fbpx
CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

La rebelde palabra de los cimarrones

A las múltiples declaraciones de la mayoría de los artistas cubanos en defensa de la Revolución Cubana se une la del  reconocido dramaturgo, poeta, ensayista y crítico Alberro Curbelo Mezquida, director fundador del grupo Teatro Cimarrón, acreedores de infinidad de premios y reconocimientos, entre los que sobresale el del colega y presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, Ricardo Ronquillo Bello, quien ha exaltado el quehacer comunitario de estos  teatristas que “desde 1991 salen cada 28 de enero en el mejor de los homenajes a José Martí, y durante más de un mes recorren casi un centenar de comunidades diseminadas en alrededor de 300 kilómetros…”.

Sobre los acontecimientos sociales ocurridos en Cuba Curbelo enfatizó: “¿Cómo depositar en manos de odiadores, de la indecencia y de quienes saquean ─tiendas y razones públicas─ nuestras luchas por alcanzar la humana plenitud a que tenemos derecho como nación, como pueblo, como cimarrones?

“Jamás nos convocará —precisó— la grosería, el saqueo y la insana ideología de las mentes chatarra”.

Según Curbelo, “la rebeldía nos emancipa. La rebeldía que nació con los taínos y el Cacique Guamá y que prosiguió la Cacica Casiguaya, su mujer, que protagonizó nuestra primera Guerra de los Diez Años contra los colonizadores. La rebeldía cimarrona que portamos en nuestros genes. La rebeldía que nos viene, cada día, con el emplazamiento de Mariana Grajales, que hizo jurar a su esposo e hijos libertar a la Patria o morir por ella, arrodillados todos ante Cristo, según sus palabras, ‘el primer hombre liberal que vino al mundo’”.

El también fundador de la Bienal Internacional de Oralidad Escénica BarrioCuento aseveró que “nos convoca siempre la rebeldía contra los prejuicios raciales, la intolerancia y la doble moral de corruptos y escaladores. Contra la incultura y los dolores ignorados. La rebeldía que nos fuerza subir a escena a los excluidos, a los que no tienen voz en nuestros medios. La rebeldía que levanta atalayas y fortificaciones identitarias”.

“’Odiar es quitarse derechos’, decía Martí, quien también nos dejó dicho que ‘Los odiadores debieran ser declarados traidores a la república’”, aseveró.

Curbelo, quien ha trascendido dentro del panorama escénico nacional por su noble intención de consolidar un teatro total, en el que las experiencias de vida en las comunidades, tanto rurales como urbanas, constituyan centro de atención en la creación escénica, exclamó:  “¡Juntémonos para levantar a nuestros barrios negados, para tender la mano a quien más lo necesita, para crear un hoy ─no un mañana, porque quiero verlo─ mejor! ¡No nos convoquemos jamás para borrar la epopeya del cubano, la razón de ser de nuestra sangre!

Acreedor de disímiles premios y reconocimientos en más de sesenta certámenes, por su obra escrita —poesía, cuento, teatro, ensayo y periodismo— y sus montajes escénicos, Curbelo exclamó: “¡Que la palabra mendaz —dijo— no nos haga indignos de haber nacido en esta tierra de paz, de todas las justicias ─aun cuando no las hayamos alcanzado todas─, de plena realización como seres humanos!”.

One thought on “La rebelde palabra de los cimarrones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap