DE TODO EL PAÍS

“Gracias a mi público no tengo soledad”

Foto: Leandro Pérez Pérez.

Escuché su voz por primera vez en una de mis visitas a Guáimaro —el municipio más oriental de Camagüey. Era sábado por la tarde y yo me conectaba con las ondas radiales de ese pueblo. Con Aurora Nápoles Quiñones conversé hace poco más de dos meses. La emisora a la cual ha dedicado su vida estaba próxima a cumplir cincuenta años, pero por esos días ella no sospechaba del premio que en mayo recibiría uno de sus programas.

“Heredé la humildad de mi padre, Leonel, él me educó en el culto a estas tierras. Mi familia es de las fundadoras de Guáimaro, así que lo llevo en la sangre. Por eso me siento muy orgullosa de Miradas a la ganadería, donde dialogamos acerca del renglón económico fundamental de este municipio. Como lo dirijo, escribo y conduzco, intento desde esos tres roles acercar a los oyentes a los secretos del hombre de campo”.

Aurora recuerda que la idea general de Miradas… fue una solicitud del subdirector, a la cual respondió con una propuesta pensada para los sábados en el horario de 6:30 a 7:28 p.m. Ese espacio de la experimentada locutora, con tres décadas de trabajo en la emisora de los guaimareños, fue reconocido entre los programas variados en el 41 Festival Provincial de Radio, y ese resultado se debe, en gran medida, a la pasión con que Aurora asume los retos laborales. “Yo amo mucho la radio del pueblo, la que tiene que responder a la gente, la que necesita parecerse a sus públicos. Los oyentes me dan más de lo que creo merecer, pero ese cariño lo he labrado con trabajo y respeto”.

De la convocatoria para entrar a Radio Guáimaro —a la cual asistió luego del aviso de una amiga— cuenta que hizo la prueba de locución y el jurado la aprobó solo a ella, “tuve suerte, y hasta hoy sigo aquí”, e insiste en continuar hablando de su amor por el trabajo que realiza cada día.

En la actualidad, la emisora, según ella valora, “se transforma desde las bases de la creación. Tenemos una lista considerable de programas que ya tienen una historia, y aún permanecen vivos”. Entre ellos puede mencionarse otra de sus pasiones, la revista cultural Buenas noches, Guáimaro, al aire hace 25 años por la planta que ahora transmite 16 horas diarias.

“Como las dificultades internas se rompen tras los cristales, al oyente le puedes dar la mejor imagen con palabras y sonidos. En estos tiempos tenemos que exigirnos más, porque competimos con las tecnologías digitales, y nos hemos sumado también a ese mundo, pues ya la emisora tiene su audio real en Internet”.

En las personas del pueblo que la saludan cuando camina por las calles de Guáimaro, encuentra Aurora a los hijos que no tuvo. “Gracias a la compañía de mi público, de los amigos y de la familia no tengo soledad, ni tristeza, ni frustraciones; venzo todos esos sentimientos”.

2 thoughts on ““Gracias a mi público no tengo soledad”

  1. Una mujer extraordinaria, profesional apasionada, guaimareña amantísima. Una voz dulce e inteligente, un símbolo de la radio de La voz de la Constitución y de la cultura de la ciudad donde también nací y de la que ambos sentimos orgullo, la ciudad de la cual habló Martí en la hermosa crónica 10 de abril. Feliz de ver a mi amiga Aurora en Cubaperiodista, a nuestra “Aurora de rosa en amanecer…”

    1. Tu comentario “habla” de lo que sientes por ese pueblo y del cariño que a Aurora le profesas. A mí también, en un rato de diálogo, me encantó con su voz y pasión.
      Saludos, agradezco tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap