COVID-19. Reportes periodísticos

Miguel Díaz Canel: “En Cuba nadie quedó desamparado”

“En Cuba fueron aplicadas 36 medidas de carácter laboral, salarial y de seguridad social: crecen el trabajo a distancia y el teletrabajo; se reubicaron trabajadores en otros puestos y se ampliaron las garantías salariales a los que se encuentran en sus casas al cuidado de hijos menores, de adultos mayores y a aquellos en condiciones de fragilidad de salud o que no fue posible reubicar; se exoneró del pago de impuestos a más de 240 mil obreros del sector no estatal; se mantuvo el pago de las pensiones, y los trabajadores sociales prestan atención especial a las familias que lo requieren”.

Las palabras anteriores fueron pronunciadas por el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz Canel Bermúdez, y el panorama descrito fue el vivido en la Isla cuando la pandemia de la COVID-19 inició su propagación.

Durante su intervención en la Cumbre Mundial Virtual de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), acontecida hoy, el mandatario dijo que en Cuba nadie quedó desamparado y que en estos momentos existen condiciones para iniciar los procesos de recuperación y el camino hacia la nueva normalidad, “sobre la base de la más amplia participación del pueblo en el proceso de toma de decisiones”.

Por otra parte, se refirió a las consecuencias del recrudecimiento de la política de bloqueo económico, comercial y financiero del Gobierno de los Estados Unidos, dirigida a estrangular el comercio, el acceso a los combustibles y a las divisas internacionales.

Una política que no solo se ha mantenido durante esta etapa de amenaza epidemiológica, sino que ha ido ascendiendo en su acoso criminal a todo el pueblo.

Paralelamente, Díaz Canel aseguró que son innegables los devastadores efectos económicos que tendrá la enfermedad a nivel global, sumados a las duras reglas impuestas por el mercado; un contexto que se complejiza-como explicó el gobernante-por los años de capitalismo y política neoliberal.

Según los expertos-precisó-ya se han perdido 305 millones de empleos y 1 600 millones de trabajadores ven amenazados sus medios de subsistencia.

“El momento es dramáticamente serio y exige acciones coordinadas. Ni Gobiernos, ni trabajadores podemos cruzarnos de brazos. Y el colosal empeño al que debemos consagrarnos impone hallar soluciones que coloquen los derechos de los trabajadores como interés superior”, añadió.

Frente a la situación actual, el presidente cubano expresó que la OIT, con una amplia obra en favor de la justicia social, promoción del empleo digno y la protección de los trabajadores, puede “contribuir a ayudar al mundo del trabajo para dejar atrás la crisis causada por la COVID-19”.

Finalmente, Díaz Canel reiteró la voluntad de la nación caribeña de continuar fortaleciendo el multilateralismo, la solidaridad y la cooperación internacional, con el compromiso de continuar garantizando la protección de los derechos de los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *