OTRAS NOTICIAS

El poder de las mentiras en el mundo red: Trump, presidente cósmico

Interesante artículo de opinión publicado en The New York Times sobre el poder de las mentiras en el mundo digital.

Por Frank Bruni / The New York Times

Ya no es interesante, o particularmente periodístico, señalar que Donald Trump miente. Dejó de ser interesante hace mucho tiempo. Mintió camino a la presidencia. Mintió sobre la multitud que lo acompañó en el momento de su llegada a La Casa Blanca. Su discurso en sí era una gran mentira. Y las falsedades solo han hecho metástasis desde allí.

¿Por qué? Hemos seguido eso, también, más recientemente, en todas las charlas sobre Demasiado y nunca suficiente, el libro de Mary Trump, quien no solo es su sobrina sino también una psicóloga clínica. Miente porque creció entre mentirosos. Miente porque la hipérbole y la burla mantienen su frágil ego. Miente porque lo practica, está acostumbrado y nunca parece pagar un alto precio por ello.

Lo que me intriga es esa última parte: la impunidad. Quiero entender cómo se ha salido con la suya con todas las mentiras, porque estoy desesperado por saber si continuará haciéndolo.

Esa es la pregunta central en su intento de reelección, porque su estrategia no es realmente “la ley y el orden” o el racismo o una demonización de los liberales como wackadoodles (fanáticos) fóbicos de los monumento o la reducción de Joe Biden a un desastre. Todos esas jugadas están ahí, pero brotan de un esquema más amplio y general. Su estrategia es la ficción. Su estrategia son las mentiras.

¿Podrá convencer a suficientes estadounidenses de que realmente se preocupa por la calidad de vida en las ciudades y está enviando a oficiales federales como una medida constructiva en lugar de provocativa, un instante de empatía frente a un ataque de vanidad? Se adelantó hace unos días cuando hizo mención de “la gente maravillosa de Chicago” con la anotación innecesaria de que es “una ciudad que conozco muy bien”. Todo lo que Trump dice es autorreferencial, y todo lo que hace es reverencial.

¿Podrá alimentar a los votantes con la fantasía de que sus acciones en la infancia de esta pandemia salvaron vidas y que el número de muertos y la curva sin aplanamiento de nuestro país, por lo cual somos líderes en el mundo, son más una ficción que un hecho o al menos más casualidad que una acusación? ¿Podrá ser convincente con su máscara de antiguo evangelista?

Su reciente entrevista con Chris Wallace en Fox News fue una prueba de esto y … wow. Lo que debió estar arriba se vio abajo. El negro era blanco. Un control superficial de su coherencia cognitiva ha resultado ser una profunda inmersión a su gloria cerebral.

Afirmó que Joe Biden se había comprometido a desmantelar, cuando no abolir a la policía, aunque Biden no hizo nada por el estilo. Se jactó de que la gestión de Estados Unidos de esta pandemia nos convirtió en “la envidia del mundo”, cuando en realidad estamos tan densamente enfermos que no podemos ingresar a la mayor parte de Europa. Ah, y está navegando ya hacia cuatro años más: todos los encuestadores que predicen lo contrario son fabuladores incompetentes.

Luego están los anuncios de la campaña de Trump, que son caricaturas de la serie “Veep”. Uno que apareció en Facebook a principios de julio decía: “PROTEGEREMOS ESTO”, así como así, en LETRAS MAYÚSCULAS QUE GRITAN AL ESPECTADOR, debajo de una imagen de una estatua de Jesús. Pero Trump no protegerá esa estatua porque, como advirtieron los observadores con ojos de águila, se trata del monumento al Cristo Redentor que se cierne sobre Río de Janeiro.

Unas semanas más tarde, otro anuncio de Facebook incluía dos imágenes lado a lado. Debajo de la foto de Trump estaban las palabras “Seguridad pública”. En la otra imagen separada, se observa a un oficial de policía en el suelo en medio de los manifestantes. Las palabras que acompañaban esta foto eran “Caos y violencia”.

¡De miedo! Pero, de nuevo, se equivocó. La escena no era de Portland o Minneapolis o Washington o Chicago en 2020, aunque esa era la sugerencia obvia. Resulta que la foto fue tomada en Ucrania. Hace seis años. Para una deconstrucción más completa y muy divertida de este desastre, lea a Jonathan Last en The Bulwark.

Mientras tanto, los comerciales de televisión de la campaña de Trump han pintado una distopía de criminalidad desenfrenada en las metrópolis controladas por los demócratas, donde la policía ya no funciona o no existe. Una ellas muestra a una mujer mayor que es atacada por un ladrón, mientras escucha una grabación del 911 que le dice que “deje un mensaje”.

Si este es el tono de Trump en julio, imagínenselo en octubre. Cuando termine, Willie Horton se parecerá a Peter Pan.

Es más que ridículo. ¿Pero es demasiado? En algún  otro momento hubiera respondido un sí rotundo. Ahora simplemente no lo sé.

La elección de cada presidente ilumina el momento en que ocurre, y Trump nos dijo algo importante, y aterrador, sobre nuestra relación con la verdad. Confió como ningún candidato antes que él en una nueva infraestructura de falsedades y desinformación, tuiteando hasta en el camino a Belén mientras sus aliados convirtieron a Mark Zuckerberg en su títere. Si está vendiendo ficción, Twitter y Facebook son los bazares adecuados.

Pero no son los únicos. La web (red, qué nombre apropiado) ha fomentado la proliferación de sitios de “noticias” con agendas partidistas y micropartidistas. Favorecen los ecosistemas florecientes para realidades alternativas. Muchos estadounidenses creen que Trump es un mártir poco apreciado porque se marinan en hechos selectivos, manipulados y fraudulentos. Y Trump y sus secuaces realmente han descubierto cómo aplicar el adobo.

Cuando Robert Mueller publicó las conclusiones de su investigación sobre los lazos de la campaña de Trump con Rusia, todos se centraron en su segunda sección, sobre Trump, cuando la primera era al menos igual de importante. Documentó el alcance y el ingenio de los intentos de Rusia de pervertir las elecciones. Pero incluso muchas de las personas que le prestaron atención descubrieron que el punto no era  la necedad de Rusia. Fue la corrupción del proceso. Era el poder de las mentiras en un mundo que se volvió digital.

En cuanto al poder de un mentiroso, bueno, eso es lo que Trump está probando. Se salió con la suya con mentiras en su carrera comercial porque eligió caminos profesionales pavimentados con engaño y estafadores. Además, tenía, y todavía tiene, un talento especial para tratar a los tontos como al Evangelio. Esa es la gran ventaja de los verdaderamente amorales: están liberados de cualquier tirón de conciencia, por lo que no hay dudas sospechosas en sus palabras, ni pánico revelador en sus ojos. Malditas las verdades y todo a punto.

Se salió con la suya en 2016 debido a las redes sociales, porque el mundo del espectáculo y la política finalmente se fusionaron hasta el punto en que uno no se distinguía del otro, y porque muchos estadounidenses se habían vuelto tan escépticos respecto a los candidatos tradicionales que uno poco tradicional parecía más confiable. En algún nivel Trump era la dieta que aún no les había fallado. Estaban listos para creer en él.

Pero creer ahora es ignorar los hechos. Alrededor de 150,000 estadounidenses han muerto a causa de Covid-19. Decenas de millones han caído en la ruina financiera o están al borde del precipicio. Las tensiones raciales están en ebullición palpable. Y Trump sigue teniendo que duplicarse para corregir sus predicciones y volver sobre sus pasos en falso. Charlotte, Jacksonville, Charlotte: He perdido la noción de dónde se reunirán los republicanos el próximo mes y de quién está a bordo, aunque sigo preparado para los comentarios de Trump. Solo él puede convertirlo en una magnífica ficción.

Desde ahora y hasta el 3 de noviembre, Trump llevará los grandes inventos que asisten a la campaña de cualquier candidato presidencial a un nuevo nivel grandioso, enmarcado por su insistencia hace unos días de que había “hecho más por los afroamericanos que nadie, con la posible excepción de Abraham Lincoln.” Me encanta eso: “posible”. Trump, Lincoln: están a un salto de pelota, de verdad.

Entonces, si bien esta elección es una competencia entre dos hombres con dos visiones, también es otra cosa. Es el nivel de la historia más alto que haya escalado Trump, y para él la mejor historia jamás contada. Es un referéndum sobre el alcance de su persuasión. Es un juicio a las profundidades de la credulidad de los estadounidenses.

¿Hemos cortado el cordón con la realidad? Entonces Trump tiene una oportunidad. Y Estados Unidos necesita una oración.

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *