fbpx
COLUMNISTAS

Palestina en mi memoria

Desde lugares distantes y cercanos he recibido en las últimas horas mensajes de indignación ante el crimen que se comete contra el pueblo palestino. Y he recordado un memorable discurso de Fidel Castro en la ONU del cual fui un afortunado testigo.

Desde Islas Baleares, una de las 17 autonomías españolas, el amigo Gerardo Moyá Nogueras, Presidente de la Casa de Amistad con Cuba, califica el crimen que se comete contra los niños palestinos de auténtico genocidio israelí.

Más cerca de Cuba el internacionalista y poeta panameño Julio Yao nos advierte que “la Humanidad sufre un estado de sitio, bajo la ley dictatorial de un solo imperio, este Apartheid sionista de prisiones y exterminios… y en otra parte de su poema condena “al ladrón que robó las tierras, aguas y mares de Palestina, al usurpador que decapitó los sueños infantiles de jugar en las playas de Palestina y al carcelero que condena a perpetuidad a los niños sin futuro de Palestina”.

También la Asociación Americana de Juristas exige el cese inmediato de toda acción contra la población civil palestina; demanda el cese de la ocupación y el control militar de los territorios ocupados, incluyendo el este de Jerusalén; el retiro incondicional de los territorios actualmente ocupados por los colonos israelíes y el desmantelamiento de los asentamientos coloniales, así como el cese de la discriminación árabe de Israel y la excarcelación de 4 mil 500 palestinos, entre ellos 140 niños y 41 mujeres.

Y yo tuve el privilegio de reportar para Radio Habana Cuba el viernes 12 de octubre de 1979, el discurso del Comandante Fidel Castro, quien ese día habló en la Asamblea General de la ONU como Presidente de Cuba y del Movimiento de Países No Alineados, cuya Sexta Conferencia Cumbre se había efectuado un mes antes en La Habana.

Ante un salón plenario colmado hasta los pasillos de un público ansioso de conocer el mensaje de Cuba y de los No Alineados, Fidel denunció que la cuestión de Palestina es la médula del problema del Oriente Medio.

Señaló entonces el líder histórico de Cuba –con plena vigencias hoy– que la determinación de Israel de continuar su política de agresión, expansionismo y asentamiento colonial en los territorios que ha ocupado con el apoyo de los Estados Unidos, constituye una seria amenaza a la paz y a la seguridad mundiales.

En ese histórico discurso Fidel Castro precisó que “la base de la paz justa en la región comienza por la retirada total e incondicional de Israel de todos los territorios árabes ocupados y supone para el pueblo palestino la devolución de todos sus territorios ocupados y la recuperación de sus derechos nacionales inalienables, incluido el derecho al retorno a su Patria, a la libre determinación y al establecimiento de un Estado independiente en Palestina, de conformidad con la resolución 3236 de la Asamblea General. Ello implica –agregó Fidel Castro– la ilegalidad y nulidad de las medidas adoptadas por Israel en los territorios palestinos y árabes ocupados, así como del establecimiento de colonias o asentamientos en tierras palestinas y en los demás territorios árabes, cuyo desmantelamiento inmediato es un requisito para la solución del problema.”

Son demandas de absoluta actualidad las formuladas por Cuba y el Movimiento de los No Alineados en la voz de Fidel Castro hace más de 40 años en las Naciones Unidas.

Y quiero recordar ahora de manera especial el momento en que el estadista cubano, alejado de todo fanatismo, recordó que el movimiento revolucionario se educó siempre en el odio a la discriminación racial y los pogromos de cualquier tipo, y desde el fondo de nuestras almas –enfatizó Fidel—repudiamos con todas nuestras fuerzas la despiada persecución y el genocidio que en su tiempo desató el nazismo contra el pueblo hebreo.

Pero –precisó el líder cubano— no puedo recordar nada más parecido en nuestra historia contemporánea que el desalojo, persecución y genocidio que hoy realizan el imperialismo y el sionismo contra el pueblo palestino.

Y cerró el Presidente de Cuba y de los No Alineados sus palabras con esta justa valoración del pueblo palestino: “Despojados de sus tierras, expulsados de su propia patria, dispersados por el mundo, perseguidos y asesinados, los heroicos palestinos constituyen un ejemplo impresionante de abnegación y patriotismo, y son el símbolo vivo del crimen más grande de nuestra época”.

Qué visión la de Fidel Castro! Qué vigentes están sus palabras! Qué grandioso legado ha dejado a Cuba y al resto del mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap