TECNOLOGÍA

Un buen podcast no se hace solo con buena voz

En tiempos recientes, los podcasts, esas emisiones digitales muy parecidas a un programa de radio personalizable, se están abriendo cada vez mayor camino como medio para comunicar ideas e intercambiar apasionadamente sobre diversos intereses de la gente, noticias y hechos de actualidad.

Bajo la batuta de un presentador, cuando no es una emisión en solitario, los entrevistados abordan una temática específica que puede comprender varios episodios y pueden ser escuchados en tiempo real o bajo demanda. Muchas radioemisoras los utilizan como entregas capsulares de parte de su programación convencional y blogueros, sitios web y diversas plataformas en Internet también los incorporan progresivamente.

Sin embargo, hacer un podcast que suene bien puede ser difícil y el menor error en la grabación o en el  despliegue de la pista final puede arruinar el esfuerzo. Este es un producto comunicativo que no se hace solamente con buena voz.

El experto Will Rice, un podcaster y artista de la voz con quince años de experiencia, tiene un espacio propio en Pro Voice Guy Podcast, donde a menudo lanza útiles consejos sobre cómo escribir, producir y publicar un éxitoso podcast.

Muchos de estos ABCs provienen de requerimientos elementales de la añeja radio: garantizar un sonido limpio, libre de ruidos, lograr clara dicción, control respiratorio adecuado y evitar las distracciones durante la grabación.(¿Recuerdan los carteles en rojo En el aire o Grabando, a la entrada de las cabinas de radio y estudios de TV?)

Rice opina que muchas veces lo que compromete el resultado final no es precisamente la calidad del micrófono, si es más o menos profesional, sino las limitaciones del lugar donde se realiza la grabación. Si ese local está climatizado, por ejemplo, a menudo el principal ruido parásito viene del equipo acondicionador de aire, o del transformador de una lámpara fluorescente.

Está claro que muchos entusiastas del podcast no tienen cómo hacerse de un estudio profesional o un espacio de grabación con todas las de la ley, pero hay varias maneras de mejorar la calidad del sonido: colgar mantas o frazadas en las paredes, ubicar más muebles o alguna alfombra en la habitación. Cuando lo anterior no sea viable, un podcaster solitario puede lograr impresionante mejoría en el audio instalando sus equipos y realizando la grabacion dentro de un closet con ropa adentro.

Una vez que el tema del lugar esté bajo control, es tiempo de pensar en un micrófono decente, acorde a los presupuestos y posiblidades. Cualquier movida que sustituya los micrófonos incorporados a una laptop o un simple teléfono, hará una gran diferencia en el resultado final.

Lo demás es prácticar, buscar consejo con expertos o gente de radio que escuchen tus grabaciones y te proporcionen crítica constructiva. Y escuchar podcasts hechos por otras personas entusiastas, que aunque no tengan la voz radiofónica perfecta, sí estén sobre el buen camino de la “podcastingdifusión”.

Fuente: Traducido  de Pro Voice Podcast

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via