NOTAS DESTACADAS

Mientras más viable sea la información, habrá menos personas confundidas

A un mes de haberse confirmado en el país el primer caso de la COVID-19, el Gobierno cubano continúa el chequeo diario sobre la situación con el nuevo coronavirus y el Plan para su prevención y control en la Isla, donde hasta este sábado se habían confirmado 620 enfermos.

En la reunión que cada tarde tiene lugar en el Palacio de la Revolución, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, hizo hincapié en la implementación de las decisiones que el Gobierno ha ido tomando para enfrentar la pandemia. Hay que explicarlo todo en detalle, precisó, para que la gente no se confunda, e implementar las medidas lo más rápido posible.

Al respecto de las nuevas disposiciones relacionadas con la paralización del transporte público y la reestructuración del comercio, que han generado algunas dudas entre la población, el Jefe de Estado indicó que hay que dar más información y, sobre todo, detallar las opciones que tienen cada medida.

Ejemplificó con el traslado de los enfermos a los hospitales por urgencias médicas, los que necesitan hemodiálisis o tratamientos oncológicos. Igual sucede, dijo, con los puntos comunitarios de venta; qué tiendas permanecen abiertas; cuáles no; cómo serán las ventas en los barrios y por vía electrónica.

Si lo principal es la COVID-19, si hemos hablado de gobierno electrónico, apuntó, entonces los portales web del ciudadano y los del ministerio de Salud Pública, Transporte y Comercio Interior tienen que dar información. De otra forma, agregó, estamos rompiendo el gobierno real del gobierno virtual.

Díaz-Canel consideró además que todos los puestos de dirección de los diferentes organismos de la Administración Central del Estado tienen que poner teléfonos a disposición de la población, para que pueda llamar y preguntar sobre las medidas.

“Mientras más viable sea la información, habrá menos gente confundida, menos gente molesta y con incomprensiones”.

A partir de algunas opiniones de la población, Díaz-Canel intercambió con quienes dirigen el enfrentamiento a la COVID-19 en el país, sobre la alimentación y el avituallamiento en los hospitales que atienden pacientes confirmados o sospechosos; la información oportuna a los familias que tienen a algunos de sus miembros en los centros de aislamiento; el suministro de las gotas homeopáticas de Prevengho-Vir y las explicaciones claras sobre el medicamento y la forma de administrarlo; así como determinadas quejas del trabajo en algunas farmacias que aún solicitan renovar el tarjetón de medicamentos controlados, cuando desde el principio se decidió extender su duración.

En este aspecto, reiteró el apoyo que las organizaciones de masas y los gobiernos locales tienen que dar a los ancianos en la compra de sus medicamentos.

Díaz-Canel propuso la incorporación de jóvenes universitarios y técnicos medios en la solución de los problemas que más incomodan hoy en los barrios. “Tenemos a todo el mundo en las cuadras, cómo no vamos a ser capaces de mover a todo ese potencial, a toda esa inteligencia, y ponerla en función de esto. No es sacar más gente para la calle, es darle tareas precisas”, aclaró.

En este punto, el mandatario ilustró con los estudiantes de Informática, que pueden desarrollar aplicaciones; los de Pedagogía, que pueden colaborar en las teleclases con los niños del barrio; los de Medicina, que pueden asistir a los ancianos en la compra de sus medicamentos; o los de Comunicación Social, que ayudarían a hacer llegar toda la información. “Hay miles de maneras creativas de aprovechar a todo el mundo, sin tener que estar saliendo, ni violando el aislamiento social”.

Como es costumbre en estas reuniones de chequeo, el Ministro del Salud Pública, José Angel Portal Miranda, actualizó a la dirección del país sobre la situación con el nuevo coronavirus, del que ya se han confirmado 1 563 857 casos en todo el mundo y han fallecido 95 044 personas, para una letalidad del 6,08%.

En Cuba, hasta este sábado, permanecían ingresados para la atención y vigilancia 8 279 pacientes, en hospitales y centros de aislamiento. Además eran chequeadas 7 128 personas por la Atención Primaria de Salud.

De los 620 casos confirmados con la enfermedad, 513 presentan una evolución clínica estable, 16 han fallecido, dos fueron evacuados a sus países y 77 recibieron su alta médica.

El Ministro informó además que en estos momentos existen 13 eventos de transmisión local de la COVID-19, pues en las últimas horas los municipios espirituanos de Taguasco y Cabaiguán se sumaron a los once que ya existía.

En medio del enfrentamiento a la pandemia, Cuba continúa su solidaridad con el mundo y hasta el momento, puntualizó Portal Miranda, las brigadas del Contingente Internacional Henry Reeve trabajan en 18 naciones, con cerca de 1140 especialistas.

(Tomado del sitio presidencia.cu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *