Periodismo: misión de servicio público

prensa-parlamento02En el primer plano sonoro se escucha hablar de planificación, presupuestos, organización, causas, productividad del trabajo, crecimiento del salario medio mensual. Cada quien escucha, toma datos y dibuja en su mente la entrega del día…

Concentración, ojos atentos, dedos ágiles, un tecleo incesante surca de una esquina a otra la sala de prensa, mientras un humeante cafecito dispersa su aroma. Algún susurro sube el tono, pero en el primer plano sonoro se escucha hablar de planificación, presupuestos, organización, causas, productividad del trabajo, crecimiento del salario medio mensual. Cada quien escucha, toma datos y dibuja en su mente la  entrega del día.

Frente a Pc, laptops, tabletas o con atención en sus móviles la vista recorre pantallas. Lecturas y relecturas preceden cada nuevo tecleo. Como hormigas que halan sus hojas poco a poco, ésas necesarias, así se van plasmando las ideas que luego se socializan desde sus medios de comunicación, en blogs o las redes sociales en la internet.

Transcurre el Quinto Período de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en su Octava Legislatura. Coincidentemente, cumple 52 años la Unión de Periodistas de Cuba, una organización fundada a pura voluntad y alimentada con ella, a través de los años. Recuerdo ahora del más reciente pleno, las palabras de su presidente, Antonio Moltó, cuando reconocía que “hay mucha inteligencia y valores entre nosotros”.

Entonces también aconsejaba que la Upec tiene que confirmarse como una escuela de valores por nuestra misión de servir. Y por ese sentido del servicio se mueven por Palacio de Convenciones, en esta ocasión, unos 90 colegas de unos 15 Medios de Comunicación. Unos reportan desde la Sala de Prensa, otros desde el salón plenario. Muchos se aferran al incesante tecleo, otros saborean planos e imágenes que podrán hacer historia. Algunos optan por un té o el TuKola como sustento primero de la jornada.

“Hay que trabajar mucho y con mucha disciplina” aseguró para toda la nación, el General de Ejército, Raúl Castro durante la clausura, donde dijo que se revirtió la tendencia a la desaceleración del crecimiento del Producto Interno Bruto, el PIB que creció hasta el 30 de junio, un 4,7 por ciento . También reflexionaba acerca de que “no es posible concebir, mientras se mantenga el bloqueo, relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos”. Y confirmó esa nuestra disposición como país de “contribuir a la paz, la seguridad, la estabilidad, el desarrollo y la equidad en nuestro continente y en el mundo”.

A la 1 y 50 pasado el mediodía, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros concluía la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Mis colegas, en defensa de su misión se mantienen atados a sus sillas, no pueden perder ni un detalle acerca de lo escuchado, con reposada actitud y con el advertible orgullo de quien publicará la última, prefieren, antes de almorzar dejar lista su obra. Esa que acarician siempre como la primera y la más importante de su vida reporteril. Otros ajustan lentes y micrófonos que se erigen incansables. El incesante tecleo crece.