CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

La cultura en el devenir de la Revolución Cubana

Corría marzo de 1959… La Revolución Cubana apenas tenía 3 meses de victoria y llegada al poder. En ese mes se crea la imprenta Nacional de Cuba, luego bajo la dirección del prestigioso escritor Alejo Carpentier. El primer libro publicado fue El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes y Saavedra. En ese mismo mes de marzo se funda el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC); así nacía el cine cubano de la Revolución, que hasta hoy representa una escuela de pensamiento contrahegemónico y de defensa de la libertad humana.

Sin embargo, fue sin dudas la Campaña de Alfabetización de 1961 el primer gran reto cultural de la Revolución Cubana, la piedra angular que puso los cimientos al devenir cultural de la nación en los últimos 60 años.

 Y cuando Fidel Castro convocaba a los jóvenes cubanos a incorporarse a la gran cruzada, les decía: “Tenemos que ir a enseñar a los campos, tenemos que ir a enseñar a los campesinos, y, después, sacaremos de los campesinos, de los jóvenes campesinos, lo mejor, lo que más vocación tenga, y entonces en el futuro organizaremos… Vamos a sacar el coro de los campos.  Recuerden que nosotros somos semillas, que tenemos que sembrarnos para producir una cosecha grande…Ustedes tienen que ir a escoger a los niños y a las niñas que irán a la Escuela Nacional de Arte que ya la Revolución está construyendo, y que comenzará a funcionar para el próximo año…” En la Campaña de Alfabetización Cubana participaron 271 mil educadores, quienes alfabetizaron a más de 700 mil personas. Concluida en un año en acto masivo en la Plaza de la Revolución el 22 de diciembre de 1961, Fidel Castro expresaría: “Ningún momento más solemne y emocionante, ningún instante de legítimo orgullo y de gloria, como éste en que cuatro siglos y medio de ignorancia han sido derrumbados”.

Y la Revolución no detuvo sus transformaciones culturales profundas. Se gestaron instituciones y programas educativos y culturales como el fortalecimiento del Ballet Nacional de Cuba, la Biblioteca Nacional y la Academia de Artes Plásticas de San Alejandro; la fundación de la Casa de las Américas, la creación de las Escuelas de Arte y la enseñanza artística y, el rescate del patrimonio, que otorgaron al modelo cubano la peculiaridad humanista que lo ha distinguido en todas sus áreas de creación.

No ha sido fácil la vida para Cuba. La Revolución rebelde ha sufrido el acoso más prolongado y desproporcionado de la historia. Sin embargo, ha sido justamente la cultura su mejor arma de defensa. Llegaron los duros años 90, cuando el bloque socialista desapareció y con él, el vínculo económico y comercial fundamental de la Cuba socialista. En ese periodo, en medio de la sobrevivencia cotidiana, Cuba apeló a la cultura y a los creadores de la Revolución para que constituyeran la vanguardia de la nueva etapa de luchas.

Y ciertamente, la cultura ha salvado y salva al país: de la ignorancia, del egoísmo, de la mezquindad, de la desmemoria…

Fue un 22 de agosto de 1980, en reunión del Consejo de Ministros de Cuba en que se acuerda el Decreto No. 74, que refrenda el 20 de octubre como día de la Cultura Nacional, fecha que alude a uno de los acontecimientos más relevantes de la historia Cuba, cuando ese día de 1868 fue entonado por primera vez el Himno Nacional cubano, La Bayamesa, llamado así por el pueblo cuando tropas mambisas al mando de Carlos Manuel de Céspedes liberaron a la ciudad de Bayamo en la primera gesta de independencia de Cuba en el siglo XIX; preámbulo de una larga lucha por la libertad que concluyó el 1 de enero de 1959.

En aquellos argumentos que acreditaron esa fecha como el día de la cultura cubana, quedó para siempre suscrita la Patria como acto de fe:

“POR CUANTO: Reconocemos en el Himno Nacional de Cuba, nuestra Bayamesa, el símbolo en que se entrecruzan el sentimiento de amor a la patria y la decisión de combate, la expresión artística de ese acto cultural por excelencia en que el pueblo afirma y conquista su identidad plena, la guerra libertadora.”

“POR CUANTO: Se hace necesario elegir una fecha que permita conmemorar anualmente el surgimiento de la cultura cubana: independentista, antiesclavista, antimperialista y proyectada hacia el progreso social.”

Imagen destacada: Rodaje del video clip de “La Bayamesa”, interpretado por los cantautores Luis Franco, Eduardo Soza y Annie Garcés. Foto: Juan Carlos Borjas.

Maribel Acosta Damas
Maribel Acosta Damas
Periodista cubana, especializada en Televisión. Profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana y doctora en Ciencias de la Comunicación.

One thought on “La cultura en el devenir de la Revolución Cubana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *