tener cuidado con quienes hacían uso de ella.

Fernando Buen Abad. Foto: Heriberto González Brito/Cubaperiodistas.

“No podemos perder la provocación de este encuentro que es que estamos en un escenario de guerra en el que estamos disputando en condiciones asimétricas. Porque ellos – la derecha- lograron dos condiciones que son cruciales en la guerra mediática: el don de la ubicuidad y el don de la velocidad”.
Asimismo consideró que la mayor debilidad de las fuerzas progresistas de la región es su falta de articulación. “Nos encontramos como un archipiélago inmenso de iniciativas de comunicación, pero un archipiélago inconexo. No logramos todavía la concreción de un programa político que nos permita ensayar y ensamblar la construcción del clamor popular. Hemos caído en la emboscada de creer que abriendo una página, un micrófono o un programa queda saldada la deuda de un proyecto de comunicación”.

Edwin Madrigal. Foto: Heriberto González Brito/Cubaperiodistas.

De acuerdo con Edwin Madrigal, se debe dar la pelea en las redes sociales sin dejar de lado la lucha en las calles. “No basta con hacer uso de las plataformas comunicativas digitales, hay que procurar soberanía tecnológica. En un campo que no es el nuestro, no podemos estar todo el tiempo apagando fuegos. Debemos instaurar una agenda propia”.
En ese sentido, Santander Molina dijo que en un escenario tan tecnológico y asimétrico en el que no se puede no estar, una de las opciones que debe asistir a las fuerzas progresistas es -más que por los emisores y por los contenidos- apostar por las audiencias. “Creo que nuestra capacidad de ataque comunicacional es limitada, por ello hay que abogar por estrategias de defensa”, acotó.

Mientras, Ramírez Gallego expuso que en un continente en disputa para el progresismo es esencial tener militancia, lo que implica pedagogía política pues únicamente así se contará con una ciudadanía activa con conciencia histórica y de transformación social.

Por su parte, Buen Abad recalcó además que se requiere formación política en materia de medios. “Necesitamos formación de cuadros para fabricar munición comunicacional. No hemos sabido darle continuidad a la tarea de militancia con los medios. Precisamos de fábricas de contenidos que nos permitan reforzar las agendas de nuestros pueblos”, expuso.

¿Cuáles podrían ser posibles rutas para sortear los inmensos desafíos de la lucha política en Internet?, preguntó Iroel Sánchez a propósito de resumir esta edición de La Tertulia.

Edwin Madrigal: “Potenciar la construcción de una red de comunicadores y generar productos comunicativos atractivos”.

Buen Abad: “Aprovechar la herencia de las luchas de resistencia desde abajo generadas en América Latina y de reconstrucción de diversidades e identidades”.

Santander Molina: “Autoevaluarnos. Refundar una teoría crítica de la comunicación latinoamericana”.

(Noticia en construcción)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *