Pedro Luis Pedroso, subdirector general de asuntos multilaterales y de derecho internacional de la cancillería cubana, durante una rueda de prensa con motivo de la Segunda Ronda de conversaciones Cuba-Estados Unidos sobre Derechos Humanos, en la sede del Minrex (Foto: Omara García Mederos/ACN)
Pedro Luis Pedroso, subdirector general de asuntos multilaterales y de derecho internacional de la cancillería cubana, durante una rueda de prensa con motivo de la Segunda Ronda de conversaciones Cuba-Estados Unidos sobre Derechos Humanos, en la sede del Minrex (Foto: Omara García Mederos/ACN)

El bloqueo de Estados Unidos contra la Cuba es un obstáculo importante para el disfrute pleno de los derechos humanos de los cubanos, aseguró Pedro Luis Pedroso Cuesta, subdirector general para Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional de la Cancillería.

En conferencia de prensa al término de la segunda ronda de conversaciones entre delegaciones de Cuba y Estados Unidos sobre DD.HH., el funcionario aseguró que el bloqueo constituye una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de los cubanos.

Pedroso Cuesta dijo que en los diálogos se abordó el negativo impacto que tiene el bloqueo económico, comercial y financiero de ese país contra el pueblo antillano.

Agregó que la Isla insistió en que si el gobierno estadounidense quiere realmente impulsar políticas que ayuden a los cubanos, el imperativo es que se eliminen las restricciones en vigor para contribuir decisivamente a desmontar el bloqueo.

Un año y medio después del encuentro anterior, La Habana y Washington volvieron a sentarse hoy en la capital antillana para conversar sobre las diferencias en el abordaje del tema, tanto en su aplicación a nivel nacional como en el ámbito internacional.
Ambos gobiernos tienen divergencias en las percepciones y el balance entre los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Señaló el funcionario que Cuba ha defendido siempre la universalidad, la indivisibilidad e interdependencia de todos los derechos humanos, e insistió en ese enfoque.

Las partes abordaron asuntos de interés y el encuentro se desarrolló en un ambiente profesional y respetuoso, afirmó Pedroso Cuesta.

Aseguró que la delegación expuso la realidad de Cuba en cuanto a los asuntos discutidos y los logros en la promoción y protección de los DD.HH., no solo los de su pueblo, sino también de muchas naciones del mundo.

Ratificamos el compromiso de la Isla con la protección y garantía de los derechos humanos, subrayó.

El diplomático recordó que Cuba tiene un alto nivel de ratificación de instrumentos internacionales en la materia, al formar parte de 44 de los 60 documentos reconocidos en este tema, lo que contrasta con el hecho de que la nación norteña solo haya asumido obligaciones con 18 de ellos.

En materia laboral, subrayó Pedroso Cuesta, la mayor de las Antillas está suscrita a 90 convenios de la Organización Internacional del Trabajo, entre ellos sus ocho convenios fundamentales, mientras que EE.UU. solo lo ha hecho en 14 documentos.

La parte antillana trasladó en el encuentro su preocupación por el respeto y garantía de los derechos humanos en ese país, en especial las violaciones al derecho a la vida, y los reiterados casos de muertes por armas de fuego y brutalidad policial, en especial contra la población afroamericana, la falta de acceso a la seguridad social, a los servicios de salud, educación y los casos de trabajo infantil.

Cuba cuestionó especialmente en la reunión de este viernes, la presencia del centro de detenciones en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo y las graves violaciones allí cometidas.

El intercambio dejó claras las profundas diferencias entre los dos gobiernos respecto a las concepciones y ejercicio de los derechos humanos y la nación caribeña ratificó su voluntad de que ambos países puedan relacionarse y conversar sobre cualquier tema, siempre sobre bases de igualdad, respeto y reciprocidad.

La segunda ronda de conversaciones sobre derechos humanos se enmarca en la nueva etapa de las relaciones bilaterales tras los anuncios del 17 de diciembre de 2014 y como parte del proceso hacia la normalización de vínculos entre los dos países.

La representación antillana estuvo encabezada por Pedro Luis Pedroso Cuesta, y la estadounidense por Tom Malinowski, secretario de Estado adjunto para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado.

Las conversaciones sobre DD.HH. entre las dos naciones son un mecanismo que permite transmitir y facilitar un mejor conocimiento de la sociedad antillana y que es completamente diferente a la realidad norteamericana y es resultado de una propuesta cubana realizada en julio del 2014, reiterada en enero del 2015 y que fue aceptada por las autoridades estadounidenses.

Jorge Legañoa Alonso / Agencia Cubana de Noticias

Ver además

Prioridad en la Tarea Vida: la bahía de La Habana

Para elevar en La Habana Vieja la percepción de riesgos, representantes de diferentes organismos, instituciones

Comentarios

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.