COVID-19. Reportes periodísticos

Periódico Sierra Maestra con la información oportuna en la actual epidemia por coronavirus

Periodistas, fotógrafos, diseñadores, informáticos, en fin, todos los que tienen que ver con la salida impresa o digital del periódico Sierra Maestra, en la provincia de Santiago de Cuba, han asumido “pruebas de fuego” para reflejar el impacto y respuesta ante la ocurrencia de fenómenos naturales, climatológicos o de otro tipo.

Varias pudieran mencionarse pero por su magnitud descuellan: el huracán Sandy, en el 2012, y ahora por el virus SARS CoV-2.

En el colectivo hay colegas con experiencias de coberturas especiales, mientras otros se estrenan ahora con la Covid-19.

Olga Thaureaux Puertas (Olguita), quien dirige ese semanario, destacó la disposición de todo su equipo aunque buena parte lo hace desde el hogar con la modalidad del teletrabajo, en particular los que poseen niños, ancianos a su cuidado o problemas de salud, aunque vale reconocer que la mayoría son mujeres.

Gestionan la información, explicó, por vía telefónica, las redes sociales o se nutren de los sitios web de otros medios de prensa del territorio por contar con conexiones en casa.

En la actual situación epidemiológica, señaló en exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias, que cuentan además con un boletín digital que se puede hallar en las ediciones en PDF.

Se refirió también a otras partes del proceso como la actualización en las redes sociales institucionales, el diseño y revisión de los trabajos, actualización de la web en varios momentos del día y otras acciones que se atemperan a estas condiciones.

Muchos nombres mencionó Olguita de quienes a diario reportan el quehacer de los trabajadores de la salud para enfrentar esta terrible enfermedad, o los del transporte, comercio, comunales y otros sectores que no disponen de jornadas de descanso en el complejo panorama.

Indira Ferrer, joven con experiencias en el periodismo, trabaja la mayor parte del tiempo en su apartamento para poder atender a sus mellizas Ana Laura y María Alejandra, de cuatro años, pero no deja de cumplir las solicitudes ya que precisamente atiende la salud pública, cuyos trabajadores tienen un protagonismo en el combate contra la COVID-19.

“Tuve la oportunidad de visitar el Laboratorio de virología del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología para estudios en el campo de la virología, donde se procesan las muestras de toda la región oriental y detectan las personas infectadas.

“Es impactante ver a profesionales que entran y no saben cuándo se van, y son seres humanos, con familia, hijos pequeños o personas mayores, pero están ahí porque se impone el compromiso con el país.

“Cuando hablas con ellos, señala, te das cuenta de su amplio conocimiento, nivel científico y entrega, claro está con temor al estar expuestos al virus, a pesar de cumplir las condiciones de bioseguridad.”.

“A los que entrevisté casi todos eran mujeres y en su mayoría jóvenes, ya que el promedio de edad es de 32 años, y en algunos rostros aprecié preocupación y hasta lágrimas”.

Yuzdanis Vicet, también, es uno de los reporteros del periódico Sierra Maestra que garantiza la información con las imágenes al tiempo que mantiene activa las informaciones sobre la Covid-19, entre otras, en las redes sociales. Santiago de Cuba, 7 de abril de 2020. ACN FOTO/Miguel RUBIERA JUSTIZ/sdl

Yuzdanis Vicet, también con juventud y experiencia acumulada, es otro de los reporteros del “Sierra Maestra” que garantiza la información con las imágenes, al tiempo que es muy activo en la redes sociales en este tema.

“Desde que se activó el Consejo de Defensa Provincial participo en la divulgación de las decisiones que se toman para proteger a nuestro pueblo y guiar a los santiagueros en esta batalla contra la Covid-19, que es de todos.

“Implica una gran responsabilidad actualizar a los lectores ya que, además, asisto a las conferencias de prensa donde las autoridades de Salud Pública informan el cuadro epidemiológico.

“Uno tiene que desdoblarse, interpretar y escribir como un periodista especializado en esas temáticas, que no es mi caso, pero lo hago con claridad y precisión para que llegue bien el mensaje.”

Sé que cuando venzamos a la COVID-19, porque estoy seguro que así ocurrirá, seré mejor periodista“.

Nazín Salomón es de los que están con agenda y celular en mano para llegar a las unidades de salud o centros de aislamiento, es de los jóvenes que se estrenan en coberturas especiales como la actual.

“Esta es una experiencia inolvidable en mis tres años de graduado, te puedes imaginar que es impactante ya que estas vivencias no son frecuentes, y para mí significa un crecimiento profesional aunque no deje de pensar en los riesgos para mí y mi familia.

“Nos protegimos con las medidas establecidas, pues forma parte de nuestro trabajo como reporteros, y nos fuimos un grupo de la prensa a Villa Turquino, que aloja para la cuarentena a personal de salud que atendió a pacientes confirmados y sospechosos de la enfermedad, en la segunda fase antes de regresar al hogar.

“Desde el parqueo escuchamos testimonios a puro pulmón, ya que algunos nos contaron sus vivencias desde los balcones, y así supimos las de una enfermera y de otros especialistas”.

“Una de las muchachas lloró al recordar a su familia. En verdad fue algo conmovedor”.

Nazín cerró su trabajo periodístico de Villa Turquino, ubicada entre el mar y la Sierra Maestra, asegurando que mucho queda por aplaudirlos en esta batalla, que tiene las manos, el alma y el corazón de esos héroes y heroínas.

Por eso el título que escogió fue precisamente Manos, alma y corazón, tres palabras mágicas que significan mucho en estos tiempos, cuando la pandemia provocada por el nuevo virus se propaga por el mundo de manera impresionante y los trabajadores cubanos de la salud se crecen a la par.

( Servicio Especial de la ACN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *