OTRAS NOTICIAS

Archivos en tiempos de pandemia: Península de los Balcanes, el país que aún existe

El mapa mundi cambió. Para la generación universitaria de los 80 en Cuba, el antiguo mapa escolar rememora el tiempo de pertenencia al Campo Socialista; un universo más allá de la geopolítica, el de la vida humana en la utopía realizable. ¿Después?, ¡si sabrán las cubanas y cubanos su significado! Los jóvenes siempre han visto el mapa distinto, para las generaciones anteriores ha resultado difícil porque en el mapa antiguo está gran parte de sus vidas…

Vuelo a Eslovenia, la primera rareza… un trozo de un país. En ese fragmento está el lago Bled, de historia significativa en aquellos juegos olímpicos de los 80 en Yugoslavia… Paisajes de verano hermosos… Liubliana, con su mercado artesanal y su arquitectura vienesa resulta amigable y cercana. La pizzería Komunister rememora la época del socialismo, toda la vajilla se apropia del diseño de ese tiempo y los dueños- jóvenes, por cierto-  son partidarios confesos del país que fue.

Resulta peligrosa la llamada memoria fashion. Es justamente la antítesis de la memoria, esa que es reencuentro y análisis para el presente y el futuro. Sin embargo, otras pistas develan que no es moda, aunque esté de moda. El Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad exhibe la muestra de arte y archivo Constelaciones, una búsqueda extraordinaria del devenir del Movimiento de Países no Alineados, en el que Yugoslavia fue fundador y miembro activo. El Centro de Estudios Culturales y de la memoria estudia aristas de la identidad, la cultura y la política del país de hoy desde el que fue y sus nexos con el socialismo europeo, más allá de las diferencias; las estrategias y miradas comunes. Dirige este centro la antropóloga Tanja Petrovic. Los investigadores dicen su nombre, y al final… “Soy yugoslavo”.

Ya es posible ir de un país a otro de aquellos que fueron uno solo, en un tiempo cercano las fronteras estaban cerradas… El paso esloveno- croata presenta al Mar Adriático. Un mar salado y de costa rocosa. Los astilleros, que fueron la vida de la región, importante fuente de empleo y de ingresos al país, han sido desmantelados, sustituidos por una marina para ricos. El barrio obrero conserva el monumento a los astilleros y los edificios construidos para sus trabajadores, también en época del socialismo.

El potente movimiento cultural impacta las noches croatas. Galerías con un arte cuestionador y de gran fuerza desentierra la historia del país, no el de las fronteras actuales, sino el entero; el de antes de la guerra intestina impulsada y financiada por la ultraderecha neo conservadora de adentro y de afuera, que casi los aniquila.  Conviven también los puestos de venta de las medallas y los objetos de la época del socialismo y las vitrinas con las imitaciones de las camisetas del futbolista Luka Modric, en veinte euros. La arquitectura romana de Pula te entrega pasado más antiguo.

Espacio multiuso, muebles y vajilla yugoslava. Museo de la Buena Memoria. Pula. Croacia 2019

Casi una callejuela en medio de la minúscula ciudad sostiene el esfuerzo colectivo de sus habitantes: El Museo de la buena memoria fue inaugurado con contribución popular y sus fondos muestran en los años cincuenta del siglo pasado, la capacidad productiva de la Yugoslavia socialista. El concepto museográfico se basa en recrear una casa yugoslava, la vida de una familia, los objetos que la rodeaban, su interacción con el mundo; un trabajo antropológico que definitivamente rescata autoestima y capacidad de acción. Los habitantes de Pula decidieron desmontar las campañas sobre el “infierno socialista”.

El salón. La vivienda yugoslava con todos los elementos producidos en el país. Museo de la Buena Memoria. Pula. Croacia 2019

El Museo te permite interactuar, como en una casa… Vas al teléfono, te acomodas en los muebles de la sala, revisas la computadora, el televisor… te pones la ropa, te sientas en el auto… ¡Todo producido en Yugoslavia! Va mucha gente a allí, les gusta mucho a los niños y a los jóvenes. Y no valen las ofensas porque en aquella pequeña ciudad, en los países que fueron uno solo, la gente registra ese tiempo como el de la buena memoria.

Maribel Acosta Damas
Maribel Acosta Damas
Periodista cubana, especializada en Televisión. Profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana y doctora en Ciencias de la Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *