Fidel es recibido por  el presidente Allende en el aeropuerto (Foto: Jorge Oller)

Este año conmemoramos el  aniversario cincuenta de la muerte del Comandante Ernesto Che Guevara, quien cayera en Bolivia defendiendo los ideales de justicia y libertad para la América nuestra. En homenaje a su memoria traemos estas fotografías captadas el día que Fidel contempló el primer monumento al Guerrillero Heroico que se levantó en el mundo.

Sucedió en Santiago de Chile, al día siguiente del imponente recibimiento que le tributaron plenos de alegría, respeto y cariño el presidente socialista Salvador Allende y el pueblo chileno al Comandante Fidel Castro.

En la tarde del 11 de noviembre de 1971, Fidel colocó una ofrenda floral ante el busto de José Martí situado en la Gran Avenida de la comuna de San Miguel, barriada eminentemente proletaria y socialista ubicada en la zona industrial del sur de Santiago de Chile. Su presencia no pasó inadvertida  y muy pronto cientos de vecinos y curiosos lo saludaron y entre vivas y aplausos lo acompañaron a ver el monumento al Che que estaba en la misma avenida, muy cerca de allí.

Fidel junto con Armando Hart y dirigentes chilenos observa el monumento al Che (Foto: Jorge Oller Oller)

El Alcalde de la comuna de San Miguel, “Tito” Palestro Rojas, que había erigido el busto de Martí algún tiempo antes,  fue también el impulsor del monumento al Che, el cual comenzó a construirse a principios de 1970 con los recursos de la municipalidad y la ayuda de los artistas y obreros de la barriada. La figura del guerrillero fundida en bronce y con un peso de 1.400 kg fue creada por el escultor Praxíteles Vázquez y la base por los arquitectos Gastón Jobet, Raúl Bonnefoy y Guaraní Pereda.

Otra vista del Monumento al Che erigido en la Comuna San Miguel, de Santiago de Chile (Foto: Jorge Oller)

El alcalde y los vecinos continuaron explicando a Fidel que el  monumento fue inaugurado el  domingo 8 de noviembre de 1970 con la presencia de varias delegaciones de países hermanos y un gran desfile de obreros, precisamente a los cinco días de haber asumido la presidencia Salvador Allende y a los tres años y un mes del asesinato del Che en La Higuera.  En su discurso, “Tito” Palestro resaltó con emotivas palabras la vida del Che y a nombre de la comunidad entregó aquella obra a la juventud valiente, “capaz de sentir, en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier parte del mundo”

Fidel colocando una ofrenda a José Martí en la Comuna San Miguel

El Comandante escuchó emocionado la explicación del alcalde y los pobladores de la comuna y agradeció a nombre de nuestro pueblo  el haber erigido el primer monumento al Che, lo que consideró  como “un gran acto de justicia y reconocimiento histórico”. Y prometió volver antes de regresar a Cuba.  Así lo hizo el 28 de noviembre en un multitudinario acto ante el monumento donde describió la fecunda obra revolucionaria del Guerrillero Heroico, terminando con estos párrafos:

“Al Che, a su figura, a ese símbolo, lo creó él en su breve pero intensa vida, en su breve pero creadora vida.  No pretendió eso, no buscó eso.  Pero como resultado de su vida, de su desinterés, de su nobleza, de su altruismo y de su heroísmo, se convirtió en lo que es hoy:  se convirtió en una bandera, se convirtió en un modelo, se convirtió en un batallador, se convirtió en un guía, se convirtió en un monumento de la nobleza y del espíritu de justicia, y que se puede resumir en dos palabras:  en el modelo de revolucionario, en el modelo de combatiente y de comunista para los pueblos del mundo”

Nota: el 16 de septiembre de 1973, cinco días después del golpe militar de Pinochet y la muerte del presidente Allende en el Palacio de La Moneda, la estatua del Che fue derribada por la soldadesca de la dictadura para tratar de borrar su memoria. Pero ya en aquellos tiempos  la imagen del Che estaba  en todas partes y latitudes: en grandes carteles, en pancartas y pullovers; en  banderas de combate que enarbolan los obreros y estudiantiles exigiendo sus derechos o en en las paredes de las casa mas humildes.

Además de Santa Clara, donde se encuentra el complejo escultórico, donde se guardan los restos del Comandante Ernesto “Che” Guevara y sus compañeros de lucha en la guerrilla boliviana, y La Habana, donde un mural inspirado en la mítica foto de Korda al Che, ubicado en uno de los edificios en la Plaza de la Revolución José Martí,  otras obras escultóricas como  las estatuas de El Alto y la Higuera en Bolivia, la de Rosario en Argentina, la de Oleiros en España y en otros lugares del planeta, recuerdan que las ideas del Che prevalecen y la lucha continua. Como continúan vigentes aquellas proféticas palabras que les dijo Fidel a los comuneros de San Miguel ante la estatua del Guerrillero Heroico: “La historia de nuestra América es larga, la lucha ha proseguido y tendremos todavía que luchar hasta que nuestros pueblos puedan cumplir cabalmente la obra de sus precursores”

Fuentes:

  • Diario Granma del 12 de noviembre de 1971
  • Diario Granma del 30 de noviembre de 1971
  • Vivencias y fotografías del autor

 

Ver además

El torero Luis Mazzantini y la trágica Sarah Bernhard

El 14 de noviembre de 1886, miles de fanáticos a las corridas de  toros  se

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.