fbpx
informatización
NOTAS DESTACADAS

El uso del poder informacional de los Estados Unidos en su conflicto con Cuba (Segunda Parte)

Como se anunció en la primera parte de este trabajo, esta segunda responde al mismo propósito; a saber: explicar cómo se ha usado la información como instrumento del poder en la ejecución de la política de los Estados Unidos hacia Cuba. La diferencia radica en que este texto se concentrará en el impacto que la política de informatización de la sociedad cubana ha tenido en la definición e implementación de estrategias hacia la Isla. Lo que se dirá aquí responde a las evaluaciones hechas por ese país sobre el contexto nacional, regional e internacional y responde a objetivos previamente definidos.

Como resultado de la definición y ejecución de la antes mencionada política de informatización de la sociedad cubana, han aumentado los servicios en línea, el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), el desarrollo de la infraestructura y de las aplicaciones informáticas y, por ende, el número de usuarios cubanos en los distintos medios digitales y sociales, entre otros factores. Así, y como parte de este contexto, la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB por sus siglas en inglés y encargada de toda la gestión comunicacional de Radio y TV Martí) alega haber creado desde 2016 una red de distribución en todo el país que incluía «8 centros de copia, 18 puntos de recepción y 85 puntos de distribución» (BBG, 2015a, p. 46). Asimismo, lanzó su aplicación para Androide e iOS (antiguamente iPhone OS) para los usuarios de Apple (BBG, 2015a, pp. 52-53) y estableció su respectiva cuenta en los distintos medios sociales.

Sin embargo, esta no es una acción aislada. Está directamente relacionada con la política que desde el 2011 el Comité de Relaciones Exteriores del Senado definió para relacionarse con América Latina a través de los medios sociales. Según este documento (U.S. Government Printing Office, 2011), debían desarrollarse los programas basados en conectividad efectiva con el objetivo de implementar programas de entrenamiento tecnológico e infraestructura de baja complejidad para socializar contenidos en la red que tuvieran en cuenta la velocidad de navegación en Cuba. Así, se financian proyectos como Para la Isla,[1] ZunZuneo,[2] Piramideo[3] que contribuyeron a que se reconociera la relevancia de la comunicación para la seguridad nacional de Cuba. Por ello, entre otras razones, se define la Política de Comunicación del Estado y del Gobierno cubanos (2018).

Por otro lado, debe tenerse en cuenta que desde 2012 la OCB se jactó de tener (BBG, 2015b) una amplia red de periodistas multimedia y productores cuyos reportes se distribuían en la Isla en memorias flash y DVS (BBG, 2015b, p. 42). En esencia, estamos ante todo un sistema de comunicación institucional, con carácter federal que, en función de los intereses de política exterior de los Estados Unidos, ha sabido ajustarse para llegar a sus públicos en Cuba a partir de la disponibilidad de medios de la población cubana. Por ello, produce productos informativos, persuasivos y lúdicos para las audiencias objeto de influencia.

A raíz del incremento en el uso de las redes sociales por parte de la población cubana, el gobierno estadounidense y sus agencias federales (en este caso la Agencia de Medios Globales del Gobierno de los Estados Unidos -USAGM por sus siglas en inglés-) también han apostado por la ejecución de campañas en ellos. Y es que estos tienen la virtud de que, primero, estas lleguen a más gente en un período de tiempo menor. Segundo, permiten una mayor interacción entre los usuarios y, por ende, se genera una mayor capacidad de organización y movilización. Tercero, los mensajes son más personalizados y se genera mayor empatía entre los que los comparten. Por consiguiente, permiten actuar al mismo tiempo en varios lugares y con distintos estratos sociales. No se trata de una simple vía de transmisión de mensajes sino de un proceso de interacción comunicativa entre prosumidores donde se violentan los procesos tradicionales de producción comunicativa que hasta su aparición regulaban el trabajo de los medios de comunicación.

En el caso de Twitter las acciones se amplifican más por el simple hecho de que no hay que esperar la aceptación a una solicitud de amistad. Por otro lado, el informe de Twiplomacy (2020) demostró que los gobiernos y líderes de 189 países tenían presencia oficial en este medio representando, así, el 98% de los 193 estados miembros de la Organización de Naciones Unidas. Resultados similares mostraron los informes correspondientes a los años 2018, 2017 y 2016. Esto indica que como red tiene una capacidad extraordinaria para amplificar determinadas «realidades» que solo existan en el mundo virtual y generar estados de opinión que conduzcan a acciones en el mundo físico que pudieran atentar contra la seguridad nacional de cualquier país. De ahí el alcance que pueda tener una cuenta institucional gestionada en función de objetivos de política exterior como, por ejemplo, la de la embajada de los Estados Unidos en Cuba. Su uso de Twitter demuestra que ya participan en la ejecución abierta de campañas de comunicación otros actores que no eran los que tradicionalmente se involucraban en los procesos de transmisión de los que se encargaban los medios tradicionales, en parte porque se encargaban de ejecutar otras acciones, en su mayoría, de subversión encubiertas.

Actualmente participan desde los altos funcionarios del gobierno de los Estados Unidos (directamente de la Casa Blanca y el congreso), organizaciones contrarrevolucionarias y otras entidades que forman parte de las estructuras gubernamentales u otras contratadas para ejecutar acciones específicas, como se ha hecho históricamente. De hecho, en el 2018 se creó un equipo conformado por representantes de múltiples agencias y departamentos gubernamentales de los Estados Unidos y otras organizaciones «independientes» conocido como «Grupo de Tarea de Internet para Cuba».[4]

El uso del poder informacional de los Estados Unidos en la aplicación de su política hacia Cuba no es un fenómeno reciente. Siempre se ha empleado una combinación de acciones de todos los medios, cualquiera sea su tipo, pero la evolución de las tecnologías, en especial el desarrollo de las redes sociales digitales, le imprimen otro carácter y una dinámica diferente. Por tanto, se articulan de manera efectiva en los procesos de formación de consenso, movilización, cooptación política, cambio de valores, referentes cognitivos e ideal social (González y Vázquez, 2020). Las nuevas capacidades les permiten realizar acciones prácticas y activas de subversión en consonancia con las estrategias de Guerra No Convencional aplicadas a las revoluciones de colores.

 

Referencias Bibliográficas:

Broadcasting Board of Governors (BBG). (2015a). Fiscal Year 2015. Performance and Accountability Report. Washington D.C. https://www.usagm.gov/wp-content/media/2015/11/BBG-FY2015-PAR.pdf

Broadcasting Board of Governors (BBG). (2015b). Fiscal Year 2016. Congressional Budget Request. Washington D.C. https://www.usagm.gov/wp-content/media/2015/03/FY2016Budget_CBJ_Final_WebVersion.pdf

Broadcasting Board of Governors (BBG). (2014). Fiscal Year 2015. Congressional Budget Request. Washington D.C. https://www.usagm.gov/wp-content/uploads/2014/03/FY-2015-BBG-Congressional-Budget-Request-FINAL-21-March-2014.pdf

González, O.R y Vázquez, Y. (2020). De Obama a Trump: la comunicación política y la disputa geopolítica por América Latina, Revista Anthropos, 2020, No. 254, https://sigloxxieditores.com.mx/tienda/ols/products/xn-america-latina-procesos-de-hegemonia-ciudadania-y-poder-politico-3s8a7alo-revista-anthropos-254

Herrick, M. (2014, April 7th). “Eight Facts about ZunZuneo”. En United States Agency for International Development. http://blog.usaid.gov/2014/04/eight-facts-about-zunzuneo/

Twiplomacy (2016): Twiplomacy Study 2016, https://twiplomacy.com/blog/twiplomacy-study-2016/ (22 de diciembre de 2021).

Twiplomacy (2017): Twiplomacy Study 2017, https://twiplomacy.com/blog/twiplomacy-study-2017/ (22 de diciembre de 2021).

Twiplomacy (2018): Twiplomacy Study 2018, https://twiplomacy.com/blog/twiplomacy-study-2018/ (22 de diciembre de 2021).

Twiplomacy (2020): The 50 most followed world leaders, https://twiplomacy.com/ranking/the-50-most-followed-world-leaders/ (22 de diciembre de 2021).

U.S. Government Printing Office (2011). Latin American Governments Need to Friend Social Media and Technology. A Minority Staff Report Prepared for the Use of the Committee on Foreign Relations, United States Senate, One Hundred Twelve Congress, First Session, Washington D.C., October 5. https://www.govinfo.gov/content/pkg/CPRT-112SPRT70501/pdf/CPRT-112SPRT70501.pdf

[1] Proyecto desarrollado por el gobierno de los Estados Unidos para lo cual contrató a Alan Gross quien fue sancionado a 15 años de privación de libertad por Actos contra la Independencia o Integridad Territorial del Estado. Su objetivo fue desarrollar en Cuba una infraestructura tecnológica de redes inalámbricas con conexión satelital directa para facilitar la transmisión y recepción de materiales de opositores hacia, desde y dentro de Cuba. Alan Gross fue liberado por razones humanitarias por el gobierno cubano a raíz de las negociaciones secretas entre Cuba y los Estados Unidos y que condujeron al restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países y al inicio del proceso de normalización entre los dos países.

[2] Conocido como el Twitter cubano, comenzó en 2009 con el Concierto de Juanes en La Habana y estuvo activo hasta 2012, fecha en que llega a su fin. Según la Associated Press (AP) logró tener 40 mil suscriptores en Cuba mientras que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés) afirma que fueron 68 mil (Herrick, 2014).

[3] Programa de la OCB lanzado después de ZunZuneo. Se trata de una red social basada en el uso de sms para cubanos lanzada en 2013 y que, según sus datos (BBG, 2014, p. 75) llegó a tener unos 659 000 usuarios.

[4] El Grupo de Tarea fue creado siguiendo instrucciones del memorando presidencial de seguridad nacional del 16 de junio de 2017. Durante su creación fue dirigido por el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental y lo integraron otros funcionarios del Departamento de Estado, expertos de la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información del Departamento de Comercio, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Freedom House (organización no gubernamental con sede en Washington DC) y el Consejo de la Industria de las Tecnologías de la Información (Information Technology Industry Council). Sería iluso no considerar la mano de la CIA y otras entidades de las estructuras de fuerza de los Estados Unidos en las actividades de este Grupo Operativo.

Olga Rosa González Martín
Dra. C. Olga Rosa González Martín. Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos. Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap