OTRAS NOTICIAS

El humor se recrea en San Antonio de los Baños

Se abrió una amplia muestra de la obra de Rafael Fornés, caricaturista cubano que dejara una vasta obra en el periódico Revolución y en la revista Signos, entre otros medios (Foto: Yoandry Avila Guerra)
Se abrió una amplia muestra de la obra de Rafael Fornés, caricaturista cubano que dejara una vasta obra en el periódico Revolución y en la revista Signos, entre otros medios (Foto: Yoandry Avila Guerra)

Un encuentro con el jurado y la inauguración de varias exposiciones, colectivas y personales, matizaron la tercera jornada de la XX Bienal Internacional de Humorismo Gráfico que regresó este martes a su sede habitual, el poblado de San Antonio de los Baños, en Artemisa.

El Museo del Humor, en la Villa de Ariguanabo, fue el sitio donde se encontraron los caricaturistas cubanos con los miembros del jurado para conocer sobre cómo se vive y percibe en sus países el trabajo del humorista gráfico.

El colombiano Orlando Morales, miembro del jurado, realizó un performance para explicar cómo muchos personajes que enriquecieron la cultura popular de su país están despareciendo con el surgimiento de las nuevas tecnologías, la globalización y la ocupación de los espacios por los grandes monopolios.

cristina-portugal
Cristina Sampaio, caricaturista portuguesa y miembro del jurado del al XX Bienal Internacional de Humorismo Gráfico. (Foto: YAG)

Al respecto Cristina Sampaio, de Portugal, reconoció como en esa nación los humoristas cada día tienen que acudir con mayor frecuencia al mundo digital para publicar sus creaciones, porque los diarios de papel están desapareciendo y solo un periódico es editado con este fin.

Sampaio comentó que para los humoristas criticar a algunas personas o figuras religiosas es un peligro y para ello puso de ejemplo el ataque realizado a Charlie Hebdo, en Francia, y a los caricaturistas de Dinamarca. Agregó que en su país, aunque no hay censura, los dueños de los medios no publican historietas o caricaturas que les traigan roces con el gobierno o grandes figuras del poder político.

En igual situación se encuentra Italia, refirió Marilena Nardi, donde existe tradición de dibujo satírico y humorístico pero está muriendo al existir un solo periódico que publique este género y eso se agravó con el gobierno de Silvio Berlusconi. Además, añadió que un humorista no puede vivir de su trabajo porque se paga muy mal ese oficio.

John Lend, un norteamericano que en más de una ocasión ha sido jurado de la Bienal comentó que en los Estados Unidos existían dos museos del humor y ambos desaparecieron por problemas financieros, a ello se agrega el control que ejercen las corporaciones sobre los medios de difusión que no quieren “a locos caricaturistas en sus nóminas” porque pueden traer problemas con sus dibujos.

Lend señaló que “La internet es excelente pero no es un periódico y me deja pensando en el loco que está en la Casa Blanca y la usa mucho…”

Nuevas expos que hacen historia

Al concluir el intercambio los asistentes a la Bienal se trasladaron hasta la galería de Artes Visuales Eduardo Abela donde se inauguró la expo colectiva “Grandes Premios”. Allí se exhiben 34 obras que han sido premiadas en las anteriores bienales, comenzando por la primera hasta la XIX.

Expo de Grandes premios en ediciones de la Bienal de Humorismo Gráfico de San Antonio de los Baños (Foto: YAG)
Expo de Grandes premios en ediciones de la Bienal de Humorismo Gráfico de San Antonio de los Baños (Foto: YAG)

Isel Chacón, directora del Museo del Humor, al dejar la muestra abierta al público señaló que los premios que se exhiben son la historia de la Bienal, de su evolución y trayectoria.

Recordó que en la I Bienal solo se concursó en sátira política y el ganador fue Lázaro Fernández, luego fueron apareciendo otras categorías para concursar hasta llegar a las cinco que compiten actualmente.

Chacón rememoró que el premio Eduardo Abela se entregó a partir del 1997 y su primer ganador fue Arístides Hernández (Ares), quien ha repetido en otras dos ocasiones, también Carlos Fuentes (Charlie), presidente del jurado este año, lo ha ganado dos veces y Ángel Boligán, en una oportunidad.

Un rescate de la obra de Rafael Fornés, en el año de su centenario y el sesenta de la creación de su personaje “Sabino” le permitieron al Museo del Humor y al centro de Artes Visuales exhibir, a partir de este martes, una amplia muestra de trabajos del humorista cubano aparecidos en el periódico Revolución y la revista Signos, en los albores de la década del sesenta del pasado siglo.

La muestra comprende 36 tiras de pequeñas historietas, formato en el que publicaban en aquellos años los periódicos este tipo de trabajo. La expo reviste gran importancia por divulgar un género que se revitaliza en el país, además rescata y revive, para las nuevas generaciones, la obra de uno de los más grandes historietistas de Cuba.

Obras de Adán Iglesias en concurso (Foto: YAG)
Obras de Adán Iglesias en concurso (Foto: YAG)

“Cómo le ves el ojo al gallo” es el nombre de una expo colectiva que presentó a los asistentes el proyecto sociocultural “Barro sin Berro”, del poblado de San Antonio de los Baños, que quedó abierta en el Centro de Artes Visuales Eduardo Abela.

Según sus promotores el salón fue un pretexto para reunir a amigos de las artes visuales: “Conforman este salón obras de ceramistas, artesanos, humoristas y pintores, todos descargando ingenio y oficio sobre un mismo soporte, que es lo que en repentismo llamamos un pie forzado. El soporte es un gallo de cerámica, diseñado y producido por el proyecto Barro sin Berro…”

Los integrantes del proyecto presentaron una muestra de ingenio y arte al mostrar una arista del quehacer que enrola a muchos vecinos de la Villa del Humor.

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *