CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Descubren la mayor y más antigua estructura maya

En Aguada de Fénix, Tabasco,  territorio mexicano,  fue descubierta la mayor y la más antigua estructura descubierta hasta ahora de la civilización maya. Aunque los árboles de los bosques escondían una plataforma artificial maya que se extiende sobre una superficie de unos 563.000 metros cuadrados, un equipo integrado por el investigador de la Escuela de Antropología de la Universidad de Arizona, Estados Unidos,  Takeshi Inomata, develó el descubrimiento.

Gracias a la tecnología Lídar, un método de detección con láser que crea un mapa en tres dimensiones, se dibujó un conjunto de centros ceremoniales, que se fueron construyendo entre los años 1000 y 800 Antes de Cristo, de unos 10 a 15 metros  de alto y del cual salen nueve calzadas. “Fue impresionante ver toda esa superficie. Es enorme”, confirma el investigador en una publicación del diario El País.

El descubrimiento desafía los modelos concebidos hasta ahora. Para empezar, la comunidad científica pensaba que la civilización maya se construyó poco a poco, es decir, aldea por aldea, hasta llegar a estructuras más masivas. Pero esta excavación demuestra lo contrario: partieron de lo más grande para ir creando lo pequeño. “Creo que tener esa base tan potente les ayudó luego a organizarse y repartirse en aldeas más pequeñas” opina Inomata.

El siguiente paso de la investigación será analizar los alrededores y ver cómo este conjunto se comunicaba con el resto. Lo más importante para el autor es que este hallazgo se convierte en la prueba más concluyente de la transición entre un estilo de vida nómada a uno más sedentario.

En épocas previas al año1200 antes de Cristo, los habitantes de esta área no usaban cerámica y según estiman los autores los mayas eran muy itinerantes. Se dedicaban a cazar, a cultivos como el maíz y a pescar.

Durante mucho tiempo algunos investigadores pensaron que los mayas no fueron unos sedentarios hasta el año 350 antes de Cristo, aproximadamente. Hoy, la idea cambia. El sedentarismo apareció mucho antes debido a la importancia de los cultivos de maíz para dichas civilizaciones y a la presencia de vajilla de cerámica. “Esto es clave para entender el pasado y cómo se fueron construyendo las civilizaciones,” asevera Inomata.

El investigador desea descubrir más elementos sobre ese mundo bajo tierra, no tanto sobre las estructuras tan imponentes, sino más bien sobre los habitantes que las construyeron para conocer quiénes fueron y cómo vivían.

Otro aspecto sorprendente de la investigación es que el hallazgo no deja evidencias claras de una desigualdad social muy marcada, como se deducía de anteriores descubrimientos.

Para Anabel Ford, Directora del Centro de Investigación Mesoamericana de la Universidad de California en Santa Bárbara, Estados Unidos, los datos de excavación y la gran cantidad de fechas de contexto presentes en el estudio son impresionantes.

(Tomado de Cubaenresumen)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *