fbpx
OTRAS NOTICIAS

Darilys y la pared de mis palabras

Marzo es mes fértil para la poesía, al equinoccio de primavera antecede la jornada por el Día de la Prensa Cubana y una brisa de olores a la tinta de Patria anega nuestros sentimientos de pertenencia al gremio. El tercer mes del año embriaga también por fragancia femenina, con ese hermoso telón de fondo emergió hoy Darilys, juguetona y carismática, para ser epónimo de las colegas que aman el deporte.

Tarde describo las despedidas, una morosa aceptación deviene mudez hasta que la realidad impositiva de crudeza, tan irreverente como la muerte misma obliga al desahogo.

Conocí a la Darilys estudiante, diplomante, adiestrada, compañera de trabajo, máster antes que todos sus condiscípulos, vi su crecimiento acelerado en madurez y conocimientos sobre la base de búsqueda de excelencia. Con celo guardaba hasta su expediente de estudiante, como si revisar algún desliz cultivara una receptividad constructiva.

Así traslucía afanes de superación, no reñidos con jovialidad, compañerismo, maternalismo innato que le permitió hasta ser una joven madrastra, antes de la llegada de su bebé Samuel.

Así la vi hoy cuando estuvo su foto donde debía estar ella y Yiselle Feliú Téllez, periodista que presidirá el nuevo grupo de trabajo de las féminas del círculo deportivo rememoró a la incansable Darilys.

Se me antojó que a la homanajeada, por su versatilidad, poco le hubiera importado trastocar sus amados bates, guantes y pelotas por el juego de la suerte, ni que esta vez la buenaventura fuera para Pinar del Río.

Seguro en su crónica de hoy estuviera una analogía a la tesis de Azorín: “…El tiempo es un niño que juega a los dados”, cuando en Diez minutos de parada alabó el amor a primera vista, porque este último es la perfecta metáfora de las pasiones de Darilys.

Hace poco intenté describir las barreras emocionales necesarias para separarnos del dolor que la muerte ocasiona y lograr seguir. Hoy mis palabras sobre Darilys se estrellan contra mis paredes, no hay resortes para entender, ni palabras para expresar lo que los sentimientos determinan.

Solo bendecir este marzo pletórico de lira, que nos la devolvió donde siempre brillará, y hasta disfrutar su guiño para Cienfuegos, clasificado en la semifinal del evento virtual.

Tomado del 5 de septiembre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap