fbpx
PERIODISTAS AJEDRECISTAS

A 100 años de la boda de Capablanca

Angelina Miranda, la esposa de Gonzalo de Quesada Aróstegui, estrecho colaborador del héroe nacional de Cuba, José Martí, fue pieza clave en la boda de José Raúl Capablanca con Gloria Betancourt Simoni, de la que se cumplen 100 años este 29 de diciembre.

Capablanca con su esposa Gloria Simoni Betancourt, padres del joven José Raúl jr. y de Gloria (en brazos)

El noviazgo de José Raúl y  Gloria  comenzó en 1919, poco antes de enfrentar al campeón serbio Boris Kostic.  Se conocieron en una de las tertulias culturales hogareñas que Angelina organizaba los jueves.

La asistencia de  Capablanca  a aquellas tertulias era frecuente. Cierta vez en que acudió la camagüeyana Gloria, ocurrió el encuentro que pronto devino compromiso sentimental. Ella  era sobrina de  Amalia Simoni Argilagos, esposa de Ignacio Agramonte, Mayor General del Ejército Libertador.

Al ganar el campeonato mundial de ajedrez el 21 de abril de 1921 José Raúl recibió junto a la corona, más de 10 000 dólares, con los cuales financió la fabricación de una casa de dos plantas en el reparto Buena Vista, al oeste de La Habana, donde su padre poseía unos terrenos. La vivienda fue bautizada como Villa Gloria en honor a la que iba a ser su esposa.

La pareja contrajo  matrimonio el 29 de diciembre de 1921, en la capilla del Palacio Arzobispal de La Habana. Tuvieron dos hijos, que llevaron los nombres de sus padres. José Raúl nació el dos de enero de 1923,  y Gloria el 25 de junio de 1925.

Fueron los únicos hijos de Capablanca, aunque  tuvo unas segundas nupcias con la princesa rusa Olga Chegodaev, en los Estados Unidos, el 20 de octubre de 1938.

José Raúl Capablanca y Olga Chegodaev

Apareció la dama y perdió un caballo

Una máxima del ajedrecista polaco Savielly Tartakower expresa que si el error no existiera en el ajedrez… habría que inventarlo. En el torneo de 1929 en la ciudad austro húngara de Carlsbad, Capablanca hizo una jugada que Kasparov ha calificado como “el error del año”.

Esta falta  ocurrió en su partida frente  a Fritz Seamisch, y nada menos que en la novena jugada. Le costó un caballo de forma forzada, dos lances después de haber movido un alfil. No obstante, continuó jugando y fue a la altura de la movida 62 que su rival logró anotarse  el punto.

¿Cómo Capablanca pudo pifiar de esa manera? Él mismo lo explicó. Justo antes de realizar la novena jugada, el 19 de agosto se apareció en la sala del torneo, inesperadamente y proveniente de La Habana, su todavía esposa Gloria, aunque ya estaban separados.

La presencia de la trigueña, y nada dócil, cubana fue como un jaque al descubierto que impactó al hombre de 40 años, pues este  mantenía allí un romance con una rubia europea, que no era Olga Chagodaev, como se dice en varios textos (entonces no se conocían). Presto a solucionar una posible catástrofe fuera del tablero, movió rápidamente su alfil a la casilla a6… y así  sobrevino el desastre en el tablero.

Para el lector conocedor del “idioma” ajedrecístico y deseoso de llevar la anécdota hasta el final, exponemos cómo transcurrió la partida:

Blancas: Fritz Seamisch – Negras: José R. Capablanca

1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.a3 Axc3+ 5.bxc3 d6 6.f3 e5 7.e4 Cc6 8.Ae3 b6 9.Ad3 Aa6 10.Da4 Ab7 11.d5 Dd7 12.dxc6 Axc6 13.Dc2 0–0–0 14.Ce2 De6 15.Ag5 h6 16.Axf6 Dxf6 17.0–0 h5 18.f4 Dh6 19.Tae1 The8 20.f5 De3+ 21.Rh1 Dc5 22.Dc1 f6 23.Tf3 Th8 24.Db2 a5 25.Tb1 h4 26.Cd4 Ad7 27.Cb3 Dc6 28.Cxa5 Da8 29.Cb3 h3 30.g3 g6 31.fxg6 f5 32.Dc2 Thg8 33.Cd2 f4 34.gxf4 Txg6 35.f5 Tg2 36.Tg1 Tdg8 37.Txg2 hxg2+ 38.Rg1 Dxa3 39.Tg3 Txg3 40.hxg3 Aa4 41.Db1 Dxc3 42.Cf3 Ab3 43.Rxg2 Axc4 44.Axc4 Dxc4 45.Rf2 d5 46.exd5 e4 47.Cd2 Dxd5 48.Re2 Dxf5 49.Dxe4 Db5+ 50.Rf3 Da5 51.Cc4 Da1 52.g4 Df1+ 53.Rg3 Dg1+ 54.Rh4 Dh2+ 55.Rg5 Rb8 56.Rg6 Ra7 57.g5 b5 58.Ce5 c5 59.Dd5 Dc2+ 60.Rf6 b4 61.g6 b3 62.g7 1–0.

Entre los 22 contendientes se alzó con el primer lugar Aaron Nimzowitch al alcanzar  15 puntos, escoltado por Capablanca y Spielmann con 14,5 cada uno. Rubinstein obtuvo el cuarto lugar con 13,5. No hubo invictos. Pese a la “ayuda” de Gloria, Seamisch compartió el puesto 16, con 9,5 puntos.

Jesús G. Bayolo
Jesús G. Bayolo
Es periodista e historiador del ajedrez, toda una autoridad del tema en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap