OTRAS NOTICIAS

La información no ha faltado

Las plataformas informativas de Cuba, desde las más tradicionales a las más novedosas han sido sólido puntal del memorable combate nacional frente a la COVID 19 y han sido factor fundamental, también,  de la política trazada por el gobierno para que por todos los medios disponibles la población sepa, aprenda, a  asumir su responsabilidad personal  ante los peligros de infección con el nuevo coronavirus.

La televisión  se ha destacado, no solo en reproducir las informaciones oficiales sino que ha propiciado uno de los aspectos más notables de esta batalla cruenta: hacernos conocer la tremenda riqueza que en los planos científicos ha acumulado el país y que ha tornado certeza aquella visionaria expresión de Fidel de que el futuro del país estaba estrechamente relacionado con las ciencias.

Los científicos de las más diversas ramas junto al personal sanitario han sido visibilizados en imágenes como los protagonistas que son de esta epopeya conjuntamente con los estudiantes, los trabajadores y los campesinos que han mantenido el funcionamiento del país, no solo para garantizar la sobrevivencia sino para mantener en actividad sectores claves para seguir fomentando el desarrollo a pesar de las cada vez más cruentas presiones del bloqueo de Estados Unidos.

El sistema informativo de la televisión cubana han tensado sus fuerzas  en condiciones muy adversas para ofrecer la mayor información desde la revista Buenos días, el noticiero de la una de la tarde y el de las  ocho de la noche , la Mesa Redonda, en Cubavisión y en varios espacios de Canal Caribe, donde En tiempo real cubre una buena parte de la tarde.

Hacer notar los aspectos más humanos de la contienda ha sido un aspecto notorio de la labor informativa, ponerle rostro y corazón a tantas y tantos que en cualquier rincón del país dan muestra de gran desprendimiento, contar historias conmovedoras ha sido una manera inteligente y sensible de mostrar los valores que sostienen la capacidad de resistencia de la nación, mayoritarios sin dudas frente a los pillos y truhanes que han querido aprovecharse de las circunstancias para enriquecerse y han sido también visibilizados como ha solicitado la ciudadanía.

El servir de pantalla amplificadora de las nuevas tecnologías, servirse de ellas para ofrecer mayor cantidad de enfoques diversos desde las labores productivas a las artísticas ha sido de gran utilidad para los televidentes, a la par de las clases para los alumnos de todos los niveles y las posibilidades que brinda el programa Hacemos Cuba con el acento en las necesarias aclaraciones sobre la legalidad de las medidas que se toman en el país para cuidar de los ciudadanos, mantener el orden indispensable y aplicar la ley a aquellos que la violan.

La crítica, el comentario aclaratorio, el señalamiento a lo que no funciona, los efectos de las indisciplinas sociales han contribuido a tener una mirada más objetiva desde el sistema informativo de la TV de lo que está ocurriendo.  Para que las sombras no oscurezcan el manejo  ejemplar que han tenido las autoridades cubanas de la pandemia con la colaboración de la mayoría de la población y el apoyo eficaz de la televisión y los medios comunicacionales.

No ha faltado  la información imprescindible para contribuir a los buenos resultados, ni una gran cantidad de mensajes prácticos que las gentes agradecen y todo eso ha propiciado que los públicos estén pendientes con renovado interés.  Y aunque es evidente, es justo reconocerlo como merecida gratitud a los profesionales de la información que no solo están contando la epopeya en sonido e imágenes, sino que son parte esencial en ella.

(Imagen Destacada: Ary Vincench).

Soledad Cruz Guerra
Soledad Cruz Guerra
Periodista, ensayista y escritora cubana. Trabajó en Juventud Rebelde como una de sus más sobresalientes articulistas. Fue la representante Cuba en la UNESCO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *