NOTICIAS SUGERIDAS »

Reina Torres Pérez, la dignidad como principio fundamental de un diputado

La directora de la Televisión Avileña siente satisfacción de ser diputada al Parlamento

Reina Torres Pérez, directora de la Televisión Avileña

Reina de la Caridad Torres Pérez, directora de la Televisión Avileña, es una de las diputadas cubanas integrantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), que demuestran la equidad presente en este país, con el concurso de las mal llamadas del sexo débil en las más importantes tareas.

El compromiso como miembro de una sociedad en constante desarrollo, en que los datos y la realidad validan la frase de Fidel Castro de que la mujer es una Revolución dentro de la Revolución, alientan a Reina a formar parte del segundo parlamento del mundo con mayor representación femenina, después del de Ruanda.

“Es que el quehacer, el empuje y la inteligencia nos han llevado al empoderamiento actual, con la obtención de plenos derechos en todos los órdenes de la vida social y nacional, y ello habla a las claras de las cualidades alcanzadas.

“Resulta más que nada un fuerte compromiso con el pueblo que votó por mí, no tanto un reto, diría, porque las cubanas estamos acostumbradas a enfrentarnos a grandes desafíos diariamente”.

La mujer ha alcanzado en Cuba los más importantes reconocimientos en sectores como la ciencia, la cultura, el deporte, la salud, también al frente de los medios de comunicación, en las que son una cifra importante.

“No solo a nivel laboral se circunscriben los aportes de la mujer, en la comunidad donde constituyen epicentro, desde el barrio, la circunscripción, como líderes, a partir de ese intercambio con las personas sobre las insatisfacciones y las necesidades y el trabajo para gestionar soluciones las califica para las más elevadas responsabilidades.

Creo que el más importante requisito de un cubano para representar a sus compatriotas en cualquiera de las instancias políticas del país es la dignidad, y tiene esa posibilidad otorgada por la ley electoral.

Me satisface ser diputada a la Asamblea Nacional, ello implica la posibilidad de ayudar en la construcción de un proyecto socialista en perfeccionamiento en una nación asediada por un férreo bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos”.

Para esta avileña, creadora de la muñeca Albarina, encarnada por ella misma en el espacio televisivo Colorisoñando, y recientemente estrenada como escritora de literatura infantil con un libro de igual nombre al proyecto de la pantalla chica, el arte constituye fuente de espiritualidad y concientización.

“Me motiva la presencia del sector de la cultura en el Parlamento por el decisivo aporte que desde esta área se puede influir en la población con la objetivación de ideologías y la responsabilidad que ello entraña, encaminado a lograr un mejor ser humano o, sencillamente, el “hombre nuevo guevariano”.

Ahora quiso la vida, el caprichoso destino, que se diera dentro de un mismo hogar una especie de relevo en las tareas de diputados, pues su esposo, Pastor Batista Valdés, periodista del semanario avileño Invasor, fue electo en similares funciones en la anterior legislatura nacional por el municipio Manatí de la provincia Las Tunas.

“Con el inicio de la relación Pastor pasó a residir conmigo en Ciego de Ávila, pero él siempre mantuvo su entrega, compromiso y sistematicidad en esos quehaceres a pesar de la lejanía.

De parte de mi compañero de vida recibí la primera felicitación, una vez conocidos los resultados de las elecciones generales y también de mis hijos Alba María y José Ricardo, que en esta ocasión votaron por primera vez”.

Alden Hernandez Díaz/Foto: Osvaldo Gutiérrez Gómez/ACN

Ver además

Nikon desarrolla un nuevo lente 500 mm ultraportátil

Superherramienta para fotorreporteros

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.