MARTÍ

Martí en el obturador

Un Martí que alumbra el final del esfuerzo físico y mental que es escalar el Pico Turquino, la elevación más alta de la Isla, a 1974 metros sobre el nivel del mar. A pocos pasos de la cima se divisa el busto: Martí se avista y renueva esfuerzos para seguir adelante, cuando los músculos del cuerpo no responden, cuando el sonido de la respiración jadeante se adueña del ambiente…

Dos Martí que iluminan e irradian luz; uno que resguarda la sensibilidad del amor en su más frágil estadío; uno que, aún en la oscuridad de la noche, es todo color; otro que es pluralidad, como la sabiduría de todas las vidas que parecieron poseer al hombre que recuerdan; otro que marca el vínculo raigal de los patriotas que siguieron su ideario; una instantánea con la rosa blanca, su bandera sin odios, en el monumento que rememora su caída en Dos Ríos; y, finalmente, dos más que junto a iconos de la identidad cubana refuerzan al Apóstol como parte del horcón que sostiene el espíritu nacional.

Diez instantáneas: nueve fotógrafos (Abel Rojas Barallobre, Ricardo López Hevia, Irene Pérez Pérez, Abel Padrón Padilla, Yoandry Avila Guerra, Calixto Llanes Vila, Ismael Francisco González Arceo, René Pérez Massola y Juvenal Balán Neyra); diez disparos con Martí en el obturador, que demuestran que a 125 años de su caída en combate, y más fuerte que nunca, nuestro Héroe Nacional anida hoy en los imaginarios de la nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *