fbpx
NOTAS DESTACADAS

Cecilio Avilés y su infinita vocación martiana

La tarde de este miércoles 23 de marzo fue diferente desde el teatro de la Casa de la Prensa en el Vedado capitalino. Familiares, amigos, colegas de trabajo del pintor e historietista cubano, Cecilio Avilés, fallecido el pasado domingo, se unieron para homenajearlo a través de sus recuerdos y conversaciones.

De izquierda a derecha: el caricaturista, Adán Iglesias y Gerardo Hernández Nordelo, Héroe de la República de Cuba

“El creador de tantos personajes, pero el indiscutible padre de Cecilín y Coti deja una inmensa obra con la que muchas generaciones crecimos y disfrutamos”, dijo el caricaturista, Adán Iglesias, al inicio del encuentro.

Asimismo, agregó que la pasión de Cecilio “por enseñar a dibujar no se limitó a la Televisión”, sino que se desbordó también a las letras impresas; de ahí que “las editoriales Oriente, Gente Nueva y Pablo de la Torriente Brau publicaran varios de sus libros con objetivo docente”.

Gerardo Hernández Nordelo, Héroe de la República y Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, contó cómo siendo un estudiante, conoció a Cecilio, quien distinguió sus habilidades para la creación gráfica al ver algunos de sus dibujos publicados en un boletín del centro donde cursaba el preuniversitario.

“Como Wilson y sus criollitas-apuntó Gerardo-Cecilín y Coti forman parte de nuestro patrimonio cultural”.

Los periodistas Freddy Moros, Raymundo Gómez y Carlos Castro, coincidieron al definir a Cecilio tras un mismo contraste: “era exigente y a la vez fraternal; era amigo y enaltecedor de los derechos humanos”.

Por su parte, Francisco Blanco, director artístico de la revista Pionero, reconoció en el creador a un “ser multifacético” y a “uno de los pilares de la historieta cubana contemporánea”.

Y en este sentido, Ricardo Ronquillo Bello, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), expresó al finalizar que, “hablar de Cecilio, es hablar de un puntal de la UPEC, de la editorial Pablo de la Torriente y del Instituto Internacional de Periodismo José Martí y, al mismo tiempo de manera inevitable, de “una vocación especial por ayudar a los niños de Cuba a cultivarse en el pensamiento martiano”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap