COVID-19. Reportes periodísticos

El plasma frío parece eliminar al coronavirus de ciertas superficies

El plasma —uno de los cuatro estados básicos de la materia que se puede crear al calentar un gas neutro o al someterlo a un fuerte campo electromagnético— parece prometer un avance significativo en la lucha contra la propagación del SARS-CoV-2, tras haberse comprobado que mata rápidamente al coronavirus en las superficies.

De acuerdo con este hallazgo de un grupo de investigadores de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), publicado en la revista Physicsof Fluids, un modelado realizado en junio mostró que las cepas del coronavirus en superficies como metal, cuero y plástico murieron en tan solo 30 segundos de tratamiento con plasma atmosférico frío alimentado con argón.

La demostración consistió en la utilización de un chorro de plasma a presión atmosférica (que construyeron con una impresora 3D) para rociar superficies previamente tratadas con cultivos de SARS-CoV-2. Estas incluían plástico, metal, cartón y cuero para baloncesto, fútbol y béisbol, informó Europa Press.

Resultó que el aerosol que empleó plasma alimentado con argón mató todos los coronavirus en las seis superficies en menos de tres minutos, y la mayor parte del virus se destruyó después de 30 segundos. Pruebas adicionales mostraron que el virus se destruyó en tiempos similares en algodón de mascarillas.

El plasma atmosférico frío es un gas ionizado, cercano a la temperatura ambiente, que ha demostrado ser eficaz en tratamientos contra el cáncer, cicatrización de heridas, odontología y otras aplicaciones médicas.

Richard E. Wirz, autor principal del estudio, explicó que los hallazgos recién publicados muestran un gran potencial de uso del plasma para detener el ciclo de transmisión del coronavirus, que como es conocido puede permanecer infeccioso en las superficies durante varias horas.

Añadió, además, que este es solo el comienzo. “Tenemos mucha confianza y expectativas muy altas para el plasma en el trabajo futuro. Del plasma vendrán muchas respuestas para la comunidad científica”.

Como una opción segura y saludable —cuyos beneficios esperan que estén disponibles para personas de todo el mundo—los autores calificaron a la nueva tecnología, al mismo tiempo que están construyendo un dispositivo compacto que podría usarse ampliamente para tratar superficies con plasma contra el coronavirus.

Todo lo que usamos viene del aire, concluyeron. “Aire y electricidad: es un tratamiento muy saludable sin efectos secundarios».

(Tomado de Cuba en Resumen)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *