Vera convoca a sus hijos, amigos, compañeros de trabajo, estudiantes, premios nacionales de Periodismo, profesores y a quienes lo conocieron para dialogar sobre su ejemplar vida, así inició la profesora Iraida Calzadilla, la presentación del homenaje que se le realizara al distinguido periodista cubano.

La Facultad de Comunicación de La Habana, fue la sede, este jueves 3 de marzo, del recordatorio donde estudiantes y compañeros de trabajo del Ernesto Vera, resaltaron sus cualidades de periodista, compañero, amigo, dirigente y de padre de familia.

Ernesto Vera Méndez, nació el 29 de julio de 1929 en Sagua la Grande, antigua provincia Las Villas, y murió el 10 de enero de 2016 en La Habana. Desde joven se destacó por su posición política en contra de los gobiernos de turno, integrándose a la prensa clandestina y el movimiento 26 de Julio en 1955. Al triunfar la revolución estuvo integrado a esta hasta su fallecimiento.

Calzadilla resaltó los aportes de Vera, al brindar su ayuda pertinente y eficaz a los estudiantes de la carrera de Periodismo, en sus trabajos investigativos, cómo nunca tuvo un no para ellos y los guió por los intríngulis de este, “el mejor oficio del mundo”, según expresara Gabriel García Márquez.

Varios compañeros refirieron anécdotas y vivencias de su relación con Ernesto Vera (Foto: YAG)
Varios compañeros refirieron anécdotas y vivencias de su relación con Ernesto Vera. En la imagen, Angelita Oramas, periodista de Bohemia (Foto: YAG)

Para recordar y conocer mejor la vida y obra de Vera Méndez, Juan Marrero, Premio Nacional de Periodismo José Martí, hizo un recuento de la amistad que los unió desde 1963, donde destacó los valores morales y profesionales que lo distinguieron, pero sobre todo, los éticos.

“Recordamos, y no solo eso, sino rendimos justo homenaje a una de las figuras cumbres del periodismo revolucionario de Cuba y de América Latina. Y lo hacemos en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de La Habana, que él ayudó a diseñar e impulsar con su pensamiento avanzado, progresista, democrático y, en particular, su ética”.

Para la colega Yurisleidys Domínguez González, de radio Güines, quien estuvo presente en el conversatorio, la ayuda de Vera fue imprescindible para realizar su tesis sobre lo cual afirmó: “de él me impresionaron tres cualidades que sobresalían en él: valentía, sabiduría y modestia, cualidades que me han marcado”.

Cuando estábamos trabajando en Granma y empezamos a recibir los cables de las diferentes agencias de prensa donde decían que habían matado al Che, rememoró Ángela Oramas, Vera me decía que no podía ser verdad, él se resistía a creer en aquella realidad.

Aixa Hevia, vicepresidenta primera de la Upec, le entregó a los hijos de Ernesto un cuadro con la imagen de su padre. Y Bárbara Doval, vicepresidenta de la Upec, rememoró las cualidades que distinguieron a Vera, cómo padre, y leyó un mensaje de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires y de la Federación Latinoamericana de Prensa, enviado a los participantes en el homenaje, donde resaltaron el pensamiento y obra de este paradigma del periodismo cubano.

Otro que compartió vivencias de su amistad con él fue Elsón Concepción, quien rememoró los años donde Vera se desempeñó como director de la Organización Internacional de Periodistas, en México, y del prestigió que alcanzó en esta región, el cual lo llevó a ser respetado en el mundo entero por sus cualidades de dirigente y profesional capaz.

El momento fue propicio para que la colega e investigadora del Instituto de Historia de Cuba, Ivette Villaescusa Padrón, presentara su libro “Desafíos en la prensa cubana 1959-1960”.

Al decir de la autora la ayuda que le brindó Vera fue incalculable, “llegué a su casa y me dio una entrevista extensa, luego volví para revisar los apuntes y me volvió a hablar del tema de la prensa cubana y las diferentes épocas, y en la tercera ocasión que volví a su casa estuve muchas horas hablando con él, los datos que me aportó me sirvieron para este libro y para otras investigaciones que tengo en curso. Era tan grande el caudal de información que tenía”.

Al decir de Darío Machado, amigo y colega de Vera, él era un hombre que pensaba como un joven en la capacidad de cambiar las cosas. “Dejó un ejemplo digno de imitar”, afirmó Machado.

DSC_1012-1
Irma Cáceres, premio nacional de Periodismo “José Martí” estuvo entre el auditorio, junto a estudiantes de Periodismo (Foto: YAG)

 

Ver además

Sesionó X Pleno del Comité Nacional de la Upec

Rindieron homenaje a la destacada periodista Isabel Moya, recientemente fallecida