fbpx
COLUMNISTAS

A propósito de una meteoróloga

En conversación familiar motivada por los amagos, las veleidades y los peligros de Elsa, se elogiaba a la meteoróloga Aylín Caridad Jústiz Águila. Lo que ha visto de su desempeño quien esto escribe, merece justa alabanza, y complace ver que se le reconoce, como se hizo en una publicación de Facebook.

Pero al pie de esa publicación no faltaron comentarios hechos por personas que ostensiblemente se creen simpáticas e ingeniosas —cabe inferirlo de sus palabras y sus tonos—, y arremetían contra la profesional: le echaban en cara que hubiera calificado a la tal Elsa como una “tormenta atormentada”.

Eso, que pudo haber sido un desliz de la improvisación, no se lo oyó el autor de esta nota, pero sí su hija Claudia, quien apreció que lo había hecho claramente como una manera intencional y explícita, jocosa, de referirse a un fenómeno hidro-meteorológico que, para decirlo con una expresión popular, no sabía “si peinarse o hacerse los papelillos”. Claro que pudo haber sido un desliz cometido en la improvisación. No es lo mismo, sino mucho más difícil, la expresión improvisada que la escrita, y en ninguna se está libre de cometer errores.

Lo irritante eran la sorna y el desdén con que se intentaba devaluar a quien era objeto de bien ganado elogio por su trabajo y sus virtudes. No se descarte que las mismas personas que procuraron burlarse de ella —con lo que probablemente solo se desacreditaban a sí mismas— fueran de las que cometen la mar de errores de todo tipo al expresarse, y hablan de “conciertos ‘plagados’ de grandes músicos” o “competencias deportivas ‘plagadas’ de atletas estelares”, o repiten que un virus determinado “tiene tremenda virulencia”.

Muchos errores se cometen en nuestros medios, como en otros, y es un deber apremiante contribuir a que se erradiquen. Pero cosa muy distinta es el escarnio agresivo cultivado por quienes no parecen capaces de reconocer virtudes ajenas, sino que sienten escozor si se les reconoce, y se agarran de la menor viruta para desconocer la calidad de la ebanistería hecha por otras, la que acaso ni de lejos son ellas capaces de hacer, o intentar siquiera.

Eso es tan abominable como la irresponsabilidad en el cumplimiento de los deberes profesionales, que merece mayor reprobación si viene de la desidia y la autocomplacencia que cuando es fruto del desconocimiento, el que tampoco es justificación válida para la resignación acomodaticia.

En cuanto a la meteoróloga ya nombrada, lo más justo no será empezar a valorarla como el posible relevo de nadie. Cada quien tiene el lugar que tiene, tanto más respetable si se lo ha ganado con esfuerzo y talento propios. Esa profesional —carismática, y cuyo semblante sugiere un origen popular que daría mayor grandeza a su desarrollo— merece que se le valore por sus logros, que ya tiene.

Aquí ni siquiera se ha dicho que es joven, no porque no lo sea, sino porque el calificativo suele ocultar una desagradable mezcla de paternalismo y subvaloraciones, y hasta de esterilizante conformismo. ¡Adelante usted, Aylin Caridad Jústiz Águila!

(Tomado del Facebook del autor)

Luis Toledo Sande
Luis Toledo Sande
Escritor, investigador y periodista cubano. Doctor en Ciencias Filológicas por la Universidad de La Habana. Autor de varios libros de distintos géneros. Ha ejercido la docencia universitaria y ha sido director del Centro de Estudios Martianos y subdirector de la revista Casa de las Américas. En la diplomacia se ha desempeñado como consejero cultural de la Embajada de Cuba en España. Entre otros reconocimientos ha recibido la Distinción Por la Cultura Nacional y el Premio de la Crítica de Ciencias Sociales, este último por su libro Cesto de llamas. Biografía de José Martí. (Velasco, Holguín, 1950).

4 thoughts on “A propósito de una meteoróloga

  1. Una excelente profesional, que ya hace varios años ofrece explicaciones ante el paso de un ciclón tropical que mucho agradan a quienes la vemos y escuchamos. Aylin sabe comunicar y eso es lo que importa. La vi, desde Caracas, entregada, valiente, convincente, y eso es lo que realmente importa, y es también lo que más le interesa a la mayoría del pueblo cubano que sentimos satisfacción y agradecimiento al verla en pantalla.

  2. Gracias por su comentario. Yo si escuché la explicación de Aylin. Fue totalmente intencional, ella lo contó cómo una anécdota y fue un término usado entre los colegas, porque la TTElsa estaba totalmente desorganizada. Nada que ver con los intentos de desacreditarla. Es magnífica y muy natural!

  3. Luis coincido plenamente contigo. Tanto mi esposa como yo hemos seguido con atención a Aylín Caridad Jústiz Águila. Y nos ha llamado sobremanera la forma en que se proyecta hacia los televidentes. Logra, sin proponérselo, una fluida empatía. Los detractores mas temprano que tarde quedan en el camino. Afectos nuestros para ti, esposa y la hija desde las extensas llanuras de Camagüey

  4. Concuerdo con usted, Doctor Sande. Y a conciertos y competencias deportivas plagados y plagadas de participantes y virus muy virulentos, puede añadirse que algunos denominan, en medios masivos de comunicación, fenómenos climáticos -en lugar de meteorológicos- a los ciclones y lluvias. El de tormenta atormentada me parece un juego de palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap