pravdaTodo medio o publicación tiene un carácter partidista y sirve a determinada  ideología, por ello lo que alegan los demagogos sobre la objetividad es puramente cuentos,  aseveró Boris Komotsky, director del periódico Pravda, órgano oficial del Partido Comunista de la Federación de Rusia.

Komotsky funge como director en jefe del periódico Pravda, órgano oficial del Partido Comunista de la Federación de Rusia (PCFR) y se desempeña como diputado de la Duma Estatal por la bancada de la segunda fuerza política del país.

“No somos una publicación mercantilista. Nuestro principio no es competir en el mercado. Somos el órgano de un partido y llevamos a la sociedad nuestra posición,  la conciencia  y el punto de vista socialista”,  aclaró en entrevista  a la agencia Prensa Latina.

En su opinión,  cualquier publicación tiene un carácter partidista y está en función de una ideología determinada, o sea, sirve  a determinada ideología. Hay múltiples ejemplos de cómo se cubren determinados hechos, otros ni se comentan.

Nosotros, afirmó, comentamos los hechos desde el punto de vista de la visión comunista. ¿Quién no hace eso mismo?, preguntó al aclarar a renglón seguido que no es de interés para Pravda la regla del éxito mercantilista, a través de los temas más “comerciales” con la siempre trilogía de sexo, sport y los escándalos.

A continuación  reproducimos la versión completa de la entrevista a Prensa Latina:

PL-¿ Cuál es la misión de Pravda en el trasfondo político del país y la situación geopolítica del mundo?

B. K. El periódico Pravda es el órgano oficial impreso del Partido Comunista de la Federación de Rusia  por ello la principal función es reflejar la política y las posiciones de nuestro partido. Podemos claramente diferenciar  dos  cuestiones:  una parte, la política exterior , y en esta apoyamos la política que lleva a cabo la dirección del Estado, encabezada por el Presidente.

Apoyamos la política enfilada al curso independiente de Rusia, a la defensa de los intereses nacionales, en la lucha contra la hegemonía estadounidense. Hoy decimos las cosas por su nombre: la hegemonía  de Estados Unidos  contra el mundo multipolar.  En ese sentido  respaldamos  las decisiones adoptadas por las autoridades en materia de fortalecimiento de la capacidad defensiva del país, el desarrollo de las fuerzas armadas y el restablecimiento de los vínculos con una serie de  antiguos aliados, en primer lugar, con Cuba.  Con lo cual se revirtió un período de acciones erradas durante el mandato de Borís Eltsin.

Saludamos que hayamos dado un vuelco y retomemos esas relaciones  con Cuba, China,  Vietnam y otros  aliados tradicionales de nuestro país.

De cualquier forma consideramos que las autoridades deben actuar todavía con más coherencia y ser consecuentes.

La otra parte, es el plano político interno.  Consideramos que el curso liberal socio-económico  iniciado por Eltsin y Gaidar en la década de 1990, tras la desintegración de la Unión Soviética,  resulta totalmente inaceptable para nosotros.

Hoy la crisis económica y social en el país  está originada precisamente en ese curso, y no tanto en la caída de los precios del petróleo, la devaluación del rublo y las sanciones de Occidente.

Esa política condujo a la crítica situación actual.  En 2000 la exportación de Rusia básicamente estuvo compuesta por el petróleo y el gas, y los hidrocarburos en general, en una proporción de 52 por ciento. En 2014, el porcentaje sobrepasó el 70 por ciento.  La dependencia de las materias primas se agudizó en los últimos 15 años. Entendemos  necesario completar el  Presupuesto con otros recursos. A la caja va  solo el 30 por ciento de los petrodólares.

Nuestro partido todos esos años presentó sus propuestas de emplear los petrodólares en el desarrollo de la producción industrial nacional. Nos convertimos en un país absolutamente proveedor de materias primas, fundamentalmente de agentes energéticos, y de importador de casi todo. Se agranda mientras tanto la brecha social y el nivel de vida de las personas va en descenso. Todos esos problemas hay que mostrárselo a la sociedad y criticar esas posiciones.  El Partido Comunista tiene su programa y lo que hacemos es explicar a las personas todos esos problemas.

PL.-¿Podría explicar cuál es el lugar que ocupa Pravda en el segmento mediático nacional,  su  nivel de acceso en el mercado y espectro de  lectores?

B. K.- La tirada promedio de Pravda es cercana  a los 100 mil ejemplares en el mes.  El costo de venta en los establecimientos es asequible a la población.  Se distribuye además entre los comités del partido y las células partidistas.  La distribución y difusión del periódico  pasa por una obligación de todo comunista.

En algunas ciudades y regiones como San Petersburgo y Leningrado,  los comité del PC tiene un stand o kiosco, donde se exhiben todas las publicaciones y las personas pueden leerlas.  Contamos además con la versión digital.  Así todo, considero que debemos seguir trabajando en la difusión del periódico  y ampliar la audiencia en la sociedad rusa.

PL- De cualquier manera cómo se inserta Pravda en el mercado, teniendo en cuenta las limitaciones de audiencia?

B. K.- No somos una publicación mercantilista. Nuestro principio no es competir en el mercado. Somos el órgano de un partido y llevamos a la sociedad nuestra posición,  la conciencia  y el punto de vista socialista.

Consideramos que cualquier publicación tiene un carácter partidista y está en función de una ideología determinada, o sea, sirve a determinada ideología. Lo que dicen los demagogos sobre la objetividad, todo eso son cuentos.

Hay múltiples ejemplos de cómo se cubren determinados hechos, otros ni se comentan.  “nosotros comentamos los hechos desde el punto de vista de la visión comunista”, ¿quién no hace eso mismo?. La regla del éxito mercantilista,  con los temas más “comerciales”  (sexo, sport y escándalos)  no nos interesa. Hoy nos leen muchas personas que no son comunistas,   intelectuales muy serios y científicos  que hacen sus comentarios acerca de los artículos.

Hay dos realidades, el mundo burgués, y la otra,  la vida de los trabajadores, y de esta  escribimos solo nosotros y en ello tenemos muchas perspectivas de trabajo.

PL.- ¿Qué perspectivas aprecia en la cooperación con otros medios de prensa de Latinoamérica,  y de Cuba, en particular? ¿Y cuáles son las demandas de los lectores en esta dirección?

B. K.- Tenemos muchos deseos de colaborar. Nuestros lectores demandan materiales sobre la situación en América Latina,  y con gran interés esperan informaciones frescas sobre los procesos que acontecen en esa región. En el pasado contamos con colaboradores que tenían dominio del idioma y de los países.

Si hay posibilidades de ampliar nuestro espacio y alcance estamos dispuestos a dar cualquier paso en esa dirección y poder mostrar a nuestros lectores qué ocurre en esa interesante y atractiva región.

Sabemos que tiene lugar hoy en  el continente una ofensiva de la derecha como sucede en los tiempos de agudas crisis,  y nuestros lectores están ávidos de conocer cómo los pueblos van a enfrentar y resistir esa embestida a los procesos progresistas, que percibimos en Argentina y Venezuela, por ejemplo, y nuestros lectores reciben con preocupación las noticias.

Al mismo tiempo, existe gran interés por lo que acontece en Cuba con el programa de transformaciones socio-económicas   dirigidas a perfeccionar  el socialismo, y el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, una potencia que ha llevado a cabo durante décadas una política hostil contra la isla de la Libertad.

Fuente: Odalys Buscarón Ochoa (Corresponsal Jefa de Prensa Latina en Rusia)

Ver además

Prioridad en la Tarea Vida: la bahía de La Habana

Para elevar en La Habana Vieja la percepción de riesgos, representantes de diferentes organismos, instituciones