fbpx
CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Con Paquito frente al espejo (El otro Francisco)

Por Raúl San Miguel

Pocas veces se tiene el privilegio de confrontar los criterios de un entrevistado: el colega Francisco Rodríguez Cruz -mediático y archiconocido en las redes sociales- al cual nos une la extraordinaria amistad forjada en años de trabajo periodístico y sobre todo el haber compartido, desde su “silencio público”, discernimientos resultantes de su capacidad para avizorar cuestiones a través de las cuales podemos mirar o evadirnos de su reflejo. Así ocurre cuando tenemos en las manos el libro Paquito el de Cuba. Una década de ciberactivismo.

-De cierta manera has dejado una huella singular sobre la construcción de un camino colectivo, en medio de un bosque de tabúes espinosos, de una sociedad que pretende -desde sus bases constitucionales-, ser más abarcadora e inclusiva. Obviemos las preguntas: ¿Qué pasa con Paquito? ¿En qué anda? ¿De qué lado está?, formuladas con intencionalidad en la introducción del prólogo a tu libro a cargo de la Dra. Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX). ¿Qué has aprendido de Paquito en todos estos años que reúnes y compartes con tu libro?

-Lo considero un compendio de artículos y comentarios publicados durante más de diez años en mi blog (Paquito el de Cuba) y que inicié el 4 de diciembre de 2009, como resultado de un grupo de coincidencias: la computadora que nos vendieron a los periodistas, un módem de conexión para la internet en aquellos momentos y la necesidad desde lo profesional de hacerse presente en aquellos desconocidos ciberespacios. Entonces los blogs eran quizás los principales espacios para el debate sobre la realidad de Cuba y en las redes sociales como parte de un proceso incipiente del acceso en nuestro país a la Internet, algo que fue avanzando.

“En un primer momento mis lectores fueron familiares, amigos, colegas… Con el tiempo las historias que yo contaba, sobre mi propia vida y el cómo solucionaba problemas y dificultades que se les presenta a cualquier persona, resultaron un proceso de aprendizaje desde muchos puntos de vista: tecnológico o sea el conocimiento de cómo interactuar desde la internet con un público amplio y en medio de una polémica tan grande como la que suscitan los temas cubanos, interactuar con personas dentro y fuera de Cuba; incluso, quienes cuestionaban mi existencia y argumentaban que era una invención, una ficción, que no podía existir en nuestro país una persona gay, profesor universitario, periodista, militante del Partido Comunista de Cuba, padre, seropositivo del VIH”.

 

Foto: Tomada del blog https://paquitoeldecuba.com

-Con tu presencia en las redes de la internet, específicamente la llamada blogosfera, has contribuido a socializar reflexiones agudas con respecto a diversos temas entre los cuales destacan los relacionados con el derecho al respeto de la diversidad y orientación sexual, la proyección de la economía cubana y especialmente la confrontación de criterios a través de un diálogo polémico. ¿Consideras que has aportado algo en este sentido?

– En un principio muchos aseguraban que era una creación de un personaje de la Seguridad del Estado Cubano; pero eso no duró mucho tiempo. Muchas personas me conocían. Esa etapa pasó y hubo un reconocimiento a las historias que contaba. En realidad, también escribía para mi hijo, tenía apenas nueve años cuando inicié el blog, y necesitaba explicarle cómo habían sido estos acontecimientos en mi vida.

– En tu libro reúnes artículos de tu blog, en los cuales está presente una vocación martiana y fidelista, desde el testimonio, para compartir verdades que algunos pueden ver a través de sus propios techos; sin embargo, no las asumen. ¿Compartes este criterio que esbozo o lo ves de una manera diferente?

– Cuando me convocaron a sumarme al CENESEX, en condición de activista, participé en un curso de Derechos humanos y Derechos sexuales. Colaboraba e implicaba más. Pasaron de ser mis historias personales a vivencias colectivas al reflejo de quienes abogaban por cambiar los estereotipos y prejuicios que existían en derredor de las personas homosexuales, transexuales, lesbianas, LTGBI, en sentido general. Se trata de un protagonismo colectivo que incluye, además, a todas las personas que han estado en mi derredor: médicos, familias, colegas, amigos.

“Es una selección entre casi 500 textos donde se recogen momentos fundamentales. Se estructuró desde la autopresentación del blog que tanto impactó desde el primer momento. No es cronológica sino lógica. El valor está, precisamente, en que muchas personas se han visto reflejadas en esas historias y sucesos. Estoy convencido que le sucede a mucha gente. Quisiera logren esa identificación con mis historias.

Foto: Cortesía del entrevistado

“Me siento satisfecho si los lectores se divierten un poco, relajen, informen, y sobre todo de cosas que sucedieron hace doce años. Reflexionen sobre cómo se ha avanzado sobre estos temas en el país, incluso desde la percepción colectiva. Pienso que cuando comencé, hasta hoy, se avanzó mucho, aunque todavía persisten actitudes discriminatorias. El libro concluye con la aprobación en la Constitución de la República, de lo relacionado con el Código de la Familia.

“La mayor contribución es precisamente divulgar, ofrecer mayor difusión de ese Código. Somos parte de este país y deseamos apoyar en su desarrollo como todos, que tenemos nuestros problemas, vivencias diferentes, tal vez más trabajo para formar una familia, estabilizarla, que la reconozcan desde el punto de vista jurídico, aunque lo alcanzamos socialmente”.

– ¿Consideras una suerte que la editorial Caminos, del Centro Memorial Martín Luther King, asumiera el reto de la publicación impresa de un texto tan importante para las ciencias sociales, como este?

-Debo reconocer a la editorial del Centro Memorial Martín Luther King, una institución vinculada a la iglesia cristiana más progresista y eso tiene un valor extraordinario. Incluso le solicitaron al Instituto Cubano del Libro, la propuesta de una edición mayor de 10 000 ejemplares, en su plan especial. En algunas provincias ya se están preparando para la presentación al público, en cuanto se tengan las condiciones sanitarias posibles. Ya contamos con una versión electrónica del libro. Está confirmado de que está listo y por supuesto, facilitará el acceso a muchas más personas, incluido los más jóvenes que prefieren la lectura digital.

“Su primera presentación será este viernes 14 a las 2:00 de la tarde, como parte de la Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia. El libro estará disponible en Internet, en los portales del CENESEX, el Centro Memorial Martín Luther King, del Instituto Cubano del Libro. Lo considero un libro raro que no entra en los cánones de ningún género, tal vez en lo testimonial puede insertarse, sobre todo para no perder la difusión de temas que forman parte de la historia de nuestro país con respecto a los temas abordados, discrepancias sobre estos asuntos con la dirección de la nación. Todo esto enriquece la posibilidad de vivir en un país donde la gente tiene derecho a disentir y polemizar. Es uno de los valores de mi libro que me hace sentir satisfecho”.

(Tomado de Tribuna de La Habana)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap