COVID-19. Reportes periodísticos OTRAS NOTICIAS

El plasma de la infección reciente, más efectivo para combatir la COVID-19

Recolectar el plasma cuanto antes —después de que el donante se recupere de la COVID-19—, puede ser mucho más efectivo para pelear contra el virus en otros afectados por la enfermedad, ya que los anticuerpos comienzan a desaparecer a los tres meses del inicio de los síntomas, alerta una nueva investigación publicada en la revista Blood.

De acuerdo con los hallazgos, reporta Rusia Today, los anticuerpos contra el nuevo coronavirus no son eternos. En este sentido, Renée Bazin, autora del estudio, citada por Medical Express, plantea una pregunta clave: “¿en qué momento es más efectivo recolectar el plasma del donante en función de la presencia de anticuerpos que ayudan a combatir el virus?».

El estudio fue realizado por expertos del centro de sangre Héma-Québec (Canadá) y se basó en 282 donantes de plasma de covid-19, indica el reporte. También detalla que los científicos siguieron a 15 adultos (11 hombres y 4 mujeres) que fueron diagnosticados y posteriormente se recuperaron de la enfermedad.

Cada uno de los participantes donó su plasma entre cuatro y nueve veces; la primera donación se produjo entre 33 y 77 días después del inicio de los síntomas y la última donación entre 66 y 114 días”, especifica la nota.

Asimismo, explica cómo durante la investigación los médicos observaron que, en cierto momento, las personas seropositivas (es decir, que habían producido anticuerpos contra el SARS-CoV-2) se volvían seronegativas. “Significa que ya no tenían anticuerpos detectables”.

Los 15 donantes experimentaron disminuciones en los anticuerpos al mismo tiempo —concluyeron los investigadores—, alrededor de 88 días después del inicio de los síntomas.

Igualmente destacaron que la disminución de los anticuerpos a lo largo del tiempo no parece estar relacionada con la cantidad de veces que la persona donó plasma y se debe, en cambio, al tiempo transcurrido desde la infección y a una disminución natural de la respuesta inmune.

Según nuestros hallazgos —resumió Bazin —, lo ideal es que los médicos utilicen plasma que haya sido recolectado lo más pronto posible, después de la aparición de los síntomas del donante, y que se verifique la presencia de anticuerpos antes de administrar el plasma a un paciente.

(Tomado de Cuba en Resumen)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *