OTRAS NOTICIAS

Susana Lee en el recuerdo

Creo que durante más de 40 años fui amiga de Susana Lee López. Y mucho aprendí de ella como una profesional capaz de ocuparse de su colectivo y como una magnífica organizadora del trabajo a la hora de planificar y de evaluar lo que se había hecho en un periodo dado.

Pero, por encima de todo, no podríamos olvidar su capacidad para señalar dificultades y errores en un texto, pues era particularmente precisa en la revisión de los materiales originales que le llegaban, para no cometer errores, especialmente en la revisión de cifras. Se mantuvo al frente del Equipo Económico de Juventud Rebelde durante un largo período y supo hacer cada día una labor que trascendiera.

Mientras ella laboraba en Juventud Rebelde yo me encontraba en Granma, y coincidimos en las coberturas del proceso de elaboración, discusión y aprobación de la Constitución de 1976; las sesiones ordinarias y extraordinarias de la Asamblea del Poder Popular; las elecciones para delegados y diputados, que ella manejaba con pleno conocimiento de las leyes y el resto de los documentos que debíamos tener muy presentes en ese  desempeño.

Pero Susana era sobre todo una profesional particularmente entregada al trabajo y a la Revolución. Tenía 15 años de edad cuando se presentó en el periódico Hoy buscando formarse como periodista. Blas Roca la aceptó y allí  trabajó durante años. Cuando tenía la edad necesaria, se presentó para ingresar en la Universidad de La Habana, y estudió Derecho.

Indagó y buscó cuánto fue necesario para ganar la confianza de los lectores, pero especialmente ganó el reconocimiento de Fidel. Recuerdo que comentó muy emocionada que en un encuentro que tuvo con el Comandante en Jefe, este le repitió —literalmente—,  párrafos de un trabajo que le habían publicado ese día,  reconociendo lo acertado de lo que exponía. Se encontraba ya en Granma, donde también estuvo durante años.

Recuerdo las palabras de Rosa Miriam Elizalde en un  encuentro que tuvo lugar en la UPEC, donde Rosa explicó que Susana y ella habían realizado una entrevista a Fidel. Y que como Granma salía al día siguiente,  ella podría haberla publicado antes, pero no lo hizo hasta que no coincidieron ambos diarios, un día después. Así era.

Su admiración, cariño y respeto por Fidel la llevaba a trabajar cada discurso del Comandante en Jefe y con ello formular planes que podrían seguir los reporteros que trabajaban con ella. Era un método infalible para no perder de vista aspectos fundamentales y no improvisar.

Puedo asegurar que durante mis primeros tiempos como directora de Trabajadores tuve siempre su apoyo.

Susana no tenía descanso. Siempre al tanto del acontecer como un ejemplo de su profesionalidad, que iban de la mano con su entrega y honestidad, algo que los más jóvenes que fueron llegando a Granma pudieron valorar, tanto como quienes estuvieron junto a ella en Juventud Rebelde, un tiempo antes. Tenía la capacidad de multiplicarse, y trabajar hasta muy tarde  para no retrasar la entrega de un material o un documento que le solicitaban. Su muerte nos sorprendió inevitablemente. Ni antes ni después hemos dejado de admirarla.

One thought on “Susana Lee en el recuerdo

  1. Magali, la retrataste como era Susana. Tuve la oportunidad de trabajar como subordinado de ella cuando fui corresponsal de Granma en Camagüey y después, siendo ella diputada por Camagüey, coincidimos muchas veces en trabajos relacionados con el Poder Popular y en recorridos con el Comandante en Jefe Fidel Castro. Magnífica compañera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via